Balance

Estos son los 15 discos internacionales que más nos entusiasmaron en 2018

El País elige los discos internacionales que más sonaron en la redacción durante el año

Rosalía. Foto: EFE
Rosalía, una de las revelaciones del año. Foto: EFE
rosalía

"El Mal Querer"

Con El Mal Querer, Rosalía revolucionó el flamenco. Inspirada en una novela del siglo XIII sobre una doncella atrapada en una torre por el hombre que ama, la cantante española ofrece diez capítulos musicales sobre el desarrollo de una relación enfermiza. Fusionando el flamenco con ritmos urbanos, El Mal Querer es una obra conceptual que se destaca en los tiempos de streaming.

Natalia lafourcade

"Musas: un homenaje al folclore latinoamericano en manos de Los Macorinos. Vol. 2"

La mexicana Natalia Lafourcade completó un muy personal homenaje al folclore latinoamericano, con el segundo volumen de un disco que es abundante y fresco en sonoridad y recursos. Lafourcade es una cantante soberbia, que acá está rodeada de unos músicos tan talentosos como ella, y tan comprometidos en la misma causa de valorar la música de raíz.

Mon Laferte

"Norma"

De sangre chilena pero casi que de formación mexicana, y amiga de Lafourcade, Mon Laferte también se apunta en esta lista con un disco exquisito. En sus nuevas canciones no se recuesta en el folclore, pero sí en distintos ritmos y estilos vintage, que le sirven para contar las distintas etapas de una historia de amor, con esa honestidad brutal que la define. Norma fue grabado en una sola toma, en vivo y en cinta, lo que le da mucha personalidad al sonido.

J BALVIN

"Vibras"

Basado en numerosas colaboraciones, J Balvin sigue agregando éxitos a su repertorio. Con Vibras, el colombiano ofrece una fiesta interminable con el hit mundial “Mi gente” (con Willy William), el dancehall “Machika” (con Jeon y Anitta) y “No es justo” (junto a Zion & Lennox). Entre las 14 canciones se destaca “Brillo”, una pieza minimalista y sensual con aires folclóricos, donde participa Rosalía.

janelle monáe

"Dirty Computer"

Con su tercer disco, Janelle Monáe profundiza en el abordaje afrofuturista que definió a The ArchAndroid y The Electric Lady, sus trabajos anteriores. Mezclando soul, R&B, pop y hip-hop, la cantante estadounidense ofrece una colección de buenas canciones centradas en reflexiones sociales. Dirty Computer incluye el hit “Make Me Feel”., e interesantes colaboraciones con Brian Wilson ("Dirty Computer"), Pharrell Williams ("I Got the Juice"), Stevie Wonder (en el interludio "Stevie's Dream") y Grimes (en la popera y feminista "Pynk").

David Byrne

"American Utopia"

Unos días antes de llegar al Teatro de Verano con un espectáculo que maravilló al público, David Byrne se despachó con un discazo, que le aportó varias canciones al repertorio que trajo a Montevideo. American Utopia es un disco representativo de su espíritu inquieto, lleno de reflexiones y de modernidad, esa misma modernidad que hizo de Talking Heads una influencia y referencia para generaciones.

Zoé

"Aztlán"

La banda de León Larregui volvió con un disco de rock, pop y experimentación que está buenísimo. Las canciones, sobre todo "Azul", son pegadizas, tienen brillo, sensualidad y cierta irreverencia, condimentos que en la música de hoy siempre son bien recibidos. La de Zoé es otra presencia mexicana para esta lista.

Courtney Barnett

"Tell Me How You Really Feel"

En su nuevo disco solista, la artista confirma su potencial y aunque sin el impacto de su primer material, sorprende con un giro en la sonoridad, que acá busca ir por algunos lugares más suaves, más amables, siempre a través de buenas canciones y de una voz encantadora.

Perras on the beach

"Flow de Cuyo"

La banda de Simón Poxyran es una de las que porta el estandarte de un nuevo rock argentino, y en su segundo disco plasma la intención y la búsqueda que ahora ya es más colectiva, y no sólo el reflejo de su frontman. Flow de Cuyo tiene crítica, pulso adolescente, romance, simpleza y psicodelia, y una canción buenísima como "Sangucci".

Babasónicos

"Discutible"

Babasónicos sigue superando su propia vara, sea con versiones propias o con temas inéditos, como los de Discutible, un disco donde la contradicción es protagonista. El pop de este álbum es un poco más electrónico y despojado que el de otras veces, es más de laboratorio y de producción, y las letras están buenísimas, porque Adrián Dárgelos es un gran escritor.

GRETA VAN FLEET

"Anthem of the Peaceful Army"

Es la banda revelación del año y con su primer disco (antes había sacado algún EP), le da una luz de esperanza al rock and roll. Greta van Fleet, el proyecto de los hermanos Kiszka, suena a Led Zeppelin pero no como una copia barata o de poca ambición. Suena a Led Zeppelin porque tiene una fascinación guitarrera a lo Jimmy Page, y porque Josh Kiszka tiene un timbre de voz y una forma de cantar demasiado parecida a la de Robert Plant en su plenitud (si hasta sus gritos parecen sacados de una discografía ya muy conocida). Pero además de la similitud, hay talento y unas canciones propias que no están mal y que, de nuevo, entusiasman al rockero más clásico, al eterno enamorado del hard rock.

JAck white

"Boarding House Reach"

Para su primer disco en cuatro años, Jack White buscó un cambio de sonido y grabó con los músicos de Jay-Z, Kanye West y Kendrick Lamar. Mezclando sus raíces rockeras con elementos del hip-hop y de la música electrónica, White logró un interesante experimento musical de 13 canciones. "Connected By Love" abre Boarding House Reach con un White desesperado, que suplica por un amor mientras se apoya en un coro góspel. El tríptico de "Hypermisophoniac", "Ice Station Zebra" y "Over and Over and Over" es lo mejor del disco, gracias a los arreglos de sintetizadores, un piano jazzero, guitarras distorsionadas y un fraseo de hip-hop. 

arctic monkeys

"Tranquilty Base Hotel & Casino"

Los Arctic Monkeys se animaron a un cambio de sonido y reemplazaron sus clásicas guitarras punzantes por un teclado vintage. Partiendo del concepto de un hotel en la luna, las letras apuntan a varias reflexiones, mientras que en la música se fusionan sonidos psicodélicos con elementos futuristas.

andrés calamaro

"Cargar la suerte"

Al igual que en Alta suciedad, Andrés Calamaro viajó a Estados Unidos para grabar su nuevo disco. Acompañado por músicos sesionistas y por el pianista argentino Germán Wiedemer (con quien comparte la autoría de nueve de las 12 canciones), Calamaro ofrece su mejor trabajo desde Bohemio (2013). En los arreglos se destaca el aporte de Rich Hinman, quien incluye una guitarra slide en "Verdades afiladas" y un pedal steel en "Diego Armando Canciones", "My mafia" y "Egoístas", para darle mayor riqueza a los arreglos. Cargar la suerte también incluye varios momentos confesionales como "Mi ranchera" y "Cuarteles de invierno", que fácilmente se meten entre lo mejor de la obra de El Salmón. 

paul mccartney

"Egypt Station"

En su nuevo álbum, Paul McCartney demuestra por qué es uno de los grandes genios de la canción. Experto en el arte de tejer hermosas melodías, el exbeatle ofrece canciones como "I Don't Know" y "Hand In Hand", donde se lo escucha sentado frente al piano mientras canta letras autorreferenciales. Egypt Station también incluye canciones como "Come On To Me", la bizarra pero pegadiza "Fuh You", y "Who Cares", que funcionan perfectamente para sonar en sus recitales. El álbum —que se presenta como una especie de disco conceptual de 16 estaciones musicales— cierra con un gran medley de 11 minutos, donde Paul genera un diálogo entre una guitarra blusera y una orquesta.  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)