Lanzamiento

Mon Laferte cuenta la historia de un amor a la vieja usanza

En Norma, la cantante chilena es más pasional y latina que nunca

Mon Laferte. Foto: Difusión
Mon Laferte. Foto: Difusión

Con La trenza, su disco del año pasado, Mon Laferte se posicionó como una de las mujeres de escucha obligatoria en el panorama de la música latinoamericana. Es una cantante excepcional, sí, pero además renueva el cancionero romántico con una sensibilidad femenina y visceral que no es frecuente en el pop: no sólo hay sensualidad y desamor entre sus letras, sino también pocos reparos a la hora de hablar de relaciones tóxicas. Y en lo musical, su inclinación hacia lo vintage la diferencia.

Mon Laferte es, entonces, talento, pasión y sangre latina, un tridente que bien sirve para definir "Norma", el disco que lanzó hace algunas semanas y que la mantendrá como una de las gobernantes de la música popular hispana y contemporánea.

Laferte y su big band llevaron más allá esa mirada romántica a una sonoridad propia de otra época, de otras décadas. Y grabaron Norma a la vieja usanza: en vivo, en una única toma y en cinta, una decisión que lejos de ser caprichosa, le da al álbum una identidad muy firme. Laferte es muy fuerte en el show en vivo, y esa espontaneidad, así como el empaste que tiene con sus músicos, se traducen en este registro versátil.

En 10 canciones, la chilena repasa los momentos de una relación de pareja, desde el incontrolable enamoramiento inicial hasta la crisis, el desgaste, la ruptura y lo que queda después de los altibajos.

Es un melodrama que canta con nueva voz y nueva intención: en vez de deslumbrar con estribillos de agudos imposibles (que los hay), acá se pasea por los graves con soltura, y sin exigirse en exceso, deja que los matices, los susurros y los falsetes avancen de la mano con la banda. Incluso se atreve con una suerte de rapeo en “El Mambo”.

Su voz no está, como en La trenza, siempre en primer plano, sino que se funde con la sección de vientos y una percusión que se roba oídos y miradas. Acá hay salsa, mambo, cumbia, bolero y más, y escuchar, por ejemplo, “Por qué me fui a enamorar de ti” y no mover caderas y hombros de inmediato, es misión imposible.

“No te me quites de acá”, “Caderas blancas”, “Cumbia para olvidar” y “El funeral” son los puntos más fuertes de un disco abundante en arreglos, en variedad y en swing, el contexto que Laferte elige para armarse un nuevo mundo, de raíces profundas y una convicción que resulta inspiradora.

FICHA
Mon Laferte. Foto: Difusión
Mon Laferte
DiscoNorma
¿Está online?Sí, en plataformas digitales, y en breve en disquerías
¿Está bueno?Está bárbaro. Mon Laferte y banda despliegan todo su talento
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)