CARRERA AL OSCAR: ACTORES

El mejor actor parece tener una risa incómoda que sonará en los Oscar

Joaquin Phoenix por "Guasón" tiene todo para llevarse el Oscar al mejor actor. Aquí un repaso por las actuaciones de los cinco nominados.

Adam Driver, Leonardo DiCaprio, Antonio Banderas, Joaquin Phoenix y Jonathan Pryce son los nominados a mejor actor. Foto: Difusión
Adam Driver, Leonardo DiCaprio, Antonio Banderas, Joaquin Phoenix y Jonathan Pryce son los nominados a mejor actor. Foto: Difusión

Pocas veces el Oscar al mejor actor estuvo tan cantado como este año. Hay premios que ayudan a pronosticar la victoria de un actor en los Oscar como llevarse el Globo de Oro, el Critic’s Choice, el Bafta y el premio del Gremio de Actores y Joaquin Phoenix los recibió todos por su interpretacion de Arthur Fleck en Guasón. Eso lo deja como el favorito para ganar este domingo.

La película arrancó con fuerza desde su estreno, cuando se llevó el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia. Desde entonces ha tenido 57 premios internacionales y llega al Oscar con 11 nominaciones. El premio a Phoenix (como también para la compositora islandesa Hildur Guðnadóttir) parece seguro.

Joaquin Phoenix con su Bafta a mejor actor por "Guasón". Foto: AFP
Joaquin Phoenix con su Bafta a mejor actor por "Guasón". Foto: AFP

Si bien la competencia que tiene el actor es más bien poca, si el Oscar llegara a quedar en manos de los otros candidatos, también se haría justicia. Este año es un quinteto poderoso que brindó muy buenas actuaciones.

Irrumpió en el cine casi que sin querer y en apenas una última década se convirtió en uno de los actores más importantes con nominaciones al Oscar consecutivas. Adam Driver brinda una sutil interpretación en el drama Marriage Story, donde se cuenta su divorcio de Nicole (Scarlett Johansson). Como antes lo hicieron Dustin Hoffman en Kramer Vs. Kramer o Donald Sutherland en Gente como uno, Driver interpreta a Charlie, un director de teatro en pleno proceso de divorcio de su esposa.

Y si bien es el principal responsable de la ruptura, resulta imposible no empatizar con él. Eso se debe a la capacidad de Driver de mostrar las luces y sombras de su personaje, una actuación donde presenta un abanico de emociones; es tierno con su hijo; y desgarrador en las discusiones con su ex esposa, sin llegar a salir de control. Así lo demuestra esa escena donde Charlie golpea la pared, liberando las tensiones que trajo ese angustiante divorcio.

Adam Driver en la película "Marriage Story". Foto: Difusión
Adam Driver en la película "Marriage Story". Foto: Difusión

Antonio Banderas, uno de los mejores actores de este momento realiza una magnífica labor en Dolor y gloria donde interpreta a Salvador Mallo. Es un director de cine para el que el tiempo pasado fue mejor; y si bien no se llama Pedro, Banderas consigue crear con su físico, voz y gestos a Almodóvar, brindando de paso una de las mejores actuaciones de su carerra. cualquier tiempo pasado fue mejor. No se llama Pedro, pero su físico, su voz y su gestualidad recuerdan de manera irremediable a Almodóvar. Y su interpretación no intenta imitar al director, lo que hace Banderas es captar la escencia del realizador. Si bien Banderas ya fue el mejor actor en Cannes, es difícil que los votantes de la Academia lo premien con el Oscar, lo que sería muy justo.

Parece increíble que un actor con la trayectoria de Jonathan Pryce tenga su primera nominación este año por Los dos papas. Su papel como el Cardenal Bergoglio es magnífica, interpretando la modernidad de una institución bastante oxidada por el paso del tiempo y de los lujos que se muestran en cada escena de la película del brasileño Fernando Meirelles. La escena donde baila el tango con Benedicto XVI a modo de despedida, o cuando comparten un partido de fútbol con el Santo Padre muestran parte de la humanidad del Papa argentino.

"Los dos papas", la película de Netflix. Foto: Netflix
"Los dos papas", la película de Netflix con Jonathan Pryce y Anthony Hopkins. Foto: Netflix

Gracias a la película de Quentin Tarantino, Leonardo DiCaprio consiguió su sexta nominación al Oscar interpretando a Rick Dalton, el protagonista de Había una vez en... Hollywood, un actor que intenta dar el salto de la televisión al cine, a fines de los años 60 en una ciudad de Los Angeles que promete el éxito para cualquiera que sepa aprovecharlo. DiCaprio, el único ganador del Oscar a mejor actor entre los nominados de este año, realiza un trabajo distinto a sus papeles anteriores, es más divertido y rico en matices gracias a esa crisis existencial que lo atraviesa. Dalton, luego de varios intentos por dar el salto al estátus de celebridad, tiene que resignarse a ser el villano de la televisión, o intentar probar suerte con el Spaguetti Western para ser, de una vez por todas, un actor de renombre.

Si bien todo indica que este año el premio será para Phoenix, tampoco es una garantía haber ganado los premios que funcionan como antesala para el Oscar. Por ejemplo Russell Crowe no ganó ni el Globo de Oro ni el Bafta por Gladiador en 2000 y se terminó quedando con el Oscar, superando a Tom Hanks (Náufrago), Ed Harris (Pollock), Javier Bardem (Antes que anochezca) y Goeffrey Rush (Letras prohibidas: la leyenda del Marques de Sade). Ese año el Globo de Oro lo habían llevado Hanks y George Clooney por ¿Dónde estás hermano?, y el Bafta Jamie Bell por Billy Elliot.

Igualmente, Crowe tenía algo que lo diferenciaba de sus colegas, el efecto compensatorio que tanto le gusta a la Academia. Crowe merecía el Oscar por El informante que era del año anterior, pero perdío ante Kevin Spacey por Belleza americana. Y ese mismo efecto le dio el Oscar a Denzel Washington por Día de entrenamiento cuando lo hubiese merecido más por Huracán o Malcolm X. El posible ganador de este año, Joaquin Phoenix también tiene ese efecto de compensación a una carrera con muy buenos papeles que no han sido reconocidos; su composición de Johnny Cash en Johnny y June o el atribulado veterano de guerra, Freddie Quell en The Master eran roles dignos del Oscar.

Al parecer, este año Phoenix romperá la racha perdedora haciendo justamente de un perdedor que termina siendo un justiciero que con su risa incómoda, arma su venganza contra el mundo.

Actor de reparto, el galán es favorito

La categoría de Mejor actor de reparto tiene un claro favorito: Brad Pitt por Había una vez en... Hollywood de Quentin Tarantino. Pitt hace de Cliff Booth, quien no solo es el doble de riesgo de Rick Dalton (DiCaprio), también es su chofer, le arregla el tejado y hasta hace de guardaespaldas. En la temporada de premios, Pitt se llevó todos los galardones posibles: Globo de Oro, SAG Award, Bafta y este domingo, con toda seguridad, se lleve su segundo Oscar (ganó como productor de 12 años de esclavitud), el primero como actor.

Igualmente sus cuatro compañeros de categoría realizaron actuaciones memorables. Al Pacino y Joe Pesci en El irlandés de Martin Scorsese (un segundo Oscar a Pesci sería muy merecido); Anthony Hopkins por su personificación de Benedicto XVI en Los dos Papas y Tom Hanks, quien interpreta al vecino de toda una generación de teleespectadores como el conductor Fred Rogers en el drama A Beautiful Day in the Neighborhood (la única película que no se ha estrenado en Uruguay).

Todos los nominados ya ganaron el Oscar, aunque para Pitt sería la primera vez que se lleve la estatuilla por su actuación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)