AHÍ ESTUVE

Cosquín Rock: entre los discursos, los pogos y las polémicas de redes sociales

Entre los dos días, 20.000 personas circularon por el Parque Roosevelt en un evento atravesado por el No a la reforma, la cuota de género y un enojo

No Te Va Gustar en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
No Te Va Gustar en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

En determinado momento del show de No Te Va Gustar, Emiliano Brancciari dijo que en un presente tan contaminado por la política, era bueno tener un lugar donde estar, donde encontrarse, sin que los partidos y el clima preelectoral estuvieran presentes. Sin embargo, este segundo Cosquín Rock uruguayo dejó en claro que hay políticas no necesariamente partidarias, que están bien presentes en la discusión de las generaciones más jóvenes que, en líneas generales, eran el público objetivo del evento. Hubo pañuelos en contra de la reforma constitucional que se mantuvieron en alto show tras show, y desde el escenario, más de un artista (Brancciari, La Triple Nelson, Papina de Palma, Eli Almic, Lucía Ferreira y así) se manifestó en esa línea. A los que guardaron silencio, en particular a La Vela Puerca, las redes le pasaron factura.

Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

El otro asunto político que se hizo sentir fue el de la cuota de género en eventos de esta magnitud. Si bien tanto el año pasado como este, el Cosquín ofreció una grilla paritaria y las mujeres tuvieron un buen espacio en los escenarios, el reclamo estuvo presente y una de las que lo evidenció fue Mónica Navarro. La cantante, que tras unos años abocada al tango volvió a inclinarse al rock, con un repertorio en el que versiona piezas folclóricas y que fue plasmado en un disco llamado Maldigo, aprovechó su show del sábado para decir que todavía hay “un montón de pibas y pibes” que no tienen lugar en la escena musical local, y para aclarar que “esto no es capricho. Es distribución justa de laburo”.

Mónica Navarro y su banda en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Mónica Navarro y su banda en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

El resto de las artistas mujeres presentes también se proclamaron así, mientras que en el escenario principal, la banda colombiana Aterciopelados, liderada por Andrea Echeverri, enmarcó su actuación en un setlist y unos visuales de corte netamente feminista. Su show se abrió con “Cosita seria” y se cerró con “Florecita rockera”, dos himnos de empoderamiento que ya tienen un par de décadas.

Aterciopelados en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Aterciopelados en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

Al margen de los discursos y el eco que tuvieron en el público, y del enojo viral de Gabriel Peluffo en el cierre de la jornada de sábado en el show de Buitres, y centrando la atención ya en lo artístico y la experiencia, Cosquín Rock mejoró el camino que, en Uruguay, empezó a recorrer el año pasado.

Gabriel Peluffo con Buitres en el Cosquín Rock. Foto: Fernando Ponzetto
Gabriel Peluffo con Buitres en el Cosquín Rock. Foto: Fernando Ponzetto

Aunque las lluvias de los días anteriores afectaron en parte al predio, la decisión de haber trasladado el festival de Landia al Parque Roosevelt fue acertada; el entorno natural y apartado de la urbanidad siempre es preferible para actividades así. Además, algunas cuestiones más de logística (la agilidad en el expendio de comida y bebida, el intervalo de shows entre un escenario y otro) que el año pasado habían fallado, se vieron mejoradas, y todo fue muy puntual. La convocatoria también se superó —el domingo fue mucho mayor que el sábado— y fueron 20.000 personas en total, según la producción del Cosquín.

Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

Y en lo estrictamente musical también hubo mejoría, con una grilla más variada y de nivel más parejo que la del año pasado, en la que resaltaron los shows de No Te Va Gustar y La Vela Puerca, las dos grandes ausentes de la edición 2018. El de No Te Va Gustar en particular, fue de lo mejor del sábado, al menos para esta cronista: la banda volvió a tocar en formato eléctrico después de un buen tiempo y eso se les notó, en el entusiasmo y la energía, y el repertorio fue bien abarcativo de todos sus discos, como para conquistar a todos los que alguna vez los escucharon.

Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

Babasónicos, inmediatamente después de los locales, también marcó otro hito del festival pero porque propuso algo bien distinto al viaje genérico de este Cosquín. No omitió canciones lentas (algo que para las propuestas festivaleras así, casi que es la norma) y le dio un espacio generoso a los temas de Discutible, disco que está por cumplir un año. Con eso, planteó un recital más bailable y menos poguero, como para demostrar que en eventos así no hay una única línea por la que transitar. Más bien, la diferencia es la que hace la gracia.

Babasónicos en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Babasónicos en el Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto

El cierre del sábado sí fue con pogo y banderas en alto, y con los clásicos de estos 30 años que celebra Buitres, justo después de una dosis del reggae de Congo. Y para el domingo los pogos fueron bien diversos, de Los Buenos Modales y su cada vez mayor hit “Flanders”, que a esta altura es un tema de referencia para toda una generación montevideana, a Peyote Asesino, que mantiene una vigencia y una energía notable a la hora de salir a escena.

Congo en el Cosquín Rock. Foto: Fernando Ponzetto
Congo en el Cosquín Rock. Foto: Fernando Ponzetto

Entre el pogo, los pañuelos en alto, los discursos y los cambios, y lo viral que parece ser lo que quedó para la conversación, Cosquín dio otro paso en su camino para afianzarse por acá, y el público lo celebró.

Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Cosquín Rock 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)