CANDIDATA URUGUAYA AL ÓSCAR

"Así habló el cambista" y el desafío de hacer una película de un millón de dólares en Uruguay

El director Federico Veiroj y el productor ejecutivo Santiago López, cuentan el paso a paso de la película que es la elegida uruguaya para el Oscar

Daniel Hendler
Así habló el cambista, se estrena este jueves. Foto: Difusión

Federico Veiroj se topó con Así habló el cambista, una novela de Juan Gruber, un día de 2012, y supo rápido que en esas páginas había una historia que quería contar. Siete años después, su quinta película recorre el mundo y es la candidata uruguaya para los próximos premios Oscar.

¿Pero qué hace que una idea que nació de casualidad en un Centro MEC de la ciudad de Castillos, Rocha, hoy se codee en el Festival de Cine de Nueva York con lo último de directores como Pedro Almodóvar y Martin Scorsese? ¿Y cómo se hace, en un país como este, para producir un film que requirió un millón de dólares de presupuesto?

Las respuestas y los pasos de un camino largo, en esta nota.

1

La idea y el encuentro

En 2012, Veiroj, o Cote, director de Acné, La vida útil, El apóstata y Belmonte (estas dos últimas están en Netflix), estaba con otros proyectos por delante y supo, cuando apareció Así habló el cambista, que adaptar el texto y conseguir fondos para hacer la película, iba a demandar un buen tiempo. Tres años después, llegó con su proyecto a la productora Oriental Films, y entonces empezaron los años más fuertes de trabajo por y para esta realización.

“En todo ese tiempo fue avanzando la escritura y la idea de cómo quería hacer la película. Eso nunca se detuvo”, cuenta Veiroj a El País.

Oriental, a través del departamento Oriental Features (especializado en largometrajes, series y contenidos, hoy devenido en la productora Cimarrón), venía de coproducir El otro hermano, de Israel Adrián Caetano, y no demoró en entusiasmarse con un proyecto así.

“La productora buscaba la película para posicionarse en un mercado y una realidad nueva, a través de un proyecto de un autor como Cote, que venía a buscar, claramente, un soporte, para poder llevar la producción a un tamaño que la película pedía”, dice el productor ejecutivo Santiago López.

En 2015, entonces, Oriental puso manos a la obra en el amplio espectro de la producción, que va desde la discusión creativa con el autor y director, hasta la comercialización. Y ahí comenzó, relata Veiroj, el “trabajo de equipo con la producción para determinar quiénes eran los más apropiados en cada rubro técnico y artístico”.

Los actores, en tanto, se definieron pocos meses antes del rodaje, pero hubo tiempo para “ensayar y profundizar con cada uno de ellos”, acota.

2

La financiación

“Con una versión inicial de guion, armás un primer diseño de producción: cuánto me sale, cómo financio y qué elementos me ayudan a financiar la película”, relata López, que explica que para el caso de Así habló el cambista, hubo varios procesos. “Porque tenía un tamaño que era prácticamente imposible de generar con los recursos locales y extranjeros. Es una película fuera de escala para Uruguay”.

¿Qué significa fuera de escala, en este caso? Un millón de dólares, casi la mitad del presupuesto inicial de U$S 1.800.000, y lo mínimo a lo que pudieron reducir el riesgo sin afectar la calidad de la obra.

Para conseguir ese millón de dólares, el proyecto se postuló a una cantidad de fondos públicos que aplican a distintos momentos del proceso. Ganó cuatro: el Fondo de fomento para la producción de la Dirección del Cine y Audiovisual Nacional (ICAU), Montevideo Socio Audiovisual, Programa Ibermedia y el fondo alemán World Cinema Fund. El resto de la financiación se completó con la coproducción del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales argentino, dos apoyos a través de los Fondos de Incentivo Cultural y la distribución internacional (en América Latina la hace Disney), con un agente de ventas que apoya con un mínimo garantizado.

Con todo eso, faltaba financiar el 30 por ciento del presupuesto, que lo asumió Oriental. “Tenemos un mercado muy chico y la financiación privada está ausente”, dice López, que acota que “es muy difícil cerrar este círculo económico”.

“Para Los Tiburones, que tiene un recorrido internacional que para el cine nacional es increíble, también está siendo complejo”, ejemplifica sobre la película de Lucía Garibaldi premiada en el Festival de Sundance. “Ahora, si Así habló el cambista se hubiera producido este año, hubiera tenido el 10 % de riesgo, porque ahora en Uruguay podés captar casi que el 50 % del presupuesto de tu película, y de algunas más, con el programa nuevo”, dice en referencia al Programa Uruguay Audiovisual. “Estamos como empezando a tener otro paradigma, siempre que se sostenga en el tiempo y los políticos decidan que vale la pena”, cierra.

Santiago López y Federico Veiroj en el Festival de Cine de San Sebastián, por "Así habló el cambista". Foto: Facebook de "Así habló el cambista"
Santiago López y Federico Veiroj en el Festival de Cine de San Sebastián, por "Así habló el cambista". Foto: Facebook de "Así habló el cambista"
3

El después

La película estrenó el 26 de setiembre en Uruguay, y se mantiene en los primeros puestos de la taquilla local, con un acumulado de más de 7.000 espectadores hasta ahora. Y en pleno recorrido de festivales, es la película elegida por Uruguay de cara a los Oscar, para meterse en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Para aspirar a ser seleccionadas por el ICAU para estos premios, las películas deben cumplir con ciertas bases e inscribirse en determinado plazo, y luego, organizaciones del sector votan entre las postuladas.

Entre los requisitos, la película tenía que cumplir con siete días corridos desde el estreno, al 1 de octubre. Y como el estreno de Así habló... ya estaba previsto para el 26, o sea que no se iba a cumplir con esa exigencia, se le planteó la situación a Disney y se optó por hacer lo que se conoce como “estreno técnico”. Estratégicamente, el film fue estrenado el 16 de setiembre en Artigas, donde seguía en cartel, y logró sortear ese obstáculo.

Todos son conscientes de que las posibilidades de obtener una nominación al Oscar son remotas, pero a fin de cuentas, las satisfacciones son otras. “La película salió un millón de dólares y luce mucho más”, dice López. “Ahí, como productor, decís: hicimos bien las cosas. Porque además, nos animamos a tener riesgo artístico. Hicimos una película de porte de un autor”. ¿Y el autor? “Hice lo que deseaba”, afirma Veiroj, “y estoy muy satisfecho con el resultado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)