MÚSICA

Antes del show de esta noche, Pepe Guerra dice: "No tengo ni un CD de Los Olimareños"

Antes del recital de Los Olimareños en el Antel Arena, José "Pepe" Guerra charló con El País

Los Olimareños tocan esta noche en el Antel Arena. Foto: Leonardo Mainé.
Los Olimareños tocan esta noche en el Antel Arena. Foto: Leonardo Mainé.

Llegó el día. Luego de que en diciembre se haya anunciado el regreso de Los Olimareños -y tras un ida y vuelta sobre dónde se presentarían-, finalmente el dúo de José “Pepe” Guerra y Braulio López tocará esta noche en el Antel Arena. Con la excusa de celebrar 50 años de trayectoria y 25 años de su regreso a Montevideo tras el exilio -donde ofrecieron un emotivo concierto en el Estadio Centenario-, dos de las voces más importantes del folclore repasarán los clásicos “A Don José”, “Ta’ Llorando”, “Orejano” y “A mi gente”, que se ganaron un lugar privilegiado en el cancionero popular uruguayo.

Antes del concierto, José “Pepe” Guerra habló con El País sobre el reencuentro con sus canciones.

—A lo largo de la trayectoria de Los Olimareños han publicado 45 discos. ¿Cómo fue el proceso de selección del repertorio para esta noche?

—En total van a ser dos horas y cuarto de música. Para el repertorio, en nuestro caso como en el de tantos artistas veteranos, es que tenés que hacer casi todas las canciones que la gente te pide. Lo que pasa es que en cada uno de nuestros discos la gente elige sus canciones preferidas, entonces es imposible hacerlas todas y más imposible hacer una cosa nueva. Igual, vamos a tocar algunas canciones que no hicimos en el último recital del Centenario, hace ya 10 años.

Cuando entrevistamos al dúo en febrero nos comentaron que estaban pensando en interpretar algunas canciones de Todos detrás de momo. ¿Van a tocar alguna del disco?

—Exacto. Vamos a tener la participación de la Tríada, que es una batería de murga y que siempre nos acompañó. Vamos a incluir algunas canciones de Todos detrás de momo y vamos a hacer algunas de las canciones que quedaron medio perdidas en el tiempo.

—¿Te sorprendió reencontrarte con alguna canción olvidada?

—Por supuesto. Hay varias, pero de la que me acuerdo ahora es “Qué pena”, que también es el nombre de uno de nuestros discos. Con esa canción tuvimos que recurrir a internet para recordar cómo la hacíamos y tenerla lo más parecido posible a cómo lo hacíamos en esa época.

"Candombe mulato" - Los Olimareños
"Qué pena" - Los Olimareños

—¿Volviste a escuchar los discos que grabaste con Los Olimareños?

—No. El que tiene todo es Braulio; yo nunca junté nada de Los Olimareños porque soy medio especial. Los que tenía los fui regalando e incluso te puedo decir que no tengo ni un solo CD de Los Olimareños. No se escucha en mi casa porque nunca me gustó escucharme. Cada vez que terminaba de laburar en un disco no lo quería escuchar por las dudas de encontrarle defectos. Zafaba por ese lado (se ríe).

—Como Zitarrosa, que cuando escuchaba sus álbumes les encontraba defectos.

—Yo directamente no los escucho. Los grabo, salen al mercado y chau (se ríe). Después es la gente la que se encarga de decir qué canciones les gusta y cuál sobresale. Lo mismo pasa con mi etapa de solista; el problema no es de Los Olimareños, es conmigo.

—¿Qué sensaciones te produce este reencuentro?

—Las de siempre: reencontrarnos con el público cariñosísimo de Los Olimareños, que nos ha acompañado siempre. Son canciones que se han ido corriendo de generaciones: de abuelos a hijos y de hijos a nietos. Además, cada una tiene su historia. Son canciones que se crearon en un ambiente bravísimo: los años sesenta, que también fue una época fructífera. Te imaginás que nosotros tenemos la misma edad que los Rolling Stones, los Beatles y El Kinto. Nuestras canciones tienen mucha historia, son muy pesadas.

—¿En qué sentido lo decís?

—En que de repente una canción nuestra te puede recordar cómo se casó una pareja, pero también te puede recordar a un hijo desaparecido que todavía no apareció. La última vez que estuvimos en Buenos Aires, Cristina Kirchner nos dijo que cuando era chica los padres le habían enseñado “La milonga del fusilado”.

"Milonga del fusilado" - Los Olimareños
"Milonga del fusilado" - Los Olimareños

—Eso muestra su legado.

—Sí, es que nuestras canciones tienen mucha historia y despiertan un sentimiento que de pronto no lo produce un veterano que viene de otro país. Es otro sentimiento y son otras connotaciones. Aunque hay canciones de otros que tienen mayor o igual valor que las de nosotros, la emoción que le despierta a la gente es única.

—¿Esta noche tienen pensado contar algunas anécdotas sobre la composición de las canciones?

—Lo que pasa es que no nos da el tiempo. Mi idea es hablar poco y cantar mucho. Quiero que las canciones hablen por sí mismas.

más recitales

Un regreso que sigue de gira

Luego del recital de esta noche en el Antel Arena, Los Olimareños seguirán tocando. Ayer se confirmó que el dúo se presentará el 12 de abril en el Teatro Ópera de Buenos Aires. Según explica Guerra a El País, “hay más cosas”, pero todavía no están confirmadas. Por su parte, Braulio López comenta que han recibido ofertas para hacer recitales en Canadá, Islas Canarias, México y otras ciudades de Argentina. “Siempre que nos juntamos dejamos las cosas fluir indeterminadamente. No sabemos hasta cuándo, pero sí que vamos a hacer más recitales”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)