Crítica

El idilio de Passenger y Montevideo sigue vivo

En su recital de las 17.00 en Montevideo Music Box, el músico británico se sorprendió por la respuesta del público uruguayo, agradeció cada aplauso y logró generar un ambiente que fue desde  lo más íntimo hasta la euforia colectiva

Passenger en Montevideo Music Box. Foto: Darwin Borrelli.
Stu Larsen abrió el show con un set acústico. Foto: Darwin Borrelli.
El público cantó todas las canciones de Passenger. Foto: Darwin Borrelli.
Passenger durante su primer show en Montevideo Music Box. Foto: Darwin Borrelli.

La broma que Passenger hizo en el Estadio Centenario sobre que solamente tenía una canción conocida, dejó de tener sentido luego de que después de haber abierto el recital de Ed Sheeran el 20 de febrero, los fanáticos crearon la campaña #PassengerBackToUY en redes para que el músico volviera a Montevideo y, en cuestión de minutos, agotaron dos funciones -una a las 17.00, otra a las 21.00- de sus shows en Montevideo Music Box.

Desde hace días se venía sintiendo la expectativa de estos shows, que tanto para el público uruguayo como para el cantante, eran únicos. Es que al llegar al recinto ya se podía percibir el ambiente festivo de los fanáticos -en su mayoría adolescentes- que desde hacía horas estaban haciendo fila para poder estar lo más cerca posible del cantante. En los grupos de amigos que esperaban se podían ver pancartas y varios picnics improvisados para amenizar la espera.

Al entrar al lugar -que tenía gente hasta en las escaleras- uno podía notar rápidamente que este era el ambiente perfecto para este tipo de concierto, que se basa en una propuesta íntima en la que el músico se enfrenta a 1000 personas con tres armas musicales: una guitarra acústica, su voz y los golpes de una bota que marca el pulso de las canciones, como si se trataran de los latidos de un corazón.

El recital de matiné -“Esta es la primera vez que toco tan temprano en mi vida”, diría más adelante Passenger- comenzó a las 16.15 con el australiano Stu Larsen. Desde ese momento, ya se percibía el ambiente de euforia colectiva que luego dominaría el resto del show. Luego de repasar varias de las canciones de sus dos discos, el australiano -rubio, de pelo largo, barbudo, una tez casi pálida y una camisa a cuadros -estrenó una canción que había compuesto semanas atrás.

Sobre el final, Larsen empezó a cantar en español con un fuerte acento extranjero: “Todo está bien / No voy a ninguna parte / Quiero estar a tu lado”. Tras unas repeticiones, el público empezó a cantar junto al australiano y los aplausos dominaron la escena final.

Passenger durante su primer show en Montevideo Music Box. Foto: Darwin Borrelli.
Passenger durante su primer show en Montevideo Music Box. Foto: Darwin Borrelli.

A las 17.00, Passenger subió al escenario y, tras un grito ensordecedor del público, agradeció por el apoyo de los uruguayos y brindó con un vaso de whisky antes de lanzarse sobre “Fairytales and Firesides”. Acompañado del reflejo de luces violetas y amarillas que iluminaban su guitarra, de la que no dejaron de salir arpegios folk, se empezó a crear un ambiente íntimo que se interrumpía cuando el público gritaba emocionado por algún comentario del músico o coreaba las letras. "Siéntanse libres de cantar", dijo antes de empezar "Life's For The Living". 

Entre canciones, se dio lugar a varias anécdotas sobre el origen de sus letras, hizo varias bromas, referencias a Harry Potter y Game Of Thrones y, especialmente, charló con el público. 

Gracias a su larga experiencia como músico callejero y habiendo tocado en estadios acompañando a Ed Sheeran, Passenger sabe cómo manejar al público. A lo largo de su show de poco más de una hora pasó del éxito de “Let Her Go” -en el que todos los celulares quedaron en alto- hasta “Hell Or High Water”, de su último disco, cuyo estribillo fue coreado por el público.

El momento más emotivo llegó con “To Be Free”, una canción dedicada a sus abuelos y sus padres, que fueron refugiados de la guerra. Con el silencio total de las 1000 personas que llenaron la sala -silencio que se quebraba por las turbinas del aire acondicionado del lugar- , el músico se apoyó en arpegios folk para retratar su historia familiar. “Nunca pensé que iba a poder contar esto frente a tantos desconocidos”, dijo entonces.

Mientras narraba el dolor familiar de tener que dejar su tierra natal, en el rostro y en la voz de Passenger la emoción lo iba dominando. Finalmente, se tuvo que dar vuelta para secarse las lágrimas y, mientras el público lo aplaudía como si le estuviera enviando mil abrazos, enganchó la música con “The Sound Of Silence”, de Simon & Garfunkel, para revivir el ambiente festivo.

Stu Larsen abrió el show con un set acústico. Foto: Darwin Borrelli.
Stu Larsen abrió el show con un set acústico. Foto: Darwin Borrelli.

A lo largo del show no se cansó de agradecer, y se sorprendió cuando en “I Hate” varias personas levantaron pancartas nombrando las cosas que odiaban, en honor a la canción. Algunos estaban en contra de la gente que odiaba a los animales, otros a la gente negativa. En medio de la canción, desde el público se escuchó un grito que decía: “Asma”. Entre risas, Passenger siguió con su canción. Lo mismo sucedió cuando el walkie talkie de un seguridad rompió el ambiente íntimo de “And I Love Her”, que dedicó al Día de la Mujer.

Luego de "Scare Away the Dark", en el que Passenger terminó dirigiendo un coro de 1000 personas -"Canten lo más fuerte posible", pidió-, volvió para hacer dos canciones y terminó con “Holes”, que cerró el show con una euforia colectiva. El músico se mostró muy contento con el público -“You are fuckin’ amazing”, dijo-, y prometió volver a Montevideo lo antes posible. Mientras los asistentes que llenaron la función de las 17.00 se retiraban de la sala, y el sol empezaba a bajar, en la puerta de Montevideo Music Box ya se podía ver una larga fila de fanáticos que estaban esperando la revancha.

#Passengerbacktouy

Un regreso impulsado en las redes sociales

Luego de que Passenger telonéo a Ed Sheeran en el Estadio Centenario, se generó una campaña en redes sociales para que el músico incluyera a Montevideo en su gira latinoamericana. Gracias al hashtag #PassengerBackToUy, que fue impulsado por varias cuentas de Twitter dedicadas al músico británico, se generó una ola de apoyo que animó al músico a volver a Montevideo para hacer dos fechas con entradas agotadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)