Show

Antes de abrir el recital de Passenger en Montevideo, Stu Larsen charló con El País

Desde hace 11 años, el músico australiano viaja por todo el mundo con sus canciones y hoy llega a Montevideo por primera vez

Stu Larsen se presenta en Montevideo Music Box. Foto: Jarred Seng.
Stu Larsen se presenta en Montevideo Music Box. Foto: Jarred Seng.

Stu Larsen se define como un vagabundo. Hace 11 años dejó su trabajo, empacó su guitarra y se dedicó a viajar por el mundo acompañado de sus canciones. “La vida se había convertido en algo demasiado cómodo y rutinario”, cuenta a El País el australiano, que hoy abrirá los dos conciertos agotados de Passenger en Montevideo Music Box. “Tenía un gran trabajo en un banco de Australia y tenía todo lo que necesitaba. La vida se sentía demasiado simple, así que me pregunté si realmente tendría que ser de esa manera”.

Dejándose llevar por el impulso de nuevos desafíos, Larsen dejó atrás esa vida en Australia para convertirse en un nómade. En estos años ya recorrió Asia, Europa, América del Norte y Oceanía. Su nuevo destino es Sudamérica, donde llegó días atrás para abrir los recitales de su amigo Mike Rosenberg -más conocido como Passenger- por Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Argentina. “Soy la persona más afortunada del mundo”, asegura.

Las experiencias que fue acumulando a lo largo de los más de 40 países que visitó durante estos años se ven reflejadas en sus dos discos, Vagabond (2014) y Resolute (2017). Con un sonido cálido basado en arreglos de guitarra acústica y un cuarteto de cuerdas, Larsen plantea una serie de canciones que funcionan como la bitácora de un eterno viajero. “Mi música no es muy complicada”, explica. “Hago letras, melodías y acordes simples porque siento que de esta manera puedo llegar a la gente de una forma más directa”.

Stu Larsen - "By The River"
Stu Larsen - “Thirteen Sad Farewells"

Esta búsqueda de la simpleza genera un interesante efecto en el que escucha porque, a falta de detalles sonoros que se encargan de llenar el espacio, el foco se pone en las letras y se genera una sensación de confesión e intimidad que hace sentir que Larsen le habla directamente al oyente.

Aunque una gran parte de las canciones hace referencias a lugares donde viajó -como San Francisco, Chicago, Dublin, Glasgow y Bowenville-, todas funcionan como una excusa para relatar las sensaciones personales que va cosechando en cada lugar que visita. Es como si la llegada de nuevos paisajes estuviera acompañado de instancias de conocimiento personal.

En “Going To Bowenville”, de Resolute, las descripciones de la ciudad rural en la que Larsen se crio, permiten repasar su niñez y su adolescencia para demostrar cómo, a diferencia de ese pueblo, su personalidad ha ido evolucionando. Lo mismo sucede en “San Francisco”, de Vagabond, en la que narra la sensación de libertad que acompaña a su viaje sin destino por la ruta.

Sin embargo, entre estas descripciones hay lugar para hablar sobre la soledad que lo acompaña en este tipo de vida. “Hay momentos en los que quieres compartir con tus amigos y te sientes solo”, dice Larsen. Esta sensación es abordada en “King Street”, que comienza como talkin’ blues donde habla de que la soledad es más dañina que las drogas, las armas y el dinero. Esta temática la retoma en “Ferry to Dublin”, “Pocket Full of Coins”, “Thirteen Sad Farewells” y “Aeroplanes”.

Stu Larsen se presenta en Montevideo Music Box. Foto: Jarred Seng.
Stu Larsen llega a Montevideo por primera vez. Foto: Jarred Seng.

Con una presentación de 30 minutos, donde teloneará los dos conciertos, a las 17.00 y a las 21.00 de Passenger, hoy Larsen repasará, a guitarra y voz, las canciones de sus dos discos y estrenará una canción que escribió al llegar a Sudamérica.

“Estoy seguro de que me voy a enamorar de Uruguay”, dice el músico. “Mike me contó muchas cosas buenas de su viaje por Montevideo y creo que estos recitales van a ser increíbles”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)