FREESTYLE INTERNACIONAL

¿Quién es Franco, con el que Uruguay vuelve a una Red Bull Batalla de Gallos tras 13 años?

El rapero Franco Ghetti ganó la 3X Freestyle en Montevideo, y este sábado competirá en la final de la competencia más importante de habla hispana

El freestyler Franco Ghetti en la 3X Freestyle. Foto: Lucas Martins
El freestyler Franco Ghetti en la 3X Freestyle. Foto: Lucas Martins

"Venía de malos resultados en competencias, y unos días antes me dijeron que no me olvidara por qué rapeaba. Y es verdad”, dice Franco Ghetti, con el pelo atravesado por un mechón rojo furioso. “Porque yo me lo estaba tomando como un trabajo, iba exigido, si no ganaba me iba quemado. Y no es así. Porque esto es todo para ganancia propia. Entonces fui con esa cabeza y se lo intenté transmitir a todos los competidores: que ya éramos afortunados por estar en el lugar que estábamos. Creo que ir a disfruta el momento fue la receta perfecta”.

Franco explica así por qué, el 21 de setiembre, se coronó campeón del torneo 3X Freestyle en Montevideo, y entonces se convirtió en el primer uruguayo en 13 años en meterse en una final internacional de Red Bull Batalla de los Gallos, la competencia de hip hop de habla hispana más importante, en la que los MC van enfrentándose en duelos de improvisación, y sorteando fases hasta llegar a la disputa de la corona.

La final es en Madrid, este sábado desde las 15.30 (hora uruguaya) y se puede seguir en directo por www.redbulltv.com. La pelea para el uruguayo es durísima, porque mientras el freestyle acá está avanzando hacia un camino de mayor seriedad, a paso lento, otros países ya tienen una estructura profesional sólida. Y entre los competidores de esta final de Red Bull Batalla de Gallos, estarán el mexicano Aczino, de los mejores del mundo, y el argentino Wos, figura del rap porteño y defensor de la corona.

En total, son 16 los raperos que participarán, representando a Argentina, México y Uruguay, además de Colombia, Perú, España, Costa Rica, Estados Unidos, Chile, Cuba y Venezuela. “La gente te pone un poco de presión arriba”, dice Franco a El País, “pero lo mejor que uno puede hacer es disfrutar el momento y dar lo mejor”.

La Red Bull es una competencia que desde 2005 se ha desarrollado a gran escala, que capta un público muy joven y es todo un fenómeno en internet. Su canal de YouTube tiene más de cuatro millones de suscriptores, y la final del año pasado había sido vista, al cierre de esta nota, 9.851.636 veces.

En esa escala estará jugando Franco, que conoció el rap en la adolescencia, que descubrió el freestyle por un compañero de liceo en Ciudad de la Costa, y que se formó junto a Hammer, amigo al que le tocó enfrentar justamente en la final de setiembre, que le dio el pase a España. “Con Hammer salíamos del liceo y nos quedábamos rapeando, teníamos hora libre y nos quedábamos rapeando; recreo, rapeando”, comenta entre risas. Hoy, dice que esta es “una forma de vida”, y que va a competencias viernes, sábados, domingos y los lunes tiene la suya propia.

Dice también que no se define en ningún estilo —“soy multifacético”— y que firmó un contrato para empezar a producir música, aunque insiste en que lo que le gustan son las batallas. En eso empezó a enfocarse en esto hace tres años, “porque antes iba a las competencias, perdía, y no iba por dos meses. Pero a principios del año pasado, con (la competencia de freestyle) La Costa Free, me di a conocer un poco más, salí campeón del torneo, y eso dio lugar a que mandara las audiciones para Red Bull, quedé para las regionales, y salió todo esto”.

—¿Qué pasó ahí, cuál fue el cambio que te hizo destacar?

—Gané la confianza en mí mismo. Lo que más me costó fue sacarme el pánico escénico, poder liberarme ante la gente a mí manera, y que no me importe. Siempre un poco de nervios tenés antes de las batallas, pero es primordial perder el pánico para que te empiece a ir bien.

—¿Y cómo lo lograste?

—Yendo. A los palos.

—¿Qué estudiás de vos y del rival a la hora de la batalla?

—Yo me re evalúo mirando los videos de mis competencias. Un error común que tengo es que repito alguna palabra, e intento enfocarme en eso, en qué cosas no me gustan para en la próxima hacerlo mejor. Y acá, la mayoría ya nos conocemos. Eso de: “este es el mejor del país”, no existe. Es como el fútbol, son días: un día gana uno y existe el mejor del día. Yo no soy el mejor del país por poder ir a la Red Bull: fui el mejor de ese día.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)