COMPETENCIA

FD, el freestyler que lleva la rima uruguaya al mundo

Fernando Damián, o sea FD, uno de los mejores freestylers del país, compite hoy en España

Fernando Damián. Foto: Mateo Vázquez
Vea el video de FD rapeando palabras sacadas del diario El País

Tenía 14 años, y cuando un amigo le mostró la canción “Montevideo no es Los Ángeles”, de los uruguayos DJ RC & FF, supo que quería o, más bien, que tenía que hacer eso. Después supo que existía el beat box, y de inmediato descubrió el freestyle, la improvisación. Entonces Fernando Damián era un chico de Maldonado, que dependía de las buenas notas para juntarse con sus amigos nuevos, los que le abrieron las puertas a otro mundo.

Ahora, Fernando Damián es FD, uno de los mejores freestylers del país y uno de los pocos que ha representado a Uruguay en el exterior. Hoy lo hace de nuevo en la Gold Battle Oficial, en Barcelona, una batalla de nivel en la que también competirán raperos de Argentina, Venezuela, México, Colombia, Perú y España.

“Al primer evento grande que vine a Montevideo fue a Payadores Urbanos, el campeonato nacional. Tenía 17, mis padres me hicieron una carta y me dejaron anotarme. Con Hache Souza éramos los únicos menores y todo el mundo se burlaba. Y en la primera batalla de todas le gané al subcampeón uruguayo. Yo era un niño, fui y le gané, y mi nombre empezó a andar por todos lados”, repasa.

FD -que el año pasado editó su primer EP solista, está lanzando videoclips, y volverá a reunirse con su banda de nu metal priMate- llegó a la Gold Battle por mérito propio. Desde el evento español se instalaron regionales y nacionales en América Latina, y en Uruguay se intentó pero, por la escala de la escena y la falta de recursos, no se pudo. Al final, idas y vueltas decantaron en una invitación al rapero que ya había representado a Uruguay en Chile y México. Eso sí: los gastos había que cubrirlos desde acá, y el rapero decidió usar sus ahorros para no desaprovechar la oportunidad, y para darse un gusto.

Fernando Damián. Foto. Mateo Vázquez
Fernando Damián, o sea FD, es de los pocos “payadores urbanos” que ha salido a competir en batallas internacionales. Foto. Mateo Vázquez

“El evento o la batalla es un duelo de egos, de dos personas que saben agredir de manera civilizada dentro del juego verbal”, explica. “Y además, es una experiencia de puta madre: son cuatro días compartiendo hip hop con gente de todos lados, que al final es lo que nos une”.

—Cuando te enfrentás con gente de otros países, con otra preparación y otra técnica, ¿qué pasa con el ego? ¿Cuánto cuánto perdés, cuánto ganás?

—A ver, hay gente que está tan acostumbrada a estos eventos, que ir es algo de fin de semana. Yo rapeo desde que tengo 15, hoy tengo 26, fui a tres internacionales, y no tengo la preparación que tienen otros. Vos vas acá, a la plaza, hay 70 personas en el mejor evento y sí, ganás. Pero que haya 3.000 personas de un país, y vos estés batallando contra un rapero que es local, es distinto. El ego ahí aprende, te vuelve a las casillas. Porque en tu país te acostumbrás a ganar, se te sube la autoestima. A mí me pasó: acostumbrado a ganar acá, salí al exterior y perdí de una. Y me dolió. Pero tengo que aprender a vivir con esa realidad.

—En la escena local, ¿cuánta gente puede salir a representar bien a Uruguay afuera?

—Antes yo pensaba que podía ser el único; después aprendí que no. Hay nombres. Te podría decir tres, cuatro, cinco o seis personas.

—¿Quién es el que te gusta más, o te ha sorprendido?

—(Piensa) Por más que hoy no esté tan metido en la escena, Hache Souza. Es de mi generación y es de los pocos -o el único- que se mantuvo. Ahora, en 2018, en la Batalla de Maestros, salió campeón Harry, un niño de 15 años, ¿y qué querés que te diga? Ese día me sorprendí, y perdí con él. El pibe es de mi ciudad, me conoce, cuando él entendió que en su ciudad había rap, yo era el referente. ¿Me entendés? No soy su maestro porque no me junto con él, pero hemos batallado muchas veces y siempre le ganaba. Pero ese día él tuvo su día: se ganó al público, dio un nivel de puta madre, y sorprendido quedé ahí, cuando Harry le ganó al actual campeón uruguayo. Entonces hay personas que nos pueden representar. Pero sólo hemos salido tres: Harry, Punisher y yo.

—¿Qué satisfacción personal te motiva a cubrir el gasto de la ida a Barcelona?

—Que mi país está de vuelta en un internacional, más allá de mi cara. La bandera de mi país está en un internacional con países importantes, que ya tienen mucho más hip hop y más gente. Me hago conocer más y capaz que me va bien. Las dos veces que salí representar a Uruguay no me fue muy bien, pero tampoco fue desastroso; me fui con mucho respeto de Chile y de México. ¿Y si esta vez me va bien? ¿Y si gano y soy el primer campeón uruguayo en la historia del freestyle? Esto es apostar a las chances que acá nadie me da.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)