Inversión

Todo lo que Netflix está haciendo para que "Roma" gane en los Oscar

El servicio invierte 20 millones de dólares en publicidad y regalos para los miembros de la Academia; es la cifra más alta en una década

Netflix
El logo de Netflix en sus oficinas en Hollywood. Foto: Reuters

Como si se le fuera la vida en ello, Netflix está gastando un montón de dinero en promocionar Roma entre los votantes de la Academia parte central de su estrategia para conseguir el Oscar a mejor pelicula, el premio mayor y el que le traerá el prestigio cinematográfico que es un objetivo de la plataforma.

Hasta ahora la inversión ha dado resultado: Alfonso Cuarón recibió el Globo de Oro a mejor director, además de el de película extranjera (no competía a mejor película porque es hablada en español).

Pero ahora van a más.Se estima que la plataforma piensa invertir 20 millones de dólares en la campaña, la mayor cifra desde que Columbia destinó 25 millones en conquistar adherentes para La red social en 2009; la película de David FIncher sobre el fundador de Zuckerberg ganó tres Oscar pero no en las categorías principales.

De acuerdo a informes del New York Times y la revista First Company, la inversión incluye grandes carteles en Hollywood con el rostro de la protagonista, Yalitza Aparicio, eventos especiales (incluyendo una fiesta con Angelina Jolie de anfitriona) y regalos como un libro de 175 dólares sobre la película, posters autografiados por Cuarón y bombones de Oaxacan con una nota firmada por la mismísima Aparicio, la actriz debutante que es la protagonista de Roma.

Publicidades en prensa y web y hasta un aviso de dos minutos en la tanda del popular programa CBS Sunday Morning (solo eso, por si usted quiere promocionar algo, sale 170.000 dólares) e invitaciones a periodistas a fiestas en la mansión del presidente de Netflix, Ted Sarandos.

Aunque todos los estudios disponen de recursos para convencer votantes, Netflix está en otra categoría y está buscando necesariamente una credibilidad cinematográfica que le ha sido esquiva y el Oscar es el gran territorio a conquistar.

No es fácil. Aunque Roma —una historia familiar en el México DF de comienzos de la década de 1970 contada desde la mirada de la empleada de una familia de clase media alta— ha sido unánimemente considerada una  obra maestra por la crítica (El País la eligió como la película de 2018), nunca una película no hablada en inglés y en blanco y negro ganó el Oscar a mejor película.

Pero a veces el dinero puede más que la tradición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)