Entrevista

Chiwetel Ejiofor tiene su primera película como director en Netflix

El actor de "12 años de esclavitud" estrenó "The Boy Who Harnessed the Wind" que ya está en la plataforma de streaming

Chewitel Ejiofor
Chewitel Ejiofor.el actor que ahora dirige

En la última década —mientras ganaba una nominación al Oscar por 12 años de esclavitud, se involucró en una producción del Teatro Nacional de Everyman y empuñó armas mágicas en Doctor Strange de Marvel— Chiwetel Ejiofor ha tenido su mente en otra cosas.

Cuando no estaba recibiendo elogios por sus actuaciones, Ejiofor pensaba en cómo ponerse detrás de ella y hacer una película sobre William Kamkwamba, quien a los 13 años salvó a su aldea de Malawi de la sequía y el hambre construyendo un molino de viento.

El resultado, The Boy Who Harnessed the Wind, el debut como director de Ejiofor, basado en el best seller de las memorias más vendidas de Kamkwamba en 2009, que es uno de los fenómenos de este año de Netflix.

The Boy Who Harnessed The Wind
Vea el tráiler de "The Boy Who Harnessed The Wind"

“Lo leí cuando salió e inmediatamente quise obtener los derechos. Tuve buen instinto”, dice Ejiofor. “Hablaba de cosas con las que se estaban lidiando globalmente (la democracia, economía, medio ambiente) pero concentradas en estas personas que estaban en el extremo más frágil de la sociedad”.

“Encontré un proyecto que me encantó tanto que estuve preparado para seguirlo durante muchos años”, agregó.

Kamkwamba, nacido en una familia de agricultores, (interpretado por Maxwell Simba, con Ejiofor como su padre, Trywell) se vio obligado a abandonar el liceo después de que sus padres no pudieron reunir la matrícula. Sin inmutarse, se coló en las clases y en la biblioteca, donde un libro de texto estadounidense titulado Uso de la energía lo inspiró a usar piezas de bicicleta para construir un molino de viento para bombear agua para los cultivos, y en el proceso mantendría vivo a su pueblo abandonado por los políticos corruptos.

Kamkwamba no pudo regresar a la escuela por cinco años, hasta que sus invenciones cautivaron a los activistas que lo ayudaron a ingresar a la Academia de Liderazgo Africano, y luego a Dartmouth, donde se graduó en 2014.

Sobre eso habló Ejiofor, quien tiene 41 años y vive en Londres.

—¿En qué momento supo que tenía que hacer esta película?

—Me sorprendió mucho esta idea de un niño de 13 años que se metía a escondidas en la escuela, y consideré cuál era mi actitud hacia la escuela cuando tenía 13 años, y la idea de cuán inconcebible sería que hubiera tratado de infiltrarme ante los maestros para entrar en una clase doble de matemáticas. Que William encuentre su camino en ese tipo de situación me parecía extremadamente esperanzador.

—Primero tuvo que escribir el guion antes de filmar en 2017. ¿Se modificaron las ideas detrás de su historia durante esos años?

—Muchas de estas ideas se volvieron casi más pertinentes con el tiempo. Cuando comencé a escribirlo, realmente no había un signo de interrogación sobre la naturaleza de la democracia en el mundo occidental, por lo que parecía un problema muy africano que se presente un político corrupto y se golpee a la gente en los mítines. Cuando terminamos la película, estas ideas de si hay límites para la democracia estaban en todas partes, en Estados Unidos y con Brexit. También hubo una crisis financiera, y la idea de desregulación o de mercados no regulados era de lo que todo el mundo hablaba. Años más tarde, es una parte mucho más de cómo pensamos acerca de las posibles consecuencias desastrosas de algunas de las acciones, como ver una hambruna que realmente se debe a los precios no regulados de los granos.

—Hablemos de algunas de tus próximas películas. Hubo un pequeño giro con tu personaje, barón Mordo, al final de Doctor Strange. ¿Has firmado oficialmente para repetir el papel en la secuela?

—“No puedo confirmar ni negar”, así es la cosa.

—Hmm. También tienes dos películas de Disney. Hace de Scar, el rol de Jeremy Irons, en la remake de El rey León con Beyoncé y Donald Glover. ¿Sentiste alguna presión al reelaborar una película tan querida?

—Es muy emocionante. Obviamente, el original era tan increíble y tan legendario. Pero como cualquier otra cosa, tienes que poner eso a un lado y solo tratar de interpretar la parte y ver qué pasa.

—¿Qué hay de Maléfica 2? Hay un misterioso espacio en blanco en IMDb donde debe decir tu personaje, aunque se rumorea que eres un posible interés amoroso para Angelina Jolie.

—(Pone un fuerte acento británico) En realidad, no sé cuánto puedo decir sobre esto. De hecho, llegué a la primera Maléfica bastante tarde. Pero me sorprendió totalmente y pensé que era una visión tan interesante de la manera en que vemos los cuentos de hadas y cómo nos impresionan con ciertos pensamientos y sentimientos desde una edad temprana que llevamos a cabo de manera subconsciente. Creo que Maléfica 2 expande ese mundo de una manera fascinante. Y había trabajado con Angelina antes (en Agente Salt) y la pasé muy bien. Es una actriz extraordinaria y poderosa. Fue genial.

—The Boy Who Harnessed the Wind no es un cuento de hadas. Usted luchó por la autenticidad al hacer que el elenco hablara en el idioma nativo, el Chichewa que requería muchos subtítulos. ¿Es una coincidencia que terminara en Netflix, como la Roma de Alfonso Cuarón, otra película subtitulada?

—Cuando comencé el proceso de esta película, solo había unas pocas vías a las que se podía recurrir, y esas preguntas son realmente preguntas comerciales, porque la autenticidad siempre estaría a la altura de esta idea de: “¿Eso afecta la capacidad de la película para conseguir un público en Occidente? Mientras tanto, Netflix llegó con otra forma de acceder e involucrar a las personas. Así que poder poner la película en un lanzamiento limitado, pero al mismo tiempo permitirle llegar a una audiencia global es una maravillosa oportunidad para una película como esta. Tener una idea más amplia e informada del mundo es una cosa muy, muy poderosa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)