RESUMEN

"Got Talent Uruguay": La abuela cantante que protagonizó una noche de pocas sorpresas

Nahir Da Rosa, que fue anotada por su nieta, brilló con su versión de "Memory" y se llevó una ovación en una de las emisiones menos memorables del programa de talentos de Canal 10 

"Got Talent Uruguay". Foto: Captura de Twitter.
"Got Talent Uruguay". Foto: Captura de Twitter.

Got Talent Uruguay ofreció una nueva jornada de audiciones, que esta vez calificó como una de las más flojas de la segunda temporada del programa estrella de Canal 10. Como siempre, Natalia Oreiro puso su simpatía al servicio de números artísticos de lo más variados, que fueron evaluados por María Noel Riccetto, Claudia Fernández, Orlando Petinatti y Agustín Casanova.

Al igual que la semana pasada, el conductor de Malos Pensamientos participó de forma virtual tras haber tenido contacto con un caso positivo de coronavirus. "Lo extraño 3 de 10", dijo Casanova sobre la ausencia de su compañero. "Yo 10 de 10", comentó Fernández; Riccetto prefirió reservarse el comentario.

Sin embargo, la ausencia de Petinatti en el set de Got Talent Uruguay no opacó a una noche repleta de actuaciones bien variadas, pero poco sorprendentes.

Los primeros participantes de la jornada fueron los miembros de la compañía Rumbo Norte, creado para  celebrar el Ballet Folclórico. Se llevaron un "sí" unánime, que se completó con el comentario de Riccetto: "Me encantaría que llegaran a la final". El grupo logró una de las audiciones más interesantes de la noche.

El siguiente participante fue Felipe Rubini, el pianista de 12 años que supo participar del programa de Susana Giménez y del show de Lucas Sugo en el Antel Arena. "Cuando toco el piano siento que soy libre", dijo antes de subir al escenario de Got Talent Uruguay. Frente a su teclado, interpretó versiones instrumentales de canciones de distintos géneros. "Es un niño prodigio", comentó Oreiro apenas lo escuchó.  Petinatti dijo que no, aunque el resto sí le dio un paso a la siguiente ronda. Rubini se fue con la promesa de volver con una pieza más intrincada.  

Luego le llegó el turno a un dúo de canto lírico, formado por Mario y Rodrigo, que subió al escenario para interpretar "Hasta mi final", uno de los grandes clásicos de Il Divo. Sin embargo, varios errores durante su interpretación empañaron su audición. "Hubo problemas de tempo y de estabilidad de afinación. Falta coordinación y uno se tapa al otro. Tengo que ser exigente", comentó el excantante de Marama. Se llevaron un "no" unánime. 

Alex Novo le sacó una sonrisa a la directora del Ballet Nacional del Sodre mientras bailaba "un cacho de flamenco", como lo presentó el participante. "Me gustó mucho el principio y me pareció lindo. Cuando empezaste a zapatear me pareció que la pista te comía a vos, pero me pareció muy lindo". Sin embargo, no logró pasar a la siguiente etapa del certamen televisivo.  

Jorge "Charru" Lazo se presentó con su guitarra bajo el brazo para presentar una canción de su autoría que no convenció ni a los jurados ni al público. El "no" unánime le impidió terminar una interpretación desprolija. "Estaba un poco desafinado", le comentó el exlíder de Marama. "Entró mal en su propio tema", le dijo con una sonrisa irónica el conductor de Malos Pensamientos

Gabriela Varela subió con un doberman llamado Conan para presentar una rutina poco imaginativa que tampoco cautivó al público ni al jurado. "Me faltó un poco de show", comentó Ricccetto, quien esperaba un show más dinámico. Se llevó un "no" unánime. 

Tras una seguidilla de actuaciones fallidas, le llegó el turno a Lucía Abelar, una joven que suele cantar en residenciales de ancianos, y que sorprendió con su interpretación de "Hatikva" en una versión a guitarra y voz. Se llevó la ovación del público y —lo más difícil— las congratulaciones de Petinatti. "Es un himno hermosísimo", le dijo notoriamente emocionado. "Me parecés súper auténtica, tenés una voz y una actitud linda muy linda", comentó Fernández a la participante que vestía una camiseta que rezaba la consigna: "Canto de alegría". Pasó a la siguiente fase, claro.

Grupo Fussion Jrs., un sexteto de chicas vestidas con un llamativo color flúor, subió al escenario para presentar una rutina bien dinámica que se movió entre el hip-hop y la plena. Su objetivo era ganarse la aprobación de Riccetto y lo logaron de inmediato, aunque la directora del BNS les marcó varias correcciones para la siguiente fase del programa. Pasaron a la segunda audición.

Nahir Da Rosa, de Salto, interpretó una emotiva versión —aunque no libre de errores— de "Memory", popularizada por Paloma San Basilio. Anotada por su nieta, la participante hizo llorar a Claudia Fernández y sorprendió al público. "Nací para cantar; estoy viviendo mi sueño", dijo antes de subir al escenario con un bello vestido verde. "Sos un claro ejemplo de que uno sigue con sus sueños a pesar del tiempo", le comentó Casanova tras aplaudirla. "Si fuera tu nieto, estaría orgulloso de vos", agregó Petinatti antes de dar paso al "sí" unánime del jurado.

Tras ese momento emotivo, el nivel volvió a bajar. Roberto, un bailarín que imita a Michael Jackson desde hace décadas, llamó la atención al prometer un "Billie Jean Robot". Sin embargo, le bastó con unos segundos para decepcionar al jurado. "Perdón, Michael, donde quiera que estés", dijo Petinatti. "Me dio más miedo que el video de Thriller", agregó antes del "no" unánime que lo dejó afuera. Tenía razón.

Algo similar sucedió con Luis, un ventrílocuo que subió al escenario con un títere llamado Beto. Sin embargo, no le puso demasiado empeño a su personaje y se llevó el "no" de todo el jurado. Eso sí, hay que admitir que su chiste del ascensorista en la Torre de las Telecomunicaciones era muy bueno.

Roberto, que es psicólogo y fotógrafo, subió al escenario con la esperanza de cambiar el rumbo del programa. Pero tampoco lo logró. Su interpretación de "Sueña" no le hizo justicia a ese clásico del repertorio de Disney. Desafinó en la mayoría de las notas altas y no pudo terminar su audición tras un "no" unánime. "Me sentí mal por apretar el botón. Tenés una linda voz, pero la elección de la canción no fue la mejor porque es muy difícil", le dijo Riccetto. Tenía toda la razón. El participante prometió volver el año que viene.

Micaela subió al escenario a cantar un bella versión a guitarra y voz de "Ojalá", de Silvio Rodríguez. Sin embargo, los problemas de vocalización en el escenario le jugaron una mala pasada y casi queda afuera del certamen. Pero, al final, recibió un "si" del jurado.

Así terminó una nueva edición de Got Talent Uruguay, que —hay que decirlo— ofreció una noche con muy pocas sorpresas, varias audiciones fallidas y escasos momentos memorables. Habrá que estar atentos a la próxima jornada, que —según el adelanto— vuelve Estelita Brasil, una de las participantes más queridas de la primera edición del programa estrella de Canal 10.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados