ENTREVISTA

“Tenemos una vigencia increíble”

Midachi, el trío de humor argentino regresa para dar tres funciones en el Teatro Metro y una en Maldonado

Midachi está de regreso en Uruguay con tres presentaciones en Montevideo y una en Maldonado. Foto: Darwin Borrelli
Los Midachi están de regreso en Uruguay, donde realizarán tres presentaciones en Montevideo y una en Maldonado. Foto: Darwin Borrelli

Son el trío de humor más conocido, que están festejando sus 35 años de carrera con un show que los trae a Montevideo y al interior del país. Las funciones de Midachi en Uruguay serán el 11, 13 y 14 de julio en el Teatro Metro, y el viernes 12 en Maldonado. Las entradas se adquieren por la red Abitab y los precios van desde 1.240 a 2.520 pesos para las funciones de Montevideo, y de 690 a 1.390 pesos para la función que brindarán en el Centro de Convenciones de Maldonado.

“Nosotros creemos tener una obra popular, como en el living de la casa, y la gente se siente así”, dice el “Chino” Volpato, quien comenzó junto a Miguel del Sel, hace más de 36 años este conjunto de humor mientras eran estudiantes de profesorado en Educación Física en su Santa Fé natal. Fue en 1983 cuando al dúo se les sumó Dady Brieva, iniciando lo que se conoce como Midachi, que está formado por dos letras del nombre de cada uno de ellos. Desde entonces no han parado de hacer su tipo de humor, donde se mezclan sketches, canciones, algunas guarangadas y una variedad imponente de personajes que se mantienen vivos en el recuerdo de la gente después de tantos años y funciones. Y si bien entienden que ya están grandes (dicen que se les nota la celulitis cuando se ponen minifalda), no creen hacer otra cosa distinta. Tampoco conciben que pueda haber Midachi sin que ellos tres estén sobre el escenario.

Hablar con Miguel del Sel, Dady Brieva y Darío “Chino” Volpato, es una tarea compleja, ya que se hablan por arriba, se complementan en sus respuestas, bromean entre ellos y esta entrevista es un breve resumen de la divertida charla que El País mantuvo con los Midachi en su visita por Montevideo.

—El mes próximo cumplen 36 años de carrera.

—Miguel: Me quiero matar. Por un lado es lindo y por otro lado es triste. Vos calculá que hoy con la tarde si me pongo a cantar “A mi manera” chapurreando en inglés, en la camioneta, es porque la crisis física y mental me está afectando de una manera estructural.

—Dady: Dicen del payaso que llora por dentro, bueno, él gotea por dentro.

—Chino: Quizás sea una de las últimas veces que nos van a ver, así que aprovechen.

—Dady: Y puede que sea y termine como anécdota. Estuve en la función que Miguel murió.

—Miguel: Bueno, 35 años es mucho, estamos grandes pero tenemos una vigencia increíble, recorriendo la Argentina y viniendo a Uruguay y también visitando el interior.

Los Midachi estarán en el Teatro Metro y el Centro de Convenciones de Maldonado. Foto: Darwin Borrelli
Los Midachi estarán en el Teatro Metro y el Centro de Convenciones de Maldonado. Foto: Darwin Borrelli

—¿Cuál es la propuesta para este show por sus 35 años?

—Miguel: Ninguna.

—Dady: Tenemos pantallas de led, porque siempre es una buena producción, y las boludeces que decimos nosotros. Es como una fórmula.

—Chino: Es el código Midachi que son gags, personajes...

—Miguel: Hoy estás Chino... “El código Midachi”, no te puedo creer.

—Chino: Ese va a ser el nombre del próximo espectáculo. Si Miguel sobrevive a Uruguay.

—En estos años, ¿les ha pasado de caerse, errarle o entrado mal a un chiste?

—Miguel: A ver si queda claro, nosotros somos unos delincuentes. Por ejemplo, hicimos Los Hermanos Cuestas con el Chino y creo que nunca dijimos la letra bien.

—Chino: Hace poco nos encontramos con uno de los hermanos Cuestas, y nos cuenta que quien escribió el tema: “Juan del Gualeyán”, siempre estaba enojado con nosotros. Porque los imitamos, empezamos a ser populares y nunca decíamos lo que había que decir. Hasta que empezó a cobrar lo de Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores) y dijo: “bueno, que la sigan cantando igual”.

Los Midachi: Leonardo Mainé
Los Midachi regresan para festejar sus 35 años de humor. Leonardo Mainé

¿Es difícil hacer reír después de tantos años?

—Dady: Para mí sería difícil escribir, expresar el clima de lo que dijimos para ponerlo en papel. Hacer reír no, porque agarro un micrófono y al menos llamo la atención cuando empiezo a hablar.

—Miguel: Es por la experiencia. La gente te ve y sonríe con verte aparecer. Corremos con ese crédito por los años en los escenarios, y porque la gente nos ha visto en lo de Mirtha, Susana, Tinelli, teatro, cine, paveando y en notas. Nos hemos metido en los hogares y nos hemos hecho amigos de la gente. Ya la salida del teatro la gente te espera para la foto. Es fantástico, porque el día que no pase más, la gente se olvidó de nosotros o te retiraste y ya nadie te recuerda. Esto pasa a gente que tiene una trayectoria y hoy por hoy podemos decir que somos un grupo experimentado porque hemos trabajado mucho para lograrlo.

—¿Cuándo deciden comenzar con las imitaciones?

—Chino: Surgieron cuando estudiamos educación física en la tarde, y como no estaba Google para ver las letras, escuchabas en la radio y medianamente por fonética, ibas y cantabas la letra que te parecía escuchar.

—Miguel: Me pasó también con un tema de Mercedes Sosa que me había olvidado la letra, pero como nunca me quedo callado, decía “será posible, laralailas balas perdidas”, y nadie sabía qué decía, pero había que cantarlo igual. Porque en el show tenés mucho para decir y actuar, y por ahí pasa algo en la sala que te saca el hilo de lo que tenés que decir. Por ahí le ha pasado a Dady que entra gente tarde y estás con el monólogo, te distrae y te cambia el hilo conductor.

—Dady: Te saca el ritmo, del taca taca del monólogo.

—Miguel: Más allá que hemos cometido errores lógicos, como un cantante que se olvida de la letra, le ponemos tantas ganas, corazón y huevo, que somos como el 5 que pega patadas, corre, va, se tira al piso y hace el gol. Medio que nosotros nos encargamos que pase todo eso.

—Porque tienen cambios rápidos de vestuario en su show.

—Los cambios son muy rápidos, tenemos cambios de 12 segundos donde entrás con la peluca y si no llegás en el momento, entrás tarde. Y con la pantalla gigante hay una coordinación que sale la imagen de escena y tenés que entrar vos en personaje. Eso hace que estemos muy vivos y seamos contundentes en el show. Y la gente ve lo ridículo que somos porque ahora nos ven la celulitis y las patas inflamadas. Pero no ha de haber humorista que se preste tanto al juego como nosotros. Eso el público lo valora.

—Dady: No les molesta. Yo, por ejemplo, me veo feo en bombacha. Salgo de minifalda pero tengo unos posos de celulitis enormes. Y los cómicos tienen otra actitud. Son muy pocos los que salen a hacer el ridículo y les chupa un huevo, esos somos nosotros.

—Chino: La gente se da cuenta, si vienen a vernos un 26 de diciembre que estamos gordos, porque no escondemos nada.

—Miguel: Y toda esa gastada, la ponemos arriba del escenario, porque nosotros nos vivimos jodiendo, engañando, riéndonos porque nosotros nos divertimos también.

—¿Hubo alguna imitación que no les salió bien?

—Miguel: Una vez hicimos a Nina Hagen en un show en Santa Fe. Era una alemana que cantaba “New York”, y no la conocía nadie. Me tocó hacerla, y la gente miraba sin entender, y como debutó, desapareció.

—Dady: Fue el vestuario más caro, porque duró dos minutos y no llegamos a amortizarla.

—Miguel: No es fácil ponerte la ropa, la peluca y decirle a la gente, acá estamos en poco tiempo. Es tratar de cantar más o menos parecido, y después exagerarlo bien para que la gente se ría. Porque la gente paga una entrada para verte.

—Dady: Otra vez hicimos Roxette, éramos Los Olimareños con peluca rubia.

Midachi. Foto: Fernando Ponzetto
"Nosotros creemos tener una obra popular, como en el living de la casa, y la gente se siente así”, dice el “Chino” Volpato. Foto: Archivo

¿Cómo surgen las imitaciones que hacen?

—Miguel: Nuestros espectáculos son humorístico/musical, y para las imitaciones tenés que buscar lo actual. Para el próximo show, si lo hacemos y estamos vivos y conscientes…

—Dady: No es una amenaza, pero podría estar al ocurrir.

—Miguel: Sí me decís, qué imitaciones podemos hacer.

—Dady: Ninguna, no puede hacer ninguna.

—Chino: Vamos a hacer las tres reinas del pop. Dady va a hacer de Rihanna. Yo de Selena Gómez y…

—Dady: No conocemos a ninguna. Vamos a llamar a la gente y le preguntamos, ¿conoce a Rihanna? “La verdad que no”... Entonces para qué mierda me voy a calentar.

—Miguel: Y el que la conoce dice: qué hijo de puta, no se parecen en nada.

—Dady: de eso se trata un poco Midachi hoy por hoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)