NADIA MARA

¿Quién es la exitosa bailarina uruguaya que podría llenar el vacío que dejará Riccetto?

La joven bailarina uruguaya radicada en Estados Unidos fue invitada por el BNS y será protagonista de Onegin

Nadia Mara
Nadia Mara, protagonizará Onegin. Foto: Leonardo Mainé

Su carrera tiene puntos en común con la de María Noel Riccetto. Ambas se formaron en la Escuela de Danza del Sodre, y se radicaron en Estados Unidos, donde alcanzaron el rango de primeras bailarinas. Nadia Mara es figura en el Ballet de Atlanta, y ahora se presenta en Onegin, invitada por el BNS. Muchos ya la miran como quien algún día podría cubrir el vacío que dejará Riccetto.

-¿Cómo describirías tu personaje de Tatiana en Onegin?

-Es un ballet muy demandante y el rol que voy a cubrir exige madurez artística. El papel tiene todo un proceso en escena, porque empieza como adolescente y termina siendo una mujer adulta. Es un rol que siempre quise hacer, porque me interesan los personajes que tienen historias para transmitir al público. Es tremendo orgullo estar acá en Uruguay para hacer una obra como Onegin, un ballet muy técnico, con mucho pas de deux, y muchas cargadas muy difíciles, que hay que ensayar mucho.

-Vos te fuiste muy joven de Uruguay.

-Yo me fui a los 18 años, e ingresé al Ballet de Atlanta a los 19 años. Y ya llevo 14 años, bailando como primera bailarina. Yo me siento muy cómoda en esa compañía, por eso estoy allá hace tanto tiempo. Me fui muy joven de Uruguay, y no fue fácil, porque soy muy familiera, muy de los amigos. Y allá me abrieron las puertas, y me dieron muchas oportunidades que me ayudaron a crecer artísticamente. Siento que allá en Atlanta me formaron muy bien.

-¿Cómo es el movimiento del ballet en Atlanta comparado con el montevideano?

-Acá es mucho más grande en realidad. Creo que en Uruguay hay gente más involucrada, y saben más, aunque eso también tiene que ver con que este país es más chico. Acá la gente sabe más qué producciones se están haciendo, y las entradas se venden con mayor anticipación. Eso allá es mucho menos. Acá la danza está muy conectada con la gente. El público está más informado y creo que tiene que ver con que la prensa informa más.

-¿Es muy diferente el repertorio que hacés allá en relación con el del BNS?

-Una diferencia fundamental es Cascanueces, que allá se hacen como 30 funciones, y eso se llena, en un teatro como en el que estamos, que tiene cuatro mil localidades. Allá ir a ver Cascanueces es como una tradición familiar, y también viene mucha gente del exterior a verlo. Imaginate la cantidad de veces que lo bailé, a 30 funciones por año, durante 14 años. Es una obra que deja mucho dinero para la compañía. Es el fuerte de la temporada. Allá a fines de diciembre, como es invierno, la gente está en medio de la nieve, y la gente se mete en el teatro a ver una historia de Navidad. Acá es verano en diciembre, entonces no concuerda tanto con el clima de Cascanueces.

Nadia Mara
Nadia Mara, una joven uruguaya que triunfa en Estados Unidos. Foto: Leonardo Mainé

-¿En qué barrio transcurrió tu infancia?

-Malvín Norte: ahora mi familia se mudó a Las Toscas. Yo empecé a bailar a los tres años, en una escuela que había en una cooperativa, cerca de donde nosotros vivíamos. Y los profesores bailaban en el Sodre, y le dijeron a mi madre que yo tenía talento. Y le dijeron que tenían que presentarme a la Escuela de Danza. Y yo no quería, me daba miedo que no me aceptaran. Y mi madre me llevó engañada. Yo tenía 12 años, y me llevó como a pasear. Y cuando escuché el piano, ella me dijo que era la Escuela Nacional de Danza. Entré, y fui una de las tres seleccionadas. Y allí me gradué. Y un profesor que vino del exterior, el mismo que se llevó a María Noel Riccetto, me ofreció para ir a trabajar al exterior.

-¿Fue fácil hacerte de amigos allá?

-Yo tengo muchos amigos allá, muchos latinos y también muchos americanos. Estoy mucho con la gente de mi compañía, porque estamos todo el día juntos. Arrancamos a las 9.30 de la mañana y terminamos 18.30, y luego tenemos que estar en el teatro. Es una carga horaria tremenda. Y salimos con mis compañeros de ballet. Y mi novio es americano, o sea que también tengo un grupo de amigos americanos. Uno piensa que el americano es más cerrado, pero en realidad es fácil hacer amigos allá.

Para Bocca Onegin es una obra exigente. Foto: Carlos Villamayor para el BNS
Onegin, vuelve desde el jueves 26 de setiembre. Foto: Carlos Villamayor

-¿Se gana bien cómo primera bailarina del Ballet de Atlanta?

-Se paga bastante bien allá, y se vive bien, se vive cómoda. Soy de clase media, tengo mi auto, me compré mi casa. Como bailarines tenemos que comer muy sano, y eso nos lleva a gastar mucho dinero en comida, que tiene que ser de muy buena calidad. Nunca tuve ninguna dificultad económica, y desde que llegué allá, nunca pedí plata a mi familia acá en Uruguay.

-¿Cómo vivís esa distancia geográfica con tu familia?

-Al principio me costó. Me perdí nacimientos de familiares, casamientos. Yo estaba destruida, no me quería perder cosas. Pero mi familia me apoyó mucho en eso. Pero aprendí a vivir con eso, y con el apoyo de mi familia salí adelante. Ahora con las comunicaciones que hay, no hay tanta incomunicación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)