MIRÁ EL VIDEO

Polémica en Esta boca es mía por comparar víctimas de la dictadura y de los tupamaros

El programa conducido por Victoria Rodríguez abordó el terrorismo de Estado en ocasión de la Marcha del silencio y hubo debate.

Victoria Rodríguez
Victoria Rodríguez

Esta boca es mía (Teledoce) abordó la Marcha del silencio virtual que se desarrolla este miércoles y el tema de fondo: las víctimas de la dictadura militar (1973-1985).  Con Ignacio Errandonea, integrante de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos como invitado, Victoria Rodríguez y los panelistas analizaron la temática. 

El punto más álgido del debate se dio con la aparición de mensajes de la audiencia que reclamaban por una presunta diferencia de mirada entre las víctimas de la dictadura y las de la guerrilla tupamara. Estas últimas, a diferencias de las primeras, estarían "olvidadas", según esta posición. 

"El primer desaparecido en Uruguay fue Pascasio Báez . Fue encontrado en posición fetal. Terrible. Nadie se acuerda. Seguimos con muertes de primera y muertes de segunda. Nadie se acuerda de los familiares de los cuatro soldados asesinados el 18 de mayo de 1972 y ninguno cobra subsidio", leyó Victoria Rodríguez el mensaje de un televidente que disparó el debate. 

Errandonea dijo que condenaba el asesinato de Báez y añadió: "Ahora, hubo responsables que fueron juzgados, condenados y pasaron una prisión terrible. El Estado los trató como delincuentes. Los persiguió. Unos fueron presos, otros se habrán escapado. No conozco la historia. Ahora, cuando el Estado protege a los criminales y se utiliza el aparato del Estado para cometer los crímenes, la responsabilidad es diferente". 

Pablo Casás
Pablo Casás y Verónica Amorelli

El tema disparó el debate en el panel. Pablo Casás, abogado y panelista del programa aseguró: "A la madre, esposa, al hijo de la persona que fue asesinada por un tupamaro antes de la dictadura  o por un militar en la dictadura, es la misma muerte y el mismo dolor. Mientras nosotros no pongamos dentro de un mismo lugar los que fue parte del origen de la dictadura, que fue el movimiento guerrillero y posteriormente, las cosas aberrantes de la dictadura, mientras eso no pase siempre va a haber un tema ideológico que nos va a dividir". 

La periodista Verónica Amorelli, otra de las panelistas, rebatió la idea. "Son cosas que no podés poner en la misma balanza. No estoy hablando de las vidas, sino de los procedimientos. ¿Qué tiene que ver el crimen de Vladimir Roslik, que fue 1984, con los tupamaros que hacía añares que estaban presos?", dijo y aclaró que todas las vidas son valiosas pero ella se refería al terrorismo de Estado. 

Casás replicó: "Si vos no reconocés los asesinatos y los secuestros de la guerrilla y decís que no pasó nada..." Pero Amorelli interrumpió: "No, no pongas en mi boca cosas que no dije. No estoy diciendo que no pasó nada, ni creo que se haya dicho eso. No estamos diciendo "aquí no pasó nada". 

Casás prosiguió:  "Si no ponés a las muertes juntas y decís: "este fue un período de la historia aberrante en ambos sentidos", vamos a seguir con el problema".

Victoria Rodríguez también dio su opinión: "Condeno todas las muertes en manos de la delincuencia. Condeno la muerte del delincuente más pichi, que por robarte 40 pesos te mata. Condeno la muerte en manos del crimen organizado. También condeno la muerte en nombre de causas revolucionarias y me refiero al MLN. Y condeno especialmente la muerte en manos del terrorismo de Estado. ¿Por qué eso tendría que dividirnos?". 

Rodríguez fue parte de la campaña imágenes del silencio, una galería fotográfica que recuerda a cada uno de los desaparecidos.  

Sobre el final del programa, Rodríguez y equipo se preguntaron por qué los familiares de víctimas de la guerrilla tupamara no están organizados, como si lo están las familias de los desparecidos por la dictadura desde hace varios años. 

"Hay un listado con nombres de civiles y policías que fueron asesinados por tupamaros en la etapa previa a la dictadura, ¿nunca se han organizado?", consultó la conductora. 

Los panelistas aseguraron que no había ninguna organización. "Es uno de los puntos que falta para que sociedad uruguaya encause una reconciliación definitiva", dijo Casás. Amorelli coincidió. "Sería una muy buena iniciativa y por qué no una indemnización material si eso ayuda a alguien a sentirse más aliviado. Pero la distinción tiene que seguir existiendo si ponemos el foco en el victimario. Hoy estamos hablando de cuando el Estado te tortura, te mata y te desaparece", dijo la periodista. 

Mirá el debate (comienza en el minuto 9:30): 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error