SET ROCKERO Y ACTIVISTA

Patti Smith en el Teatro de Verano: comunión de música en una noche de calor

Tras ser declarada Visitante Ilustre de Montevideo, una de las artistas más relevantes de la historia de la música popular brindó un show durante el festival Primavera 0.

Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzzetto
Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzzetto

El show de Patti Smith, anoche en el Teatro de Verano como número central del festival Primavera 0, fue un encuentro con una de las artistas más relevantes de la historia de la música popular. Lasmás de 5.000 personas que hicieron lucir repleto al Teatro de Verano, pudieron comprobarlo  en un recital modesto (¡apenas 13 canciones!) que consiguió momentos de comunión e intensidad.

A las 20.35, el festival lo abrió Con un montón de ojos en la cabeza, el proyecto conjunto entre Luciano Supervielle y Pedro Dalton. Era su debut oficial y lo que mostraron —a cuenta de futuras cosas es de esperar— fue una combinación entre el liricismo del Bajofondo y la contundencia poética del cantante de Buenos Muchachos. Deja un montón de expectativas.

Pasadas las 21.30, subió al escenario la figura de la noche. Y vestida con su clásico uniforme que cumple tanto la etiqueta del punk como la de un poeta romántico, Smith (que tiene 72 años) entregó lo que se espera de ella: actitud, poesía, activismo y un set rockero que pasara por algunas de sus más grandes éxitos.

Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzzetto
Patti Smith en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzzetto

Así, la flamante merecedora del título de Visitante Ilustre de Montevideo, repasó  canciones propias y ajenas que funcionaron como homenajes a una tradición de la que Smith es parte  ("I'm Free" de los Rolling Stones, "Walking on the WIld SIde" de Lou Reed, una emotiva "After the Gold Rush" de Neil Young) o reconocimientos a compañeros de ruta ("Beds are Burning" de los australianos Midnight Oil). Entre las propias estuvieron "Dancing Barefoot", "Free Money", "Redondo Beach", "Because THe Night" y "Gloria" y "People Have The Power" con todo el aforo coreando estribillos a los gritos.

Las presentaciones de Smith, que es una activista en varias causas, funcionan, además, como una advertencia y un llamado a la rebelión sobre el derrotero que sigue la humanidad. Pidió cuidar el planeta y a los pueblos originarios, frenar el avance de la ultraderecha a nivel global y expulsar a los políticos corruptos. Su discurso es humanista y a la vez universalista y la única mención a acontecimientos locales fue que exhibió una camiseta con la inscripción "Todos somos familiares", una demanda a la que dedicó una enérgica versión de "Beneath the Southern Cross", uno de los puntos fuertes de la noche.

Patti Smith
Patti Smith al frente de una celebración en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzetto

Lo de Patti Smith fue encontrarse con una artista mayor que usa su talento para despertar conciencias y, como ella mismo dijo, "pasar un buen rato".

Acompañada por viejos compinches entre los que estaba Lenny Kaye. su eterna mano derecha, guitarrista y ocasional vocalista, la banda pareció demorar en calentar motores, lo que al principio resultó en versiones deslucidas de dos de las que queríamos cantar todos ("Dancing Barefoot" y "Redondo Beach") que abrieron el programa. A partir del cuarto tema, la cosa fue tomando otro porte, quedando claro el prestigio de cada una de sus partes. No fue un espectáculo de virtuosismo, ni grandes deslumbramientos.

En todo caso, el deslumbramiento mayor fue ver a Patti Smith ahí cerca, dando ánimo, convenciendo que las cosas pueden ir mejor en el planeta si todos unidos. Y en el camino ponernos a cantar con ella ese "People have the Power", un mantra que el Teatro de Verano coreó en un final de fiesta a toda comunión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)