ENTREVISTA

Marcelo Lombardero cuenta todo sobre "Tristán e Isolda", ópera virtual en el Sodre

Hoy a las 18.00 se estrena, en el Auditorio Nacional del Sodre, esta versión de la ópera de Wagner, y antes el director argentino charló con El País

El director argentino Marcelo Lombardero. Foto: Francisco Flores
El director argentino Marcelo Lombardero. Foto: Francisco Flores

El director argentino Marcelo Lombardero regresa a Uruguay cinco años después de dirigir la ópera Carmen para presentar Tristán e Isolda, la ópera de Wagner que por primera vez se realizará íntegra aquí.

“Hay hallazgos en Wagner que hoy son obvios, pero en su momento fueron absolutamente novedosos, y es lo que ocurre en Tristán e Isolda”, dice Lombardero sobre la importancia de esta ópera que se basa en el relato del Medioevo. Se estrena hoy a las 18.00 en el Auditorio Nacional del Sodre y tendrá funciones el miércoles 20 y viernes 22, a las 19.30, con entradas prácticamente agotadas. Las disponibles se adquieren por Tickantel y la boletería del Auditorio.

—¿De dónde viene esta puesta en escena de Tristán e Isolda que se verá en el Auditorio?

—Es una producción que estrenamos en el Teatro Municipal de Santiago en 2007 para celebrar el 150 aniversario del teatro. Y ha tenido una vida muy interesante porque desde que la estrenamos, se ha hecho en diferentes lugares del mundo. Se repuso en Chile, la hicimos en Argentina, en Praga. Es la sexta reposición de esta ópera que en su momento fue muy experimental, porque es de las primeras producciones enteramente virtuales.

—¿Qué es una ópera virtual?

—La escenografía de esta ópera es virtual; no es mapping porque no hay elementos para mappear, es escenografía virtual. No hay nada en el escenario salvo proyección y luz. Se ha equipado al teatro con tecnología de última generación. Y el teatro ha quedado equipado para el futuro.

Tristán e Isolda no es desconocida para usted, que la protagonizó cuando fue barítono. ¿Cómo es volver a una ópera que ha hecho mucho?

Tristán e Isolda es una ópera absolutamente inabarcable. Es la sexta vez que la hago y canté en tres producciones, y siempre le encuentro cosas. Porque Tristán e Isolda es más que una ópera: es una de esas obras que trascienden más allá del género del que son. Forman parte, aunque no lo creamos, del imaginario cultural.

"'Tristán e Isolda' es más que una ópera: es una de esas obras que trascienden más allá del género del que son"

Marcelo LombarderoDirector

—¿Por qué?

—Porque la construcción dramático musical que hace Wagner en esta obra va a ser importante en todo lo que va a venir después, en términos musicales, teatrales y de narración. En principio, porque Wagner lleva la tonalidad hasta el final; es como que a partir de la tonalidad como se la conocía en ese momento, no se podía hacer más. Por eso se considera que el siglo XX en la música comienza con el tercer acto de Tristán e Isolda, o sea 40 años antes. También en la manera de narrar y contar. Wagner lo que hace es agregarle a la música un concepto narrativo; la música narra estados de ánimo, psicología y le da al espectador el estado de ánimo del personaje.

—Es lo que Wagner llamaba la acción lírica.

—Sí, que viene a ser lo opuesto a la acción dramática, lo que se cuenta a través de la interpretación. En Tristán e Isolda, la acción está en lo que se dice y también en la música.

—Usted viene de una familia de artistas vinculados a la ópera, ¿siente que su vida ha estado marcada en esa línea?

—No lo sé. Tuve otras vidas y tengo otros intereses, pero desde chico estuve marcado por el teatro musical y la ópera. Pero por el teatro en general. Y la ópera ha sido mi forma de expresión hasta ahora. También he empezado a dirigir teatro de prosa.

—La semana pasada recibió el premio ACE a mejor director.

—Sí, por Colaboración y Tomar partido. Es un enorme reconocimiento y un momento particular, porque he sido reconocido como director de teatro cuando vengo del teatro de ópera. Además, con un texto tan complejo como el que hice en el San Martín. Esta semana recibo el Konex de Platino.

—También fue director, hasta este año, de la Ópera de Cámara en el Teatro Colón.

—Sí, dejé mi cargo este año porque no estoy de acuerdo con la política artística del Teatro Colón. Son coyunturas. Estoy muy contento de estar aquí haciendo este Tristán e Isolda.

"Dejé mi cargo este año porque no estoy de acuerdo con la política artística del Teatro Colón"

Marcelo LombarderoDirector

—Leí que su puesta de Lady Macbeth de Mtsensk fue plagiada en París.

—No me gusta hablar de plagios. Me gusta hablar de homenajes en vida, y además, hoy no se puede hablar de plagios.

—¿Por qué no?

—Porque las ideas son ideas y uno se nutre generalmente de otras visiones, con lo cual uno siempre está mirando a otro y viendo qué está haciendo el otro, y en consecuencia acciona. En este caso lo que me sorprendió fue el concepto plástico. Una obra que habla de algo específico y que uno lo puede hacer de las maneras que quiera, y encontré una resolución; y ver esa resolución calcada en otro escenario, me llamó la atención. Sobre todo porque hoy se conoce y todo está al alcance. Igual, para mí es un honor que la ópera de París me homenajee.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)