LANZAMIENTO

"Isla de Encanta", el programa de radio que se volvió disco con Pedro Dalton e invitados

Se acaba de lanzar un vinilo con las versiones registradas en "Isla de Encanta", el programa que Nelson Barceló tiene con Dalton en Emisora del Sur

Orlando Fernández, Nelson Barceló y Pedro Dalton en "Isla de Encanta". Foto: Micha Faroppa
Orlando Fernández, Nelson Barceló y Pedro Dalton en "Isla de Encanta". Foto: Micha Faroppa

La música fue el elemento que conectó al periodista Nelson Barceló y al cantante y compositor Pedro Dalton, y la música fue la que los llevó a hacer Isla de Encanta, un programa radial que va sábados y domingos a las 18.00 por Emisora del Sur, y que además de charlas y entrevistas con artistas, tiene, claro, la música. Dalton ha versionado a lo largo de esta temporada, un montón de canciones propias y ajenas con los visitantes que han ido a “la isla”, y naturalmente, tanto él como Barceló sintieron que había que hacer algo más con esas interpretaciones únicas que allí habían surgido.

Ese es, entonces, el proceso previo a Isla de Encanta, este disco que acaba de ser editado en vinilo (hubo una primera tanda; en diciembre aparecerá el resto), y que además está disponible en plataformas digitales. El vinilo tiene más encanto, pero cualquier forma de abordar este material es buena.

La selección de canciones que integraron este disco corresponde a la primera temporada, y cuenta con rarezas, presencias internacionales y unas cuantas mujeres, gesto que, en tiempos de lucha por la cuota de género en festivales y demás eventos culturales (y en cualquier ámbito de la vida), se celebra y se reconoce.

La primera mitad del álbum, el lado A, tiene una actitud más rockera y visceral. Eso incluye por ejemplo a “De desesperados” a dúo con Mandrake Wolf, con un encare bien aguerrido; “El indio negro que curó a Jesús”, de Hotel Paradise y hecha a dos voces entre Dalton y Matías Singer de Los Nuevos Creyentes, con una introducción a capella que rompe la original; y “Jodidos heladeros”, un tema perdido de los Buenos Muchachos, con Marcos Motosierra tocando la guitarra para el público casi que por primera vez. Esa es una de las “rarezas” del disco; otra es la versión completamente deformada de “Si Barre”, también de los Buenos, a cargo de Lucía Trentini y que cierra el álbum.

Esa de Trentini ya está en el lado B, claro, que es más emocional o introspectivo, y toca fibras un poco más íntimas. Allí aparece “Por ejemplo”, en la que Fernando Cabrera toma el rol que Eduardo Mateo ocupó en el registro original; también una muy delicada lectura de “Secta de las dos lunas” de Alucinaciones en Familia, con participación de Pau O’ Bianchi; y “Ego y distorsión” de la banda argentina Tobogán Andaluz, cantada solo por Dalton y con guitarras de Federico Morosini de Julen y la Gente Sola.

La selección fina de Barceló para este disco, da como resultado un abanico que muestra que hay si las canciones son buenas, hay infinitas formas de darles vida, y para eso no se precisa más que la intención, unas voces y alguna guitarra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)