EN TEATRO SOLÍS

Guitarras montevideanas: diez guitarristas tras el legado de Zitarrosa

Julio Cobelli y Eduardo Toto Méndez al frente de un grupo de diez guitarras que rescata lo mejor de la música popular uruguaya

Guitarras montevideanas
Guitarras montevideanas, con un repertorio de Gardel a Zitarrosa. Foto: Darwin Borrelli

"Memoria, oficio y hacer caso”, dice el virtuoso guitarrista Julio Cobelli, para describir qué tienen que tener los guitarristas de Guitarras montevideanas para poder tocar con tanta precisión. Y agrega: “Después que sabés cómo hacerlo, soltate y hacé todo lo que quieras”. Es con esa mezcla de rigor y espontaneidad que funciona este grupo de diez músicos, compuesto por una selección de los mejores guitarristas del país.

El jueves 13 de febrero a las 21.00 estarán en el escenario mayor del Teatro Solís (Tickantel, de $ 500 a $ 800), y para ir calentando las manos, ayer de mañana en Plaza Fabini hicieron un breve show abierto al público, cautivando con un programa que va desde viejos valses como Palomita blanca, del repertorio gardeliano, hasta lo mejor y más conocido de Alfredo Zitarrosa. Y por supuesto, La Cumparsita, en una versión bastante compleja. “La más difícil que tocamos es La Cumparsita, que la fueron puliendo, y es un cañón. Hay que estudiarla bien porque es brava, pero es una de las partes más lindas del espectáculo”, comentó a El País Nicolás Ibarburu, uno de los representantes de las generaciones más jóvenes del grupo.

Julio Cobelli y Toto Méndez
Julio Cobelli y Toto Méndez, al frente de Guitarras montevideanas. Foto: Darwin Borrelli

Realmente impresiona escuchar diez guitarras bien tocadas al unísono, que le dan una potencia enorme a los ritmos criollos, causando a la vez un impacto visual y musical. “Se podría decir que la milonga es el rey de los géneros que tocamos. También por Alfredo Zitarrosa, que fue uno de los reyes de la milonga. La chamarrita también la tenemos muy presente, y además tocamos valsecitos, tango, gato. Pero la milonga es el género que nos representa: la guitarra uruguaya se destacó en la milonga”, reflexiona Ibarburu.

Guitarras montevideanas
Guitarras montevideanas, se presentará en el escenario principal del Solís. Foto: Darwin Borrelli

Julio Cobelli y Eduardo “Toto” Méndez son como los directores de la orquesta, que tiene en sus filas músicos de primer nivel: Hilario Pérez, Ledo Urrutia, Alfredo Sadi, Guzmán Mendaro, Nicolás Ibarburu, Andrés “Poly” Rodríguez, Oscar Pimienta y Henry Hernández. Ellos tocan ubicados como en arco, para poder verse, y comunicarse a través de gestos y miradas. Y además, generan un clima como informal, de humor, con cruces de bromas y comentarios divertidos. Saben dar espectáculo.

Guzmán Mendaro
Guzmán Mendaro y Toto Méndez. Foto: Darwin Borrelli

“En Uruguay hay una escuela de guitarra conocida que es la clásica, con grandes exponentes. Pero ha quedado algo relegada la escuela guitarrística popular. Y nosotros somos de alguna manera herederos de ella, conocemos sus códigos, ese toque de la guitarra criolla. Acá tenemos también músicos más jóvenes, que vienen del rock. Y empiezan a entender las claves de las guitarras criollas, que vienen de tiendas milongueras y tangueras. Que tiene un pulso diferente, otra sensibilidad, otro toque”, explica “Toto” Méndez, uno de los músicos de Guitarras montevideanas que trabajó junto a Zitarrosa, es decir, que viene de la mejor escuela de la milonga.

Guitarras montevideanas
Guitarras montevideanas, al rescate de una forma uruguaya de tocar. Foto: Darwin Borelli

“Esto es como una orquesta. Vos vas a escuchar a la Filarmónica, y hay cuerdas. Esto es igual. Zitarrosa decía que las cuatro guitarras éramos su pequeña orquesta. Y acá lo que hicimos fue integrar más guitarras. En El violín de Becho, por ejemplo, hacemos la melodía y elegimos previamente que Hilario improvise un pedacito, y Julio Cobelli otro. Organizar siempre hay que organizar. Y los gurises jóvenes dejan eso un poco más en la cabeza de los veteranos: con Julio resolvemos muchas de esas cosas, porque nos conocemos mucho y tocamos hace muchos años juntos”, cuenta Méndez.

Guitarras montevideanas
Guitarras montevideanas, ayer en Plaza del Entrevero. Foto: Darwin Borrelli

Para la próxima fecha del Solís harán unos 16 temas, pero tienen mucho más. Hay varios temas que son las diez guitarras, hay otros a cuarteto, y un par de cosas que van a tocar Cobelli y Méndez, a quienes Ibarburu define como “los pesos pesados” de Guitarras montevideanas. “Creo que tenemos un sentir en común, una mística. Julio, Hilario, El Toto lo sintieron con los referentes que tuvieron, y que ahora lo transmiten a los que somos de las generaciones más jóvenes. Es un sentir por la guitarra. Y el liderazgo de Julio y El Toto, que son los Tabáres de este equipo. Hay un sentimiento que nos une”, analiza Ibarburu, y señala que si bien la protagonista es la guitarra, a veces el público suma su canto, en las canciones más conocidas.

Guzmán Mendaro
Guzmán Mendaro, Guitarras montevideanas. Foto: Darwin Borrelli

“Hace muchos años atrás, entre los grupos de guitarras había competencia. Con los años, ese tipo de cosas se dejaron de lado. Hoy se comparte más, porque estamos en el mismo tránsito. Los jóvenes que están con nosotros preguntan, y nosotros no nos guardamos nada”, describe Méndez.

Y remata: “Zitarrosa fue de los primeros que empezó a presentar a sus guitarristas al público. Él era muy exigente. Pero yo entendí que Zitarrosa llegó a ser Alfredo Zitarrosa, porque tenía un convencimiento de lo que hacía, y una ferocidad, en cuestionarse a sí mismo, y a sus guitarristas. Había que tener la cabeza rápida para tocar con él. Y en Guitarras montevideanas también tocamos todos vestidos de negro, como con Zitarrosa. Pero sin la corbata”.

repertorio

Entre comentarios, anécdotas e historias

Guitarras montevideanas surge de la unión de los mas reconocidos guitarristas de esta forma de cuarteto. Y a su vez es un homenaje a la trayectoria de cuatro guitarristas emblemáticos (Hilario Pérez, Alfredo Sadi, Toto Méndez y Julio Cobelli), cuatro guitarristas históricos del Uruguay, que si bien todos han tocado junto a Zitarrosa en distintos momentos, nunca se habían juntado en una misma formación. Pero a su vez es un encuentro generacional, con la presencia de Guzman Mendaro, Andrés "Poly" Rodríguez y Nicolás Ibarburu.
El complemento lo conforman tres guitarras solistas, de amplia trayectoria en la música y el canto popular uruguayo, Ledo Urrutia, (guitarra y voz), Oscar Pimineta (segunda guitarra) y Henry Hernández (guitarrón).
El espectáculo busca tener un tono de homenaje, por lo que cada tema interpretado, tiene un comentario, una anécdota, una historia. De comienzo a fin, se repasa la historia de la guitarra popular en el Uruguay, a medida que se evocan a figuras como Carlos Gardel, Amalia de la Vega, Alberto Mastra, Mario Nuñez, Alfredo Zitarrosa, entre otros. El repertorio toma el espíritu de la canción criolla uruguaya, a través de el gato, el vals criollo y la milonga campera; y lo mas sofisticado del tango y la milonga ciudadana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados