ENTREVISTA

Daniela Beracochea: de dibujar "Lara descubre el mundo" a lucirse en el exterior

La ilustradora uruguaya se encargó de las imágenes del coleccionable que publica El País y fue seleccionada para prestigiosa feria de Bolonia

Daniela Beracochea. Foto: Daniela Beracochea
Daniela Beracochea. Foto: Daniela Beracochea

"Todos los proyectos pueden ser tentadores, pero algo te atrapa o entusiasma y vas ahí. Luego hay un enamoramiento para poder, en el trabajo creativo, ir encontrando o buscando esos guiños”, dice la ilustradora Daniela Beracochea a El País.

Esa visión aplica para sus múltiples y diferentes trabajos y aplica, claro, para Lara descubre el mundo, la colección de libros de Magdalena Helguera (Editorial Planeta) que ahora relanzó El País, con nueve títulos inéditos más tres ya publicados.

En este caso, a Beracochea la propuesta de hacer Lara... le llegó cuando estaba embarazada, y de alguna manera pudo acompasar el proceso creativo con su propio proceso vital y el crecimiento de su hijo León, hoy de dos años y medio. “Fue repasar mi infancia, ir creciendo con León”, apunta.

Beracochea se formó en la Escuela Nacional de Bellas Artes, entre otros talleres, y además de ilustradora es diseñadora gráfica. “Amo dibujar, amo crear mundos y personajes. Sumergirme en las témperas, lápices y papeles, manchar todo y encontrar algo que decir, algo que decirme”, se presenta a sí misma en su propio sitio web.

Portada de "Lara y las nubes" del coleccionable "Lara descubre el mundo"
Portada de "Lara y las nubes" del coleccionable "Lara descubre el mundo"

A El País le agrega que se siente una persona “dibujorrágica”, que disfruta del enchastre, de un proceso analógico que podría considerarse más artesanal. En el caso de Lara descubre el mundo, tuvo que adaptar ese impulso inicial a las herramientas digitales, por el tipo de características que le insumía un proyecto de inmediatez y largo aliento.

Beracochea nunca había trabajado, hasta Lara, con un personaje que se repitiera en varias entregas de un libro. “Me generaba mucha ansiedad hacer tantos libros, pensar en una colección con un personaje que se repetía tantas veces me agobiaba, y fue todo un desafío”, admite.

El resultado final es un trabajo más que logrado. Con sus líneas y colores le puso cara y le diseñó el mundo a la protagonista de esta aventura, que a lo largo de varios tomos busca, junto a su familia, respuestas a dudas cotidianas relacionadas a la vida y la naturaleza, entre otros asuntos. Pensados para la primera infancia, estos 12 tomos que publica El País se venden los domingos (cupón + $150), y se pueden solicitar también al teléfono 29004141 o vía web.

Beracochea dibujó en función de los textos de Magdalena Helguera, con quien tuvo un largo proceso de intercambio y de, comenta entre risas, negociaciones. “Hay un ida y vuelta todo el tiempo, pero el fin es que cada libro tenga su desarrollo, su parte y cada historia tiene su desafío. Y lo más importante es termine dando un buen mensaje para niños y niñas, y que sea algo disfrutable para la familia, para ese encuentro de la lectura. Teníamos ese enfoque, por más de que hay acuerdos y desacuerdos. Yo prendí más de los desencuentros que de lo otro”.

Para Daniela, lo único no negociable es el discurso: el límite se marca cuando aparecen valores, ideas o conceptos con los que no comulga. Para el resto, siempre hay consenso.

presente

La actualidad y los reconocimientos

Daniela Beracochea diseña para la banda Cuatro Pesos de Propina (tiene el arte de un nuevo álbum por delante); ilustra para prendas de ropa, objetos y merchandising; incursiona cada vez más en el mundo del tatuaje y se proyecta un libro de autoría integral, con sus textos e imágenes.

“A mí me pinchás un poquito y enseguida me entusiasmo”, comenta. “La ilustración ya es una forma de expresarme constantemente, no concibo mi vida sin estar dibujando o escribiendo. Y si estás con esa lámpara prendida, todo te inspira”.

La maternidad, esa que atravesó el proceso de Lara..., le inspiró la serie de dibujos Lobas por la que acaba de ser seleccionada para participar en la prestigiosa Feria del libro infantil de Bolonia a realizarse este año. Es un evento internacional y masivo, que luego girará por diferentes países.

“Es como una palmadita en la espalda, y es lindo”, dice la única uruguaya elegida entre unos 3000 postulantes. “A ese concurso me había presentado, fácil, cinco veces, y quedé ahora, y es un jurado recontra conocido y al que le valorás su trayectoria que te dice: está bueno lo que estás haciendo. Es eso, no más, porque todos sabemos que lo que hace la diferencia es seguir metiéndole y ser consecuente y sincero con tu trabajo”.

En ese sentido, Beracochea asegura que a pesar de las dudas es “una tipa bastante decidida”, y que una vez que resolvió abocarse al arte ya no hubo vuelta atrás. Ahora ya reconoce marcas propias de su trabajo, pero pensar en un estilo personal le genera conflicto, porque siente que está “en un proceso eterno” de búsqueda.

“Yo nunca me sentí una virtuosa del dibujo o la pintura; realmente, de chiquita le copiaba los dibujos a mi hermano. O en Bellas Artes nunca pude, en una clase, dibujar algo que esté bueno”, asegura. “Me parece que es insistir en algo. Si hubiese insistido en Matemática, que también me gustaba, quizás hubiese sido una buena profe, no sé. Pero insistí en el dibujo. Yo dudo, tengo un montón de inseguridades, pero indagué qué me daba esto y fui encontrando placer, devolución, crecimiento, y por eso sigo. En eso, mi pareja, mi familia, mis amigas y colegas son un pilar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error