ENTREVISTA

Coco Rivero: "Este es el último año que sale la comparsa Tronar de Tambores"

El director artístico de la comparsa habló con El País sobre cómo afectó el fallecimiento de Kanela sobre esta temporada carnavalera

Coco Rivero
Coco Rivero, al frente de Tronar de tambores, luego del fallecimiento de Kanela. Foto: El País

La noche de hoy en el Teatro de Verano tendrá un sentimiento especial. Tronar de Tambores, la comparsa del histórico Julio Kanela Sosa, saldrá al escenario a las 21.00, en su primera participación en la Primera Rueda del Concurso Oficial, y la ausencia de ese gran artista del carnaval, fallecido a fines del año pasado, marcará sin duda una nota emotiva en la velada. Coco Rivero, director artístico y encargado de la puesta en escena de la agrupación, habló con El País y contó cómo es salir a escena sin Kanela, y toda la situación que vive esa comparsa, haciendo frente a un carnaval con un grupo que perdió su primera figura cuando ya se encontraban en la recta final en la creación de Ser o no ser, el espectáculo que Tronar preparó para esta temporada carnavalera.

“Estoy con un carnaval un poquito ajetreado de más, pero feliz. Estoy de vuelta como director artístico de la comparsa de Kanela, con la diferencia grande que al no estar más él, toda la parte artística, que él realizaba como líder del grupo, ha recaído en José Luis Colo Brun, que era su mano derecha, y en mí. Eso cambió todo: la forma de encarar, los tiempos, la energía. Todo cambió bastante porque nos obliga a resolver cosas, que antes resolvía Julio. Y una de las centrales es la económica. Kanela tenía la capacidad de poder llamar gente, personas que lo conocían y lo respetaban, y a partir de ahí poder solucionar cuestiones financieras de un conjunto de comparsas, que demandan mucha plata. Nosotros la estamos remando, desde nuestro conocimiento, pero no desde esa proximidad que tenía Kanela con ese aspecto del medio. Y eso nos cambió bastante las reglas del juego”, explica Coco Rivero, un galardonado director de teatro, profesor de actuación, y un hombre de carnaval de larga trayectoria.

Tronar de tambores
Tronar de tambores, en ensayo. Foto: Darwin Borrelli

-Tronar de Tambores este año tiene un homenaje a Kanela. ¿Eso le da un toque melancólico?

-El final del espectáculo es un homenaje a él, pero va a ser cero melancolía. Todo el espectáculo es de una felicidad continua, con candombes muy para arriba. Y el homenaje es una canción para él, una especie de candombe rock, que habla de él. El espectáculo no dice nada de Kanela salvo en el final. No hay otro grupo de carnaval que le pueda hacer una despedida a Julio que su propia comparsa. Y se la hacemos, a todo rock y candombe.

-¿Cómo fue tu vínculo con Kanela?

-Yo en los últimos 14 años, laburé con él en casi todos sus espectáculos, salvo un par de años, que nos tomamos una licencia mutua, uno del otro. Un vínculo artístico de esa dimensión no te pasa tanto, no estás por lo general tanto tiempo trabajando con alguien. Y desde el punto de vista humano, siempre hubo un cariño enorme, formando parte de su círculo cercano. No tenerlo ahora, es un viaje difícil. Para mí implica una pérdida personal fuerte. 

Tronar de tambores
Tronar de tambores: un homenaje a Kanela. Foto: Darwin Borrelli

-¿Cuál fue la clave del éxito de Kanela?

-La verdad, uno intenta tratar de entender eso, cuando ves a alguien que por sí solo mueve tanto, y genera toda eso cosa como bipolar que generaba él, de amores y odios tan marcados. Yo no logro entender la clave de su éxito, hay algo incomprensible, imposible de medir. Y más si uno piensa que él se convirtió en Kanela, en una época en la que no había redes sociales. Hay algo del mano a mano, del boca a boca, que lo hizo ser quien fue. Hay un factor muy particular, muy especial, que era muy de él. Un ser incopiable. Serían muchas cosas las que están en juego, para poder encontrar una respuesta a lo que era Julio. Por todo lo que implicaba. Por todo lo que movía.

-Y los aplausos que cosechaba.

-Sí, yo nunca vi a nadie como él, en ningún hecho artístico, desde los más encumbrados a los más populares, que por su sola presencia, convocara tantos aplausos. Eso no lo logra cualquiera. Todos los demás mortales tenemos que trabajar mucho para recibir un aplauso. Él lograba aplausos con su sola aparición. En carnaval, por las reglas, tenés un tiempo específico para cada espectáculo. Y con Julio, yo tenía que calcular que iba a haber un minuto de aplausos, que no los podía utilizar para el espectáculo en sí. Imaginate: es una cosa muy extraña tener que armar un espectáculo, contando el tiempo de los aplausos.

Julio Kanela Sosa
Julio Kanela Sosa, recibirá un homenaje de Tronar de Tambores, su comparsa. Foto: El País

-También eso tiene que ver con que Kanela tenía una imagen inconfundible.

-Totalmente. Que además él había construido eso. Él colaboró fuertemente a generar su grifa, su marca. Él trabajó para ser único, inconfundible. No creo que haya sido algo inconsciente. Él tuvo bien claro quién era, y qué quería para él. Muchas de las fichas de conocerlo me bajaron ahora, cuando fuimos a tirar las cenizas a su pueblo natal. Salir de ahí, hace 70 años, con una valijita, con su ropa, un bombachudo y sus botas, era la nada mismo. Y él construyó todo esto que nosotros hablamos y conocemos, de la nada mismo. Pasamos por la escuela a la que fue, por la iglesia, y uno se imaginaba que ese lugar, hace 70 años, habría sido medio un páramo. Yendo a tirar sus cenizas, me cerraron muchas cosas.

-¿Cómo describirías el espectáculo de este año?


-Se empezó a gestar el año pasado, cuando estábamos haciendo carnaval. Creo que tiene algo de esa cosa políticamente incorrecta que tenía Kanela, y que a mí también me gusta, de instalar debates desde lo artístico. Y empezamos a hablar de la diversidad. Y a partir de ahí llegamos a Hamlet, al ser o no ser, de Shakespeare. El espectáculo trata de lo compleja y maravillosa que es la existencia. Y que ser uno mismo, no importa cómo, es difícil. Y que para unos es más difícil que para otros. Cada uno tiene sus batallas.

Julio Kanela Sosa
Kanela y Tronar de Tambores, un merecido homenaje. Foto: El País

-También estás trabajando con La Gran Muñeca.

-Estoy haciendo la puesta en escena. Es una experiencia diferentes a la que he transitado en los últimos años como director artístico. Es complejo trabajar en la puesta cuando hay un director artístico, o sea que es un lugar que estoy experimentando. Que es nuevo para mí. Trabajo la parte de los movimientos, la coreografía. Es más de resolución que de creación. Es un grupo joven, con un discurso súper interesante.

-En el homenaje le cantás un tema a Kanela.


-Sí, nosotros teníamos el espectáculo totalmente escrito, y Julio muere el 28 de diciembre, y yo luego de eso compuse un tema para él, y subo a cantarlo. Era muy personal como para dárselo a cantar a otro. Y está escrito para una voz muy cascada. Yo estoy todo el espectáculo haciendo las luces, y solo me subo para cantar esa canción. 

Tronar de tambores
Tronar de Tambores, ensayando en una temporada muy especial. Foto: Darwin Borrelli

-¿Se pensó en no salir este año por la muerte de Kanela?

-Sí. Desde el día que murió Julio, hasta el 3 de enero, no hablamos de salir o no salir. Recién se resolvió salir, como por el 5 de enero. Y enseguida de eso, le compuse el tema. Era muy difícil no salir, por la fecha en que falleció Julio. Y estaba todo el espectáculo armado. Si no lo hacíamos, quedaban más de 200 personas en banda. No podíamos dejar a tanta gente sin nada. Y entre todos se resolvió salir, con todo lo que eso implicaba. Este claramente es el último año que sale la comparsa Tronar de Tambores. Es muy difícil poder sustentar desde lo económico un espectáculo de comparsa. Estamos hablando de cerca de tres millones de pesos. Es mucha plata. Es mucha plata, por más que después, con los premios, los tablados, con las llamadas, con esponsors, uno puede empatar esa plata. Pero es muy difícil salir sin el respaldo que tenía Kanela ante cualquier eventualidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados