Evento

¿Cómo es "The Eddy", la serie del director de "La La Land", que Netflix estrena el viernes?

El primer proyecto de Damien Chazelle para la plataforma es una historia de jazz en una París lejos de las postales turísiticas.

The Eddy
"The Eddy", lo nuevo de Damien Chazelle, un director jazzero

Damien Chazelle, entre otros méritos, tiene el de ser el director más joven en ganar el Oscar en su rubro: tenía 31 años cuando se llevó el premio de la Academia por La La Land.

Aunque solo dirige los dos primeros episodios, The Eddy, que se estrena este viernes en Netflix es un proyecto de Chazelle. Tiene su impronta porque es una serie musical que romantiza una ciudad: si antes fue Los Angeles ahora es París.

Allí, la serie desarrolla la historia de una banda de jazz y cada uno de los ocho episodios está dedicado a uno de los protagonistas. Sin embargo mucho gira alrededor de Elliot Udo (André Holland, el de Luz de luna), un ilustre pianista que se retiró tras la muerte de su hijo y sobrevive hace años en París e intenta atravesar un divorcio.

Como una manera de sobrellevar la cosa decide reflotar un club de jazz -el The Eddy del título- pero la suerte (y el público) no parecen acompañarlos y el socio (Tahar Rahim, el de Un profeta) tiene cosas como para desconfiar. Además su hija viene a visitarlo desde Nueva York y está la relación con Maja (Joanna Kulig, la polaca de Cold War) su novia intermitente y cantante oficial del boliche. Los problemas parecen acumularse.

Basada en un libreto del veterano y eficiente Jack Thorne (quien ha ganado un montón de premios con series como National Treasure)y con música de Glen Ballard (el productor entre otros exitazos del Jagged Little Pill de Alanis Morrisette) y Randy Kerber, The Eddy, cierra una trilogía centrada en el jazz de Chazelle. La inició con Whiplash: música y obsesión y La La Land, una historia de amor, las dos centradas en músicos y a las que habría que agregar su debut, Guy and Madeline on a Park Bench, una jazzística historia de amor en blanco y negro.

Su última película, El primer hombre en la luna, había sido un intento por alejarse del universo al que ahora vuelve. No estaba nada mal.

Además de Chazelle, los episodios los dirigen Alan Poul (cocreador del proyecto y que filmó algunos capítulos de Westworld), Laïla Marrakchi (Marseille) y Houda Benyamina (Divines). Los capítulos duran algo más de una hora dándole a cada uno un porte cinematográfico

A diferencia de la Ciudad Luz turística que Woody Allen mostró en Medianoche en París o fantasiosa que Stanley Donen pintó en La Cenicienta en París, el París de Chazelle es la ciudad cosmopolita, vibrante, caótica que queda lejos de las postales. El director vivió más de la mitad de su vida allí y lo que intenta es mostrar la otra cara de una ciudad que tiende, cinematográficamente, al lugar común.

Para eso, al menos en los capítulos que dirige, le imprime un ritmo de cámara en mano que, dicen, lo emparenta con la nouvelle vague, otro invento parisino. En el tráiler ya se podía ver algo de ese nervio.

Suena interesante. Un director con Oscar se mete en una miniserie para Netflix que hace hincapié en la música tanto como en la historia. Chazelle , ha demostrado un ojo para los personajes y otro para darle protagonismo a los escenarios. Su París, sin embargo, no es el Los Angeles brilloso de La La Land. Acá hay otros colores, aunque el jazz siempre está.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados