Entrevista

Shyamalan pasó de "El sexto sentido" a "Glass" sin que le divierta hacer películas

Una charla con el director de algunos de los grandes éxitos y fracasos de Hollywood sobre su trilogía con Bruce Willis y Samuel L. Jackson, su carrera y si es cierto que quiere hacer una de "Star Wars"

Shyamalan
M. Night Shyamalan, un director independiente que encontró su premio

Cuando le pregunté a M. Night Shyamalan cuál era la vuelta tuerca más grande de su propia vida, se detuvo y lo pensó con cuidado.

Shyamalan, cuyo nombre ha sido sinónimo de vuelta de tuerca desde la revelación que supuso, en 1999, El sexto sentido, dice que fue haber completado el círculo: estar haciendo, en su natal de Filadelfia, los tipos de thrillers que llevó a que en 2002, Newsweek lo etiquetara como “el próximo Spielberg”.

“Todo lo que quiero hacer es hacer thrillers”, dijo Shyamalan, de 48 años. Después de años dedicados a hacer otra clase de películas, agregó, regresar a lo que más amaba le provocó una revelación: “Wow, tenía todo lo que quería desde el comienzo”.

Corresponde, entonces, que Glass, —que se estrenó este jueves en Uruguay y el mundo— complete otro tipo de círculo. Aprovechando el impulso del éxito de Fragmentado (2017), la película concluye una trilogía de superhéroes que comenzó en 2000 con El protegido, una historia sombría y deliberada que apareció, quizás, demasiado pronto.

La sabiduría popular sostuvo entonces que una historia de superhéroes original no se vendería, y Shyamalan dijo que Disney, que produjo El protegido, lo alentó a no comercializarlo como una película de cómic, una estrategia hoy impensable. (Como un avance de lo que se vendría, X-Men, estrenada ese mismo año, recaudó casi 300 millones de dólares). El protector ganó dinero, pero no llegó a los niveles de El sexto sentido y no repercutió como esperaba Shyamalan.

Glass
Vea el tráiler de "Glass", la nueva de M.Night Shyamalan que se estrenó este jueves

Aun así, sus instintos fueron finalmente validados: los superhéroes se volvieron el paradigma, y El protegido, que tuvo el favor de los críticos, armó una base de seguidores leales a lo largo de los años, sobre todo en ambientes tipo Comic Con. Luego Shyamalan sorprendió a los fanáticos con Fragmentado: una secuela de suspenso y terror protagonizada por James McAvoy que recaudó más de 278 millones de dólares a partir de un presupuesto de nueve millones. Después de una serie de fallas críticas, incluyendo El último maestro del aire, El fin de los tiempos y Después de la Tierra, se empezó a hablar de una resurrección.

Ese impulso también presionó a Glass que —con su presupuesto de 20 millones de dólares y su guion extenso— fue, dijo Shyamalan, la película más dura que ha hecho. Desde Europa, habló sobre la película, aportó ideas sobre el universo El protegido, y sobre si alguna vez dirigiría una película de Star Wars.

—Cuando creó El protegido, el mercado de las películas de superhéroes no era el de hoy. ¿Qué opina que Hollywood sea tan generoso con ellos ahora?

—Tiene sentido. Me alegra haber sido un pionero y haber dicho: “Oye, hagamos una película de cómics, una película sobre cómics”. Y que todos me dijeran: “Es un mercado muy de nicho. No es comercial porque la gente común no va a ver esa clase de películas”. Y ahora, está en todos los lados. Lo entiendo. Es una mitología que empodera a las persona. Habla de dioses entre nosotros. Se trata, esencialmente de historias de personas normales que se convierten en dioses.

—Parte del relato que rodea Los huéspedes y Fragmentado los  caracterizan como resurgimientos de su carrera. ¿Eso fue frustrante?

—No, este viaje no se trata en realidad de lo que otros dicen sobre uno. Eso no es posible porque eso te quita el poder. No es ahí donde debiera estar tu energía. Tu energía debe estar en las cosas que puedes controlar. Y como escritor, tienes control sobre un montón de asuntos.

—Tras el estreno de El protegido, habló sobre cómo no pudo conectar con la audiencia como pretendía. ¿Cree que hoy sería diferente?

—Sí, le habría ido mejor ahora. Le habría ido incluso mejor si la hubiéramos anunciado como una película de cómics.

—El protegido y Fragmentado tuvieron tonos bien diferentes. Una era de cómics y la otra de terror. ¿Cómo las unió en Glass?

—Pensalo así: el tono de El protegido coincide con su protagonista, David Dunn (Bruce Willis), que tiene una suerte de epifanía sombría, introspectiva y progresiva. Después tenemos al protagonista de Fragmentado, un personaje cinético y pirotécnico que es violento, aterrador, divertido y extraño, además de amenazador. Tiene el tono de una película de suspenso muy oscura, casi de terror, así que coincide con su protagonista. Y Glass representa a su personaje principal, el señor Glass (Samuel L. Jackson). Es muy filosófico y juega una partida de ajedrez, además de tener una sonrisa muy irónica. Espero que cada película represente a su protagonista.

"Espero que cada película represente a su protagonista"

—El personaje de James McAvoy en Fragmentado y Glass, secuestra a adolescentes y ocasionalmente los come. En Fragmentado, algunas de las escenas son bastante feas. ¿Cómo se le ocurren esas cosas?

—Tuve más ganas de hacer cosas más impactantes y de contraponerlo a la emoción o el humor de una secuencia. Es gracioso: siento que los tonos que me interesaban, cuando pensaba en la trilogía, son más apropiados en el cine ahora que en 1999. Estoy del lado de mis personajes. Realmente me dedico a ellos. Pueden hacer algo horrible, pero en general, soy partidario y muy comprensivo del lugar del que vienen, por qué tienen este comportamiento y de dónde viene el trauma. En Glass, a medida que avanza la historia, uno puede sentir empatía por los personajes.

—Cuando estaba haciendo Fragmentado, ¿tenía una idea de cómo quería que terminara Glass?

—Sí. Tenía un par de ideas sobre dónde podría estar la costura entre ellas. Entonces, jugué con esas ideas pero realmente entre que terminé Split y se estrenó, unos cuatro meses, fue allí cuando escribí Glass me permití entrar en los detalles.

"Este viaje no se trata en realidad de lo que otros dicen sobre uno. Eso  te quita el poder. No es ahí donde debiera estar tu energía sino en las cosas que puedes controlar. Y como escritor, tienes control sobre un montón de asuntos"

—Cuando salió El protegido, dijo “Esta vez tuve más control, pero no me divertí”. ¿Se divirtió más haciendo Glass?

—No me divierto mucho haciendo mis películas. Estoy demasiado estresado todo el tiempo.

—Ha bromeado sobre dirigir una película de Star Wars. Así que seriamente: ¿le gustaría dirigir una de Star Wars?


-Oh, Dios mío. Creo que lo mejor es dedicarme a hacer películas originales y quiero mantenerme en el acento cinematográfico que sea más cómodo para mí. Hay cineastas que no encajan en el sistema y probablemente yo sea uno de ellos. La sensación de perder tu esencia, es perder la noción de quién eres. Así que creo que probablemente esa es la mejor manera de pensarlo. Pero nunca se puede decir “no” sobre el futuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)