Novedad

La nueva versión de "Mulán" en medio de críticas políticas y cinematográficas

Activistas prodemocracia de Hong Kong llamaron a un boicot para película de Disney que se estrena en China este viernes; los críticos han estado divididos en cuanto a sus virtudes

Mulan
Mulan, la nueva versión

Pasó un año desde que se estrenó el primer trailer de la versión con actores y escenarios reales de Mulán (1998). Después de varios retrasos en su estreno, como consecuencia del cierre de las salas de cine de todo el mundo, Disney anunció su estrategia al realizar estrenos en su flamante plataforma de streaming.

En uno de los momentos más críticos en la historia de la exhibición de películas, con un futuro incierto para la industria, la película se verá en gran parte del mundo directamente en Disney+. Ya se encuentra disponible, por un costo adicional, en la plataforma que llegará a Uruguay recién en noviembre.

Los resultados de este experimento podrían definir el futuro de la exhibición del cine popular. Sin embargo, es difícil medir si el impacto de la pantalla gigante y la sala oscura podrá suplantarse por la televisión en casa. Esta prueba será determinante para pensar en cómo seguirá la industria de cara a las consecuencias postpandemia.

La nueva versión, en tanto, ha generado una nueva ola de críticas por ser filmada en parte en Xinjiang, la región de China donde los musulmanes uigures han sido detenidos en campos de internamiento masivo. Varias organizaciones estatales de Xinjiang aparecieron en los créditos del filme, según publicaciones en redes sociales.

La película ya había enfrentado llamados a un boicot de los partidarios de las protestas antigubernamentales de Hong Kong después de que su estrella, Liu Yifei, dijera que respaldaba a la policía de la ciudad, criticada por su represión a manifestantes a favor de la democracia. Se estrena en China, este viernes 11.

El mes pasado, cuando Disney intensificó la promoción de la nueva película, los partidarios de las protestas de Hong Kong ungieron a Agnes Chow, una prominente activista que fue arrestada recientemente bajo la nueva ley de seguridad nacional del territorio, como su propia Mulan “real”. Las críticas a la película esta semana también apuntan a preocupaciones más amplias sobre los esfuerzos agresivos de China para asimilar a las minorías, lo que lleva a una rápida erosión cultural.

La nueva versión de Mulán, dirigida por la neozelandesa Niki Caro (Jinete de ballenas) hace una relectura del clásico de Disney que no le ha cerrado a todos.

Con colores, tejidos, pájaros y mensajes de empoderamiento femenino, Caro convierte la historia de esta guerrera que desafía las tradiciones de su pueblo y a su familia, en una fantasía oriental donde la sororidad cobra otra dimensión. Una de las escenas mejor terminadas del film, suma el medio, es el encuentro entre la bruja mala (Gong Li) y Mulán (Liu Yifei). Además destacan el humor, su tendencia a resaltar los lazos familiares y al vínculo padre-hija.

Sin embargo, no todas son buenas críticas para este film. Inkoo Kang, de The Hollywood Reporter, destaca su estética, captada en su mayoría en China y Nueva Zelanda, donde se grabó, y es durísimo con el resto del film.

“Es una película creativamente aprensiva, con una serie de trillados guiños de Disney y una enervante falta de resonancia emocional. No es de extrañar que confíe tanto en la película animada de 1998 para sus pistas musicales: la nostalgia de los fragmentos instrumentales son la única razón para sentir algo”, reza su reseña. Coincide Manohla Dargis, quien escribe en The New York Times que la película “aborda el género con más audacia que la guerra”.”La directora Caro tiende a exagerar y a distraerse; ella agita una conversación con tomas en picada desde diferentes ángulos. Si ella navega satisfactoriamente por el género es otra pregunta, una que será mejor respondida por las niñas y mujeres que anhelan más personajes que se parezcan a ellas y les hablen”.

Otros críticos se han mostrado más amables con el film, como Beth Webb, de Empire. “Mulán no es solo la mejor película de live action de Disney al día de hoy sino que también es un espectáculo deslumbrante y conmovedor”, opina la especialista.

Mulán aún no tiene fecha de estreno en América Latina, ni tampoco está claro si para poder verla habrá que pagar un plus por sobre el abono que tendrá la plataforma de streaming o si tendrá un “tradicional” paso por los cines.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados