Perfil

Hoy cumple 70 años Pedro Almodovar, el mayor director español de todos los tiempos

Un repaso a la carrera de un cineasta único que no para de trabajar, sorprender y ganar premios

Pedro Almodóvar
Pedro Almodóvar cumple 70 con película que puede ir al Oscar

Como quien no quiere la cosa, Pedro Almodóvar cumple hoy, 70 años. El peso del paso del tiempo en el mejor director español de todos los tiempos, lo ha dejado claro en Dolor y gloria, su última película y una de las más personales de una carrera que, también como quien no quiere la cosa ya pasa los 40 años.

Allí, Antonio Banderas, interpreta a Salvador Mallo, un director de cine acechado por viejos fantasmas, achaques crónicos y cuentas pendientes. La película es una de las mejores de una filmografía que incluye Oscar (Todo sobre mi madre, Hable con ella) y un reciente León de Oro en el Festival de Venecia por toda su carrera.

Después de años de formación y ser parte de la movida madrileña, Almodovar —que nació en Calzada de Calatrava, Ciudad Real, Castilla-La Mancha, el 24 de septiembre de 1949 (aunque lo celebra el 25 que fue el día en que está anotado)— construyó una obra personalísima que hasta se convirtió en un neologismo: almodovoriano.

La fórmula incluye el melodrama estadounidense de la década de 1950 (Douglas Sirk, principalmente), procesado a través del alemán Rainer Werner Fassbinder y con referencias al cine de John Waters. Pero, Almodovar siempre ha sido más que una lista de referencias: con todos esos ingredientes ha hecho un producto único y españolísimo.

Al igual que alguno de esos antecedentes, las películas de Almodóvar transcurren en un universo propio en el que abundan las mujeres de corazón frágil y entereza, hombres a punto de quebrarse y en el que poco importan tus inclinaciones de cualquier tipo.

Muchas de esas cosas ya estaban en sus primeras películas que, vistas en perspectiva, fueron forjando un lenguaje propio que se consolidó y se hizo internacional en Mujeres al borde un ataque de nervios, una comedia de enredos (basada en La voz humana de Cocteau) sobre lo femenino con Carmen Maura, Maria Barranco, Julieta Serrano y Rossy De Palma, las originales “chicas Almodovar”.

Toda una zona de su cine, precisamente, está dedicada a otras mujeres nerviosas incluyendo la enamorada Leocarda (Marisa Paredes) de La flor de mi secreto (una maravillosa combinación de bolero, melodrama y teleteatro), la sufrida Manuela (Cecilia Roth) de Todo sobre mi madre, la Raimunda (Penélope Cruz) de Volver o las Julietas (Emma Suárez y Adriana Ugarte) de, justo, Julieta.

Por otro lado, también hay hombres al borde de un ataque de nervios como el David (Javier Bardem) de Carne Trémula, Benigno (Javier Cámara) y Marco (Darío Grandinetti) en Hable con ella o el Harry Caine (Lluis Homar) de Los abrazos rotos que era un director ciego que volvía hacer una película que se parecía mucho a Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Y, además de películas inclasificables (como la notable La piel que habito) también está el propio Almodóvar como tema en una trilogía sobre directores de cine y recuerdos personales que se inició con La ley del deseo, continuó con La mala educación y se cierra con Dolor y gloria, que, una vez más podría tenerlo como protagonista de los próximos Oscar.

Defensor a ultranza del poder del cine sobre la dictadura de las plataformas de streaming, Almodovar es el último de los grandes directores europeos. Su obra, además, ha madurado en público y ha pasado de ser aquel muchacho punk a este señor canoso que, obstinadamente, sigue siendo el mismo rebelde de entonces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)