Entrevista

A los 86 años, Sophia Loren dice: “Si me gusta actuar, ¿por qué debería parar?”

La actriz está activa y viene de estrenar "La vida ante sí", de Netflix y dirigida por su hijo, Edoardo Ponti

Sophia Loren
Sophia Loren

A los 86 años, Sophia Loren sigue en activo con un estreno reciente en Netflix, La vida a mi misma, que la muestra en plena forma y recuperando algunos de sus mejores personajes en el papel de Madame Rosa, una sobreviviente de Auschwitz y su relación con un niño senegalés. Es su primera película en 10 años y la dirige Edoardo Ponti. En esta charla con The New York Times, la italiana habla de qué tipo de guiones recibe, qué le enseñó Vittorio De Sica y cómo lleva eso de ser una octogenaria.

—Empezó a hacer menos películas en 1980, siete años después del nacimiento de Edoardo y 12 años después del nacimiento de Carlo Jr., su hermano. ¿Por qué disminuyó la velocidad?

—En ese momento, me pregunté: “¿Qué quieres de la vida, Sophia?” Dije: “Quiero una buena familia”. La tenía. “Quiero dos hijos”. Los tuve. “Pero nunca los veo”. Así que me dije: “De ahora en adelante, tal vez disminuya un poco la velocidad”. Pero no paré un poco: dejé de trabajar. No porque no me encantara trabajar, era que quería saber más sobre mi familia, porque me pasaba la vida en los rodajes. Realmente me sorprendí a mí mismo al decir: “Sophia, es mejor que dejes de actuar por ahora y te pongas al día más tarde”. Dejé de hacer películas por mucho tiempo pero estaba muy feliz porque vi a mis hijos crecer, casarse y tener sus propios hijos. (Carlo Ponti, su esposo durante 50 años, murió en 2007)

—¿Qué tipo de guiones le envían ahora?

—Aún me mandan muchos guiones, pero ninguno me interpeló como lo hizo La vida ante sí. No trabajé durante casi 10 años porque quería encontrar un papel que realmente me inspirara y desafiara. Madame Rosa fue ese personaje, no solo por sus emociones diferentes y en ocasiones opuestas, sino también por el mensaje de tolerancia, amor e inclusión que expresa la película.

—A veces se describe a sí misma como una “perfeccionista”, y dado que La vida ante sí es su tercera colaboración con Edoardo, ¿se ha vuelto más fácil seguir la dirección de su hijo?

—Soy perfeccionista, pero él también. Edoardo me da seguridad. Además, nunca se da por vencido hasta que le doy lo mejor de mí. No se conforma con nada menos que eso, y sabe exactamente qué botones presionar para sacarme algo. Cuando Edoardo dice “esto es todo” después de filmar una escena, sé que mi actuación es exactamente lo que estaba esperando. Es un sentimiento maravilloso para una actriz, porque estás segura de lo que estás haciendo.

—¿Qué le enseñaron directores como Vittorio De Sica?

—De Sica me enseñó a ser fiel a mí misma y seguir mis instintos, no a la tendencia. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero eso es importante. Tenía 17 años cuando conocí a De Sica. Conocer a De Sica, fue como conocer a un santo para mí. Era el director más grande del mundo y quería verme: “Ah, eres de Nápoles. Tengo algo para ti”, me dijo y empezó mi carrera con Vittorio De Sica.

—¿Qué importancia tuvo para usted trabajar con cineastas con los que tenía una conexión personal, ya sea en la vida real o por sus películas?

—Bueno, eso no era posible cuando comencé a hacer películas en Estados Unidos. Trabajar con grandes actores estadounidenses fue una gran escuela para mí, pero también fue una experiencia totalmente extranjera. Trabajé con Cary Grant y Frank Sinatra (en Orgullo y pasión, 1957) cuando tenía 22 años, todavía una niña. En ese momento, vi las posibilidades que conllevaba trabajar en inglés, incluso en un inglés espantoso, porque no era mi idioma. Pero el sonido de la conversación y la música me es muy querido y aprendí inglés de inmediato. Pasé un tiempo maravilloso cuando hice películas estadounidenses por primera vez. Hice Deseo bajo los olmos, Te veré en mis brazos. No las recuerdo a todas.

—¿Y ahora?

—Un rol tiene que sentirse personal, porque haces tu mejor esfuerzo cuando sientes el papel en tus huesos.

—¿Sigue el cine o la televisión de ahora?

—Principalmente veo las noticias en la televisión, pero me gustó especialmente The Crown.

—En sus memorias describe su carrera como actriz como una “temporada notable del cine italiano que tuve el privilegio y el honor de experimentar de primera mano”. ¿No le interesan tanto las películas y los cineastas italianos contemporáneos?

—Ya no veo muchas películas o series, pero debo decir que es un placer ver el trabajo de Matteo Garrone y Paolo Sorrentino. ¡Y resulta que ambos son napolitanos!

—Hizo un doblaje en 2011, interpretando la voz de Mama Topolino para el doblaje italiano de Cars 2. ¿Como fue eso?

—No había visto muchas películas animadas, así que no sabía qué esperar de ese papel, pero debo decir que Cars 2 es una de las películas favoritas de mis nietos.

—¿Se considera una persona religiosa o espiritual?

—Por supuesto que lo soy. No voy a la iglesia, pero creo en Dios. Rezo en casa.

—¿Envejecer con gracia es una preocupación consciente para usted?

—Si aceptas el proceso de envejecimiento y vives en el presente, entonces envejecerás con gracia.

—¿Quieres seguir actuando?

—Si me gusta actuar, ¿por qué debería parar?

—Ha dicho que admira mucho a Daniel Day-Lewis, con quien protagonizó Nine: Una vida de pasión. Ahora que él se ha jubilado, ¿quiénes son sus actores o actrices contemporáneos favoritos?

—¡Todavía me gusta mucho, sin importar si trabaja de nuevo o no! Es un gran actor y siempre es admirable. ¡También amo a Meryl Streep! Una gran actriz.

—¿Qué consejo le daría a una joven actriz?

—No hay nada que puedas decir. Si decides que tienes que ser actriz, porque es algo que amas, entonces tienes que hacer lo que te diga tu mente, para ponerte en una situación en la que solo piensas en tu vida como actriz. Luego verás si te casas o no. La vida no es solo una cosa; son tantas cosas y, a veces incluso tantas cosas juntas.

—¿Vuelve a ver sus películas?

—Tiendo a juzgarme a mí mismo con mucha dureza, por lo que es mejor que no mire mis películas enseguida. A veces lo hago, por curiosidad, si hay una en la televisión, o tal vez con mis hijos, porque tal vez no hayan visto las cosas que hice hace mucho tiempo. Y a veces, han pasado tantos años que mirarme a mí misma es como descubrir a una persona completamente diferente. Esa es una experiencia interesante. Me gusta.

—¿Hay algunas actuaciones de las que esté especialmente orgullosa?

—Mi papel en Dos mujeres significa mucho para mí (ganó un Oscar en 1962 por esta película de De Sica en la que interpretó a una madre soltera en apuros durante la Segunda Guerra Mundial), pero también el papel que interpreté en Un día muy especial (como ama de casa fascista que se vuelve más compasiva después de enterarse de que su vecino es homosexual). Todo depende de la historia y de la perfección de grandes directores como De Sica. Me encantó trabajar con él, así como me encantan las películas que hice con Marcello Mastroianni.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados