Recuerdo

Hace 10 años se estrenaba "Red Social", la película sobre el nacimiento de Facebook

El éxito de David Fincher sobre Mark Zuckerberg está disponible en el servicio de HBO de NSNow de Nuevo Siglo; ¿cómo se ve a una década de su estreno en Uruguay?

Red Social
Red Social: Justin Timberlake y Jesse Eisenberg

Cuando se estrenó Red social (y eso en Uruguay fue el 8 de octubre de 2010, o sea hace 10 años), Facebook aún no era lo que sabría ser. Por entonces tenía 500 millones de usuarios y no había pasado de ser señalado como lo mejor que nos había pasado en la vida a ser cómplice de un amansamiento universal y hasta participar, sin querer queriendo, en un debatido ciclo electoral estadounidense.

El director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin no estaban particularmente interesados en contar los efectos de Facebook en la vida cotidiana (para eso está el documental El dilema de las redes sociales, por ejemplo), sino en entender las razones por las que alguien hace algo así de grande. De eso va Red social: Marc Zuckerberg será uno de los creadores del mundo tal como lo conocemos pero esta es una película sobre el mundo de Mark Zuckeberg.

“Es imposible tener 500 millones de amigos, sin hacer algunos enemigos”, decía el eslogan de la película. Va de eso.

Así, al igual que en El Ciudadano de Orson Welles, en Red social, lo que se intenta es entender las razones detrás de la ambición de un magnate con aires de villano cuyas decisiones afectan a miles de millones. Y al igual que aquel clásico (con quien también comparte desorden cronológico), la respuesta está en los primeros minutos aunque recién al final, solo nosotros, los espectadores, sabremos la respuesta.

Es decir, si Charles Foster Kane, el personaje de Welles, intentaba recuperar la inocencia simbolizada por el trineo barato con la inscripción Rosebud (¡perdón por el spoiler!), la revolución de las redes sociales fue por los motivo más simples y a la vez más complejos: el desprecio una muchacha y el resentimiento de clase. Es la verdadera venganza de los nerds.

La película concentra su retrato en el rompecabezas de dos audiencias de conciliación. Zuckerberg fue demandados por su primer socio, el brasileño Eduardo Saverin (Andrew Garfield) y por los gemelos Winklevoss (ambos intepretados por Armie Hammer), quienes quizás tuvieron la idea pero representaban todo lo que Zuckerberg no podía ser: muy millonarios, muy deportistas, muy lindos.

Como toda película de Sorkin (en un estilo que patentó en la serie The West Wing) acá se la pasan hablando. De hecho, la voz de Eisenberg es parte de la banda de sonido de la película en la que muchas veces queda integrada en una suerte de rap espontáneo. La música de Trent Reznor y Atticus Ross recibió uno de los tres Oscar que se llevó La red social. Los otros dos fueron para el guion y para la edición, también más que merecidos. Estuvo nominada a mejor película, mejor actor principal y mejor dirección.

Todo lo que tiene la película está encapsulado en los fantásticos primeros 16 minutos: una de los mejores inicios del cine moderno. Allí vemos el día que Erica (Rooney Mara) abandonó al protagonista diciéndole unas cuantas verdades y cómo ese desplante lo terminamos pagando todos como el germen de la creación de Facebook.

En ese prólogo está todo el entusiamo por el grado de concentración, de talento y de uso de los recursos que tiene Fincher. La escena, que transcurre en un bar y en una habitación de Harvard presenta el acto de la creación con el ritmo del cerebro de un genio.

A esa altura de su carrera Fincher ya había demostrado que era un director con ideas —lo había dejado claro en Pecados capitales, El club de la pelea o Zodíaco— pero en La red social se lo ve en pleno dominio de su arte. Las distintas paletas de colores de la fotografía de Jeff Cronenweth (también nominada) trabaja sobre los dos mundos y los dos tiempos en los que transita la película.

Fincher, quien nació en Colorado en 1961, ahora tiene para estrenar Mank, la historia de Herman L. Mankiewicz y su feudo con Orson Welles por la autoría de, precisamente, El ciudadano. Es una nueva producción de Fincher para Netflix, la plataforma para la que ya creó House of Cards y Mindhunter. La red social está en el servicio de HBO disponible en NSNow de Nuevo Siglo.

Podría funcionar, además, como un doble programa ver La red social con el Steve Jobs de Danny Boyle (que no está en ningún servicio de streaming) para ver dos retratos de dos egocéntricos con patente de genios que cambiarían el mundo.

Las dos son historias tristes: acá Zuckerberg es un pobre tipo refrescando su página de Facebook para ver si aquella muchacha que lo dejó al comienzo lo acepta como amigo. La escena no es cierta (Zuckerberg se casó con su novia de la universidad) pero sirve para entender el verdadero motor de algo tan transformador como las redes sociales no es más que encontrar el sí de una muchacha o la aceptación en un grupo social.

Esa revelación humaniza Red social, aunque no necesariamente a su personaje central.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados