Oscar 2019

Los actores se reparten en cuatro categorías muy disputadas para los Oscar

Hay algunos intérpretes que se han perfilado como los favoritos en las categorías actorales

Oscar 2019
Colman, Malek, Adams, Grant, los actores nominados

Alguien, alguna vez y con tanta malicia como talento, se refirió a ellos como “pedazos de carne”, pero aunque a veces han sido tratados como tal, es un poco injusto: los actores son la parte fundamental y la cara más visible del cine. Uno puede preferir el trabajo de los directores, pero una estrella es una estrella. Es por eso que las cuatro categorías dedicadas a las artes interpretativas siguen siendo tan revelevantes y disputadas en la noche del Oscar.

Y si ya la nominación es importante en una carrera, ganar un premio de la Academia va a acompañar para siempre el nombre del actor o la actriz aunque, sobran los ejemplos (¿Cuba Gooding Jr.?, ¿Hale Berry?) no asegura una trayectoria promisoria.

Este año, en la categoría de actores principales hay cosas que parecen definidas. A mejor actriz, por ejemplo, todo indica que la disputa se centra en una recién llegada (Olivia Colman) y una veterana que tiene el Oscar demorado (Glenn Close). Las otras tres competidoras van a tener que lidiar con esa circunstancia: las debutantes Yalitza Aparicio por Roma y Lady Gaga por Nace una estrella y Melissa McCarthy por su primera incursión dramática en Can You Ever Forgive Me?. Están muy bien las tres.

Pero lo de Colman en La favorita es superior. Su reina Ana es un ejemplo de composición y de detalles. La película, dirigida por el griego Yorgos Lanthimos, cuenta el triángulo amoroso entre su majestad, su amiga y amante, Lady Malborough (Rachel Weisz) y la arribista recién llegada Abigail (Emma Stone). Las tres están nominadas por sus papeles, pero está claro que Colman tiene el mayor peso. Hay que verla caprichosa, inestable pero aún así querible para entender el grado de certeza actoral que hay en su trabajo. La actriz británica (que será la reina Isabel en la tercera temporada de The Crown) ganó por este papel, el Globo de Oro y el Bafta.

Close, que va por su séptima nominación y nunca se llevó el premio, es, por lejos, lo mejor de La esposa y el papel ya le dio el Globo de Oro (como mejor actriz de un drama) y el premio del Sindicato de Actores, que son la masa más grande de votantes al Oscar. La película es un drama previsible con Close como la esposa de un premio Nobel de Literatura, que en realidad es la fuerza oculta del talento de su marido. Mientras lo de Colman es puro expresionismo, lo de Close es más sutil, más escondido porque, como dice el lugar común, su procesión va por dentro.

Menos definida parece la competición por mejor actor principal en la que los cinco aspirantes han sido elogiados o reconocidos en la temporada de premios.

Hay cierta tendencia favorable hacia las transformaciones de Christian Bale como Dick Cheney (El vicepresidente) y Rami Malek como Freddie Mercury (en Bohemian Rhapsody) y las apuestas van por ese lado. Los otros nominados son Bradley Cooper (que fue ignorado como director por lo que se puede compensar por su protagónico en Nace una estrella), Willem Dafoe (quien seguramente está muy bien en Van Gogh: en la puerta de la eternidad) y Viggo Mortensen por su italiano racista de buen corazón en Green Book: amistad sin fronteras.

Pero Malek ganó el Globo de Oro a actor en película dramática, el Bafta y el premio de sindicato de actores y Bale se llevó el Globo Oro como actor de comedia, por lo que las probabilidades están de su lado. Ambos además, consiguieron mimetizarse con sus retratados (Bale con protesis y, una vez, a base de dietas; Malek con una dentadura prodigiosa) y consiguieron que la imagen de Cheney y Mercury vaya a quedar asociadas a sus composiciones. Ese es un mérito que siempre sensibiliza votantes.

Las actrices de reparto llegan sin una favorita clara. Weisz y Stone (quien ya ganó un Oscar por La La Land) están muy bien y exigidas en La favorita. Lo de Marina de Tavira (la dueña de casa de Roma) también. Y aunque no se vio lo de Regina King en If Beale Street Could Talk, una podría pensar que Amy Adams sobresale del resto por esa Lady Macbeth de El vicepresidente. Es, además, la sexta nominación de Adams (la última fue por Escándalo americano en 2014), así que es tiempo de que se vaya haciendo justicia con una de las grandes actrices de su generación.

Finalmente, la competencia de actor de reparto, en un mundo ideal, estaría saldada para el lado de Richard E. Grant, un gran secundario del cine que aquí consigue su primera nominación. Está muy bien en Can You Ever Forgive Me?, como el compinche malvado de la falsificadora que compone Melissa McCarthy.

Grant puede tenerla difícil con Mahershala Ali (que ya tiene un Oscar en la categoría por Luz de luna) quien ya le robó el Globo de Oro y el Bafta el premio del sindicato de actores por su papel en Green Book. Es un poco mucho. Poco probable parece, a esta altura, que el Oscar vaya para Sam Elliott (Nace una estrella), Adam Driver (El infiltrado en el KKKlan) y Sam Rockwell por su George W. Bush en El vicepresidente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)