star wars

Volver a la esencia original

Se estrenó Star Wars: El despertar de la fuerza, la primera de las dirigidas por J.J. Abrams. Reseña sin spoilers.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El film de J. J. Abrams logra capturar la esencia de la saga original.

Si hay una máxima infalible es que la historia se repite muchas veces a lo largo de la vida de una persona pero, también, en la historia del mundo. A juzgar por la última película, a esa máxima no puede ni escapar el universo de Star Wars.

El lado oscuro de la fuerza es más fuerte que nunca y los jedis están prácticamente acabados. Sin embargo, existe un antiguo sabio que puede lograr restaurar el balance de la fuerza, pero está escondido en un planeta lejano. Para encontrarlo es clave la participación de un androide simpático y fiel. ¿De qué película se está hablando? De Star Wars IV, la primera de la serie, y la VII, la que se estrenó este jueves.

Es que Star Wars VII: El despertar de la fuerza es, en esencia, la misma historia de las tres películas originales solo que sucede 30 años después de los eventos de Star Wars VI: El retorno del jedi. Aunque esa repetición de la historia tiene sentido, porque la lucha entre el bien y el mal es algo constante, y la fuerza, que está compuesta por todos los seres vivos, no es algo estable sino que es cambiante y vulnerable.

Por eso el que sea más o menos la misma historia no es algo malo. Porque después de la pérdida de cierta gracia que había sufrido la saga con sus precuelas, una película que homenajea los orígenes de esta ópera espacial es más que bienvenida.

Aunque a veces las similitudes se vuelven demasiado obvias, como, por ejemplo, con el personaje de Lupita Nyongo —Maz Kanata— una especie de Yoda mujer y anaranjada, que con frases reflexivas imparte sabiduría a los jóvenes. Aunque, de no conocer a Yoda, el personaje está buenísimo.

Daisy Ridley encarna a Rey, una chatarrera que vive en un planeta llamado Jakku y que por casualidad —si es que existe la casualidad— se encuentra con BB-8, un androide que está buscando a su amo. Ese androide, que contiene información vital para la Resistencia, la llevará a vivir varias aventuras, como sucedió con Luke Skywalker luego de encontrar a R2D2.

Ese mismo día Rey también se encuentra con Finn (John Boyega), un ex stormtrooper que, luego de fugarse de la Primera Orden intenta permanecer lo más alejado posible de ellos. Los dos novatos —Ridley y Boyega— son encantadores y es imposible no quererlos. Con el personaje de ella, en particular, como mujer es imposible no sentirse identificada y sentir cierta admiración por una chica fuerte, honesta y buena. Algo similar a lo que sucedía con Leia Organa al principio.

Pero lo más emocionante es ver el retorno de Harrison Ford y Carrie Fisher como Han Solo y Leia Organa, dos amados que fueron separados por las vueltas de la vida pero nunca dejaron de quererse. Lo que sucede entre ellos, sin dudas, debe de haber causado más de un suspiro y varias lágrimas. Otro retorno esperadísimo fue el de Chewbacca.

Los malos, en esta entrega, son los de la Primera Orden, una organización militar que se basa en los principios del extinguido Imperio. Los stormtroopers son los soldados que logran que mantengan su supremacía, a base de intimidación y fuerza bruta. Incluso llegan a construir algo similar a la Estrella de la Muerte para asegurarse el control de la galaxia.

La similitud de la orden con los nazis es ineludible —hasta el nombre "Primera Orden" es muy parecido al del Tercer Reich— y estéticamente hacen acordar a las imágenes que usaba Hitler. También ayuda el acento alemán que tienen los militares.

Su líder es Kylo Ren, un joven con entrenamiento de jedi que fue seducido por el Lado Oscuro y que admira a Darth Vader. Ren, interpretado por Adam Driver, al igual que Vader usa una máscara que le cubre el rostro y le da un aire más imponente. Sin ella no es más que un muchachito atormentado y asustado.

Lejos de las pretensiones narrativas que tuvieron las últimas tres películas, que fueron redundantes y llanamente aburridas, la dirigida por J.J. Abrams es más fiel a las tres primeras de George Lucas que el propio George Lucas. Bajo su dirección, Star Wars vuelve a ser ese western galáctico, divertido, sencillo y vertiginoso.

La comedia era, tal vez, lo que más se extrañaba, porque era parte del encanto que tenía la película, que no se tomaba demasiado en serio pero tampoco era puramente una comedia. Los gags cómicos en El despertar de la fuerza están en los momentos precisos y son muy sutiles. Con Star Wars: El despertar de la fuerza vuelve a resurgir el amor por una de las sagas más exitosas de la historia, después de años de desgaste y de un sabor amargo que había dejado el episodio III, La venganza de los sith. Como tituló la Rolling Stone, con esta película Star Wars contraataca a sus disidentes.

Aunque no se puede negar que esta película no tiene el mérito de ser rupturista como la primera Star Wars, que era algo único y que nunca antes se había visto. El despertar de la fuerza es una película más. Buenas actuaciones y fotografía, pero tradicional.

Más allá de que algunos puedan llegar agotados al estreno, después del bombardeo publicitario y de las redes sociales de las que pocos pudieron escapar, Star Wars: El despertar de la fuerza es una película imperdible para los que disfrutaron la saga original y una buena excusa para que quienes no la vieron se expongan a 14 horas de luchas con sables láser, persecuciones galácticas y sabiduría. Que la fuerza los acompañe.

Los mejores detalles del estreno de Star Wars VII

Cuando aparece el texto que dice: “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana” en la tipografía y color original: imposible no emocionarse con la referencia.

Otro gran momento de la película es cuando Rey vuela el Halcón Milenario por primera vez, y, además, lo hace con gran destreza. Una heroína tremenda.

Medidas de seguridad para evitar filtraciones

Tanto en Uruguay como en el resto del mundo se solicitó a los asistentes en las premieres que dejaran sus celulares en unas bolsitas numeradas. Esta medida es parte del esfuerzo de la producción de Star Wars: El despertar de la fuerza de que no se filtre absolutamente nada. Además, durante la función, un guardia de seguridad se mantuvo atento a que nadie estuviese filmando nada. De todas formas ya hay imágenes disponibles.

STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA

Título original: Star Wars: The force awakens. Con: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Carrie Fisher, Adam Driver, Oscar Isaac, Peter Mayhew y Mark Hamill. Dirección: J.J Abrams. Guión: Lawrence Kasdan, J.J Abrams y Michael Arndt. Producción: J.J. Abrams, Kathleen Kennedy y Bryan Burk. Música: John Williams. Fotografía: Daniel Mindel. Efectos especiales: Chris Corbould.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)