cine - la obra maestra de la semana

Viñas de ira

El crítico de cine Guillermo Zapiola recomienda esta película de John Ford, que irá este miércoles a las 21 horas por Fox Classics: "Lo humano importa más que el mensaje",

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Viñas de ira

Es probablemente la mejor película que el cine estadounidense haya dedicado a los años de la Gran Depresión, una de las (¿veinte?) obras maestras de su director John Ford, y una de las mejores películas que Hollywood haya producido nunca.

Una parte de la fuerza de su tema proviene naturalmente de la novela original de John Steinbeck, y de la dramática realidad social que aquella recogió: el éxodo emprendido durante la década del treinta por numerosos campesinos del Medio Oeste expulsados de sus tierras por varios años de malas cosechas y el correspondiente impago de sus hipotecas, en pos de la mítica California, donde se supone que el trabajo abunda. La novela era casi marxista (Steinbeck no lo era pero su esposa de entonces sí), y Ford, su guionista Nunnally Johnson y su productor Darryl F. Zanuck la convierten en demócrata cristiana, pero eso no es un defecto. Una película debe ser juzgada por su propios méritos, no en relación con su fuente original.

Y esos méritos son abundantes. Es típico de Ford el inobjetable control de la emoción, su sabio manejo del drama en el que irumpe de pronto la pincelada de humor, la atención (que un año después repetiría en ¡Qué verde era mi valle!) por la crónica de una convivencia familiar amenazada por un entorno hostil. Por cierto, y aún manejando un material muy similar, los énfasis de Ford no son los mismos que los de Steinbeck: su película es más sentimental y menos “social” (y acaso más optimista que el libro: al fin y al cabo, el Gobierno va a arreglar las cosas, sugiere), lo humano le importa más que el “mensaje”, la cálida descripción de un baile popular se impone por sobre la amenazante cercanía de un cuerpo policial.

Pero la emoción está ahí, intacta: la mirada de Jane Darwell (la madre) al espejo, buscando una juventud y una coquetería perdidas, la despedida de Tom Joad (Henry Fonda) de esa misma madre, culminada en una tipica toma fordiana (un personaje a contraluz sobre el horizonte). Nadie ha filmado nunca una despedida, un baile o un grupo de personajes cruzando un río como John Ford. Siete nominaciones al Oscar y dos premios: director (Ford), actriz secundaria (Darwell).

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)