Perfil

¿Qué es de la vida de Richard Dean Anderson, el actor que fue McGyver en los '80?

Retirado desde 2013, durante siete temporadas interpretó al agente con más recursos para combatir el mal; la nueva versión de la serie no le gustó nada

Richard Dean Anderson
Richard Dean Anderson

Más de una generación creció convencida de que no había ningún inconveniente que no pudiera solucionarse con una navaja suiza y cinta adhesiva. Y eso gracias a Angus MacGyver, el agente secreto más habilidoso de la pantalla chica. Se trató del rol que llevó a la fama a Richard Dean Anderson, un sex symbol que había soñado con ser estrella del deporte pero terminó actuando cuando un accidente le quebró ambos brazos. Consagrado como una de las personas más populares de la década del 80, decidió retirarse de la actuación en 2013 y evitar las redes sociales.

Anderson nació en 1950 en el seno de una familia formada por una maestra de escuela y un artista de Minneapolis, Minnesota. Desde niño su sueño fue ser un jugador profesional de hockey, una meta por la que luchó y se preparó por varios años. Sin embargo, de adolescente, en un partido regional tuvo una grave lesión que lo dejó con severos golpes en la cintura escapular y con ambos brazos quebrados.

Sin chances para ser deportista profesional, durante su recuperación se encontró con la música y el arte. Decidió, entonces, que le dedicaría su vida al jazz pero, cuando se mudó a Los Ángeles a formarse, el primer trabajo que encontró fue como mozo en un restaurante de temática medieval, lo que implicó que tuviera que actuar algunas escenas entre plato y plato. Así, descubrió que su vínculo con el arte debía pasar por la actuación.

Tras estudiar en distintos talleres técnicas de clown y de malabares, con los que se ganaba la vida en las calles de Hollywood, Richard comenzó a trabajar de extra en distintas producciones hasta que, en un casting, lo contrataron para la popular telenovela estadounidense Hospital General.

Allí Anderson interpretó al doctor Jeff Webber desde 1976 hasta 1981, creciendo capítulo a capítulo en protagonismo a medida que la audiencia femenina se iba enamorando de este carismático desconocido con un look joven y rebelde. De allí pasó a su primer protagónico en la serie Siete novias para siete hermanos y una serie de películas para televisión. Fue entonces que llamó la atención de Lee David Zlotoff, un guionista que estaba en ascenso luego de haber hecho los mejores capítulos de Remington Steele y tenía luz verde para hacer su propio proyecto.

Zlotoff imaginó entonces una agencia de seguridad secreta, el Departamento de Servicios Externos, en donde trabajaba un físico especializado en bombas que era pacifista y muy inteligente quien, gracias a sus conocimientos, tenía en su navaja suiza y en elementos cotidianos lo suficiente para evitar conflictos. Un incidente con armas había acabado con la vida de su padre cuando era un niño, por lo que este agente nunca usaba pistolas.

La premisa de una serie de acción con un protagonista que utilizaba la ciencia y no la violencia para resolver conflictos demostró ser muy atractiva para los estudios de televisión de aquel momento, pero un dolor de cabeza para conseguir al protagonista perfecto. Luego de varios castings en donde se presentaron actores musculosos y rudos, la simpatía de Anderson conquistó a todos.

La serie, que en Uruguay se emite los sábados a las 14.15 en La Tele, tuvo siete temporadas y Anderson llegó a ser considerado para protagonizar Duro de matar. Sin embargo, él nunca sintió que era el típico actor de Hollywood: “La serie busca crear conciencia sobre el uso de armas, por ejemplo, un tema con el que me siento identificado. De hecho, siempre estuvimos en la lista negra de la NRA, la Asociación Nacional del Rifle, y es algo de lo que estoy orgulloso. También hemos hablado de alcoholismo, los peligros de los pesticidas, el movimiento de trabajadores agrícolas y la difícil situación de los osos y los delfines”.

Finalizado MacGyver, la televisión le dio revancha en 1997 con la serie de ciencia ficción Stargate SG-1, una adaptación de la película homónima, y durante una década el actor se puso en la piel de Jonathan Jack O’Neill, rol que repetiría como invitado en otras producciones de la saga.

A partir de 2009, Anderson decidió no tomar papeles importantes en la TV y sólo aceptar roles de invitado o trabajos puntuales, como ponerle la voz a videojuegos. Y en 2013 abandonó definitivamente los medios y hasta las apariciones en convenciones y ferias. Sin redes sociales, Anderson se volvió por años un misterio para los fanáticos.

Algunos se aprovecharon de este misterio: un impostor creó un perfil de Facebook con los datos del actor y logró engañar a muchos. El mismo actor decidió entonces enfrentarlo con un video en el que dejó en claro que se toma muy en serio su privacidad. De hecho, toda la comunicación con sus fanáticos es mediante su sitio web, en donde hay actualizaciones periódicas en las que, por ejemplo, dejó en claro que no tiene Covid-19 pero está cansado de la cuarentena.

“¿Quién no está cansado de esta reclusión tan prolongada? Yo he decidido rodearme de música. Aproveché las ofertas de la app Pandora y creé lo que llamé la ‘Leo Kottke Radio’, una playlist de canciones centrada en mi guitarrista favorito. Son canciones de guitarras acústicas, de 6 o 12 cuerdas”, escribió en marzo de este año.

A 35 años de su estreno, el recuerdo de MacGyver es tan fuerte que en 2016 se estrenó una nueva versión que intentó tenerlo a Anderson en un episodio para crear una suerte de continuación. “Me acercaron una propuesta cuando comenzaron a pensar la nueva serie pero cuando pedí ver guiones y algunas escenas descubrí que no lo encontré tan atractivo. Y no me volví loco por estar ahí, lo confieso, así que rechacé la invitación. Y una vez que estuvo al aire y pude verlo, me alegré”, reveló.

La nueva versión de MacGyver no le hizo gracia a Anderson, quien la acusa de no ser fiel al espíritu del ciclo original.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados