Televisión

En "Todos contra mí", hay famosos con mucha sabiduría

Entretenimiento para toda la familia con varias caras conocidas, mucha simpatía y humor

Federico Buysán conduce Todos contra mí, un divertido programa de entretenimientos de La Tele. Foto: Difusión
Federico Buysán y Martina Graf en "Todos contra mí", un divertido programa de entretenimientos de La Tele. Foto: Difusión

Hace poco más de dos meses, antes que empezaran los ensayos de Todos contra mí, la apuesta de entretenimientos de La Tele (lunes a las 22.15), el mago Daniel K se descargó el juego Preguntados, para comenzar a practicar. “En un momento me doy cuenta que estaba jugando contra Diego Ruete”, cuenta el mago a El País.

Ruete y Daniel K son dos de los ocho famosos que juegan contra un participante cada lunes, y ninguno de ellos tiene intención de perder. Las otras figuras son Martina Graf, Daniel Jokas, Camila Cibils, Rosario Castillo, Raúl Castro y Martín Fablet. Lo conduce Federico Buysán.

La consigna del juego es sencilla. Un participante llega para enfrentarse a ocho figuras de los medios, y a medida que supera a sus adversarios (que van quedando en una terraza), va sumando dinero hasta llegar al premio final: un auto cero kilómetro. La competencia es dura y la gracia del juego consiste en saber contra quién jugar. O sea, si se trata de deportes más vale no enfrentarse contra Diego Jokas, huir de Raúl Castro ante el Carnaval o de los espectáculos con Camila Cibils. Buysan conspira contra las figuras, por interponerse entre el participante y el premio final.

“El programa nace con la necesidad del canal de hacer un programa de entretenimientos. Queríamos hacer un programa de preguntas y respuestas”, cuenta el productor Gustavo Landivar. Como no había ningún formato que le terminara de gustar al canal, decidieron generar ellos mismos la idea.

Cada participante comienza con tres vidas, con las que tendrá que superar a sus famosos rivales.
Cada participante comienza con tres vidas, con las que tendrá que superar a sus famosos rivales. Foto: Difusión

“No quería un programa que gane el que más sabe, sino algo que sea divertido”, dice Ladivar.

Para el productor, la decisión de sumar a Buysán para la conducción fue clave. “Fede, que si bien no es un conductor de entretenimientos, la está rompiendo y tiene algo que es clave: sabe reírse de sí mismo” dice Landivar. Eso queda demostrado cuando tiene que hablar en inglés (cuando Martín Fablet le mostró cómo pronunciar Woody Allen).

Y él se divierte mucho en eso, señalan por separado los famosos de este ciclo de entretenimientos que se estrenó en diciembre y ha mantenido un buen índice de audiencia.

Con lo del conductor, solo quedaba encontrar a los ocho famosos.

“Lo divertido fue juntar a ese conjunto de figuras que les gusta divertirse”, cuenta Landivar. “Y no juzgamos a quiénes saben y quiénes no, está el que se las sabe todas, el malo, y los que ya vieron el programa al aire, ya saben qué preguntarle a quién”. Y hay categorías para todos los gustos. Puede aparecer una de Walt Disney, otra de jugadores de fútbol, Facebook, Carnaval, por eso la Tele decidió llamar a viejos conocidos, y nuevos también, para que se sumen a este programa.

Un regreso

Para Rosario Castillo, fue emocionante volver al canal en el que comenzó, cuando tenía 14 años. “Fue movilizante”, le dice a El País, “porque caminar por este canal por el que caminaba y corría por los pasillos, es muy fuerte. Y pasar frente a la foto de mi padre en su época de Discodromo. Cuando paso, lo toco y le agradezco porque estoy segura que él me ayudó a volver al canal”. Se emociona.

Rosario Castillo regresa a la televisión con este programa, y afirma sentirse muy feliz y mimada. Foto: Difusión
Rosario Castillo regresa a la televisión con este programa, y afirma sentirse muy feliz y mimada. Foto: Difusión

“Estoy feliz de volver a la televisión. Me había ido a Canal 10 después de varios años y estaba cansada de un horario de todos los días saliendo a las tres de la mañana. Busqué otros caminos en la comunicación, hice locución y cuando menos lo esperaba, me llaman de La Tele. Es un programa entretenido, una de las claves de la televisión actual. Porque me parece que un programa de preguntas y respuestas aporta, y tenemos un grupo entrañable de amigos que tenemos una variedad etaria y todos nos conocemos y respetamos. Estoy feliz como nunca antes”, señala la comunicadora que durante varios años se despedía de la televisión con la frase “nunca dejen de soñar”.

Categorías

Si bien parece sencillo jugar en un programa de preguntas y respuestas, es cosa difícil “porque en realidad, no sabemos las categorías”, dice Diego Jokas. “Nos enteramos junto a los participantes. Y a menos que me toque algo de deportes, en mi caso, se trata de tener algo de información, lo que aprendiste en tu vida”, señala. Esa respuesta fue unánime en las demás figuras entrevistadas.

“Está bueno saber que todos tenemos el mismo sentimiento de desconocimiento”, dice Martina Graf, quien se sumó al proyecto apenas regresaba de México. “La pena, cuando es compartida es menor. Por eso, cuando le erramos en cosas chotas somos un equipo. También jugamos a hostigar un poco a los invitados. Nunca hicimos ese rol antes, y es divertido”, dice Graf. “Estamos para entretener y eso se prioriza de forma natural en el programa”.

“A mí me gusta hacer contenidos para la familia y en este caso es familiar”, dice Landivar. “Que lo vea un padre con su hijo, un abuelo con su nieto, eso está bueno. La televisión tiene un rol, entretener, tiene la particularidad y diferencia que prendés la televisión y te acompaña, y si encima te entretiene, mejor”. Como productor fue responsable de varios éxitos de La Tele como Décadas y MasterClass.

“Alegrar a alguien en su casa es algo increíble”, dice Landivar, quien asegura que en Todos contra mí se consigue, “y nos encanta que la gente piense, se divierta y encima se lleve algún premio”. Todo está pensado para que sea entretenido y divertido.

La misión se cumple: los famosos juegan a saberse todas las respuestas, aunque a veces (como le pasó a Rosario Castillo con Friends), la suerte también juega en el programa.

Si a esto se le suma un conductor que ha logrado desacartonarse y famosos que lo vuelven loco, Todos contra mí, termina siendo televisión tradicional que cumple su objetivo: entretener y hacer pasar un rato bien ameno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)