Final

Terminó "Modern Family", una serie de la vieja TV que lideró un par de revoluciones

La serie que hizo de Sofía Vergara una estrella grabó su último episodio y se despide uno de los últimos grandes éxitos de la televisión tradicional

Modern Family
Modern Family, un elenco unido por 11 años

Modern Family se despidió de las pantallas ayer con grandes honores, como convertir a Sofía Vergara en la última gran reina de la TV, normalizar las familias homoparentales y ser la única producción al aire de aquella era en la que la televisión no competía con el streaming.

“¡Se nos acabó la fiesta! ¡Adiós, estudio 5! ¡Modern Family, 11 años!”, resumió Vergara al terminar de grabar el episodio final de esta historia, que retrató de manera muy particular las relaciones entre familias interculturales.

Así, y entre lágrimas mientras estaba acompañada de su esposo Joe Manganiello y su hijo Manolo González-Vergara, la estrella colombiana de 47 años se despidió del estudio que fue su segunda casa desde 2009 y que la catapultó como una las actrices más reconocidas en Estados Unidos.

El papel de Gloria Pritchett le llevó a convertirse en la intérprete mejor pagada de la televisión y un nombre reconocido en el mundo. Nada mal para alguien que tuvo que exagerar su acento en inglés y teñirse su cabello rubio desde un oscurísimo castaño para que la aceptaran como latina.

Ya aclamada en el mundo angloparlante como una de las latinas más exitosas del espectáculo, con dos nominaciones a los premios Emmy y cuatro a los Globos de oro, más una carrera que logró trascender al cine, Vergara también logró construir un imperio en torno a su imagen, con líneas de muebles, ropa y hasta cafeteras.

“En Vergara la televisión ha encontrado la estrella 'crossover' que había estado buscando desde Desi Arnaz”, escribió la revista Forbes en 2012, cuando la actriz comenzó a ganar 15 millones de dólares al año.

Hoy gana unos 43 millones de dólares anuales.

"En un espacio de entretenimiento audiovisual cada vez más fragmentado, 'Modern Family' fue la última producción de televisión en lanzar masivamente la carrera de un actor, como sucedió con Vergara”, dijo Alex Nogales, presidente de la National Hispanic Media Coalition, la organización líder en la lucha por una mayor participación de hispanos en el cine y la TV. “Por eso, ella es la última gran reina de la TV”.

Cuando se transmitió el primer episodio de Modern Family, el mundo del entretenimiento se concentraba en la pantalla chica. Netflix no existía y nadie había si siquiera llegado a pronosticar que la emisión en línea amenazaría a la televisión tradicional.

Precisamente, las cadenas de televisión dominaban los premios a las mejores producciones audiovisuales, con excepción de HBO con Sex and the City.

En sus primeras temporadas, Modern Family tenía una audiencia promedio de 12 millones de personas y llegó a ser nominada y a ganar Emmy y Globos de Oro.

Además, uno de los codiciados espacios publicitarios de 30 segundos de esta producción creada por Christopher Lloyd y Steven Levitan se vendía por 250.000 dólares en 2014.

Once años después, en su actual temporada, el mismo espacio cuesta 148.000 dólares para que sea visto por una audiencia promedio de 4,1 millones. Un declive, es cierto, pero también un logro luego de más de una década de transmisión ininterrumpida.

De hecho, ninguna de las series que se estrenaron desde entonces en las señales de cadenas televisivas han logrado esos números, ni mucho la misma longevidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error

/***** Chat Bot ******/