BALANCE 2017

Cómo el streaming atrajo a talentos del cine

Las plataformas y las señales de televisión permitieron que reconocidos directores expandieran su abanico creativo

Mindhunter
Mindhunter

La producción de series no desaceleró durante el año. Al contrario, aumentó. Solo en Estados Unidos se emitieron cerca de 500 contenidos originales en plataformas de streaming, servicios de cable y señales de aire, según un estudio de la cadena FX.

Al haber más series, la televisión (un nombre que ya le queda pequeño a un entretenimiento consumido en varios dispositivos) se volvió un lugar de trabajo en el que directores y actores de cine encontraron nuevos retos creativos.

En 2017, Netflix y las señales de cable Showtime y HBO fueron algunos de los lugares que contaron con la labor de directores y actores reconocidos del cine, quienes optaron por la narración secuencial como la mejor forma para contar sus historias.

Netflix, en particular, amplió su catálogo de series originales durante el año. En esa expansión, contó con la colaboración de personas de suma experiencia en Hollywood.

Entre ellos se encontró el cineasta David Fincher, director que hizo Pecados Capitales y El Club de la Pelea, entre otras. El realizador, quien ya había trabajado para Netflix en la creación, dirección y producción de House of Cards, estrenó en noviembre la serie Mindhunter.

Si bien Fincher estampó su estilo en House of Cards, en Mindhunter lo explotó. Con un drama criminal ambientado en la década de 1970 (al igual que su película Zodíaco), Fincher hizo de la serie una historia digna de ser vista de forma maratónica, pese a no cumplir ninguna de las reglas narrativas que suelen llevar al espectador a eso.

Pero Fincher no fue el único gran fichaje de Netflix durante el año. El director estadounidense Spike Lee también siguió sus pasos y trabajó en la plataforma, aunque una forma diferente: en lugar de crear un contenido original, Lee adaptó uno propio.

El cineasta convirtió su debut cinematográfico She’s Gotta Have It -que estrenó en 1986, tres años antes de su películas más importante, Haz lo correcto- en una serie, que fue estrenada en noviembre.

Dividida en 10 capítulos de media hora, la historia sobre una relación poliamorosa de una artista negra demostró el potencial del formato (y la capacidad de Lee) en lograr una transición actualizada de una historia ya vista.

Otro de los regresos que hizo un autor a una de sus obras pasadas se dio en simultáneo en Netflix y en Showtime. Allí, el cineasta David Lynch decidió estrenar la nueva y tercera temporada de su serie de culto Twin Peaks (también conocida en Uruguay como Picos Gemelos).

Twin Peaks: The Return fue todo un suceso para los seguidores de la serie y probó que hay audiencias dispuestas a la experimentación. Lynch -quien se encargó de dirigir, escribir, producir y hasta supervisar el sonido de la serie- demostró, a su vez, que no hay límite para su creatividad, sin importar en qué medio trabaje.

HBO, por su parte, también tomó la buena decisión de contar con el director canadiense Jean-Marc Vallée para la dirección y producción de Big Little Lies, una de las series revelación del año.

Sin la audacia audiovisual de Vallée, quien dirigió El club de los desahuciados, es difícil pensar que el drama con Reese Witherspoon y Nicole Kidman hubiese logrado el entusiasmo y reconocimientos que generó.

Más allá de las series, en el 2017 también sorprendió como compañías como Netflix también se volvieron el lugar predilecto por varios directores de cine para estrenar sus películas.

Una de los lanzamientos con mayor promoción por parte de la plataforma fue Okja, la película más reciente del coreano Bong Joon. El drama ambientalista sobre una niña y su “supercerdo” tuvo su estreno en mayo en el Festival de Cine de Cannes y fue vista como una bandera de Netflix para mostrar sus intenciones de irrumpir en Hollywood y en los circuitos de premios al séptimo

En Cannes también el cineasta independiente Noah Baumbach proyectó Los Meyerowitz: La familia no se elige, un drama heredero del cine neoyorquino de Woody Allen. En la película, estrenada en octubre en la plataforma y merecedora de una nominación al Oscar por su guión, Dustin Hoffman, Ben Stiller y Adam Sandler componen una familia disfuncional.

Y ese trío de actores no fueron las únicas figuras de Hollywood que desembarcaron en el servicio de streaming. La actriz devenida directora Angelina Jolie estrenó en setiembre First They Killed My Father, una drama histórico y bélico producido entre Estados Unidos y Camboya.

Otras estrellas que presentaron nuevos proyectos fueron Jim Carrey y Will Smith. Mientras que el primero protagonizó el documental Jim y Andy, sobre la experiencia de rodaje de El mundo de Andy, el segundo protagoniza el policial fantástico Bright, estrenado ayer.

Si ese listado de nombres no es suficiente para reafirmar el atractivo de la televisión y el streaming, Netflix se guarda una de las cartas más preciadas de su mano para 2018. Se trata de The Irishman, la nueva película de Martin Scorsese protagonizada por Robert De Niro y Al Pacino. Será el moño que termine de engalanar la industria de las plataformas, un medio cada vez más atractivo para el cine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)