Streaming

"Solos", la serie de Amazon que tiene a tres ganadores del Oscar en un drama futurista 

Morgan Freeman, Helen Mirren y Anne Hathaway en una serie que está más armada alrededor de monólogos de grandes actores en papeles exigidos

Solos
Helen Mirren en un capítulo de "Solos"

Solos tenía todo para ser una de las series más fuertes del año. Por ejemplo, un elenco de esos que no suelen juntarse para esta clase de productos.

Acá están, para ir llevando, Morgan Freeman, Anne Hathaway, Helen Mirren (nada menos que tres ganadores de Oscar), Anthony Mackie (o sea Falcon, uno de los Avengers) y Dan Stevens (Downton Abbey), además de Uzo Aduba (Orange Is The New Black) y Constance Wu (Hustlers).

Esas estrellas tienen además media hora a su disposición, ya que cinco de los siete capítulos están armados alrededor de un monólogo que transcurre en un futuro -más cercano de lo que creemos- hipertecnologizado y lleno de soledades. En uno de los episodios (“Sasha” con Oduba) se menciona directamente una pandemia y el control y la paranoia que genera en una mujer aislada. Es aterrador.

Solos fue creada y escrita por David Weil, quien el año pasado estrenó también para Amazon, Hunters, una serie producida por Jordan Peele con Al Pacino como un judío que se vuelve cazador de nazis. Es un buen antecedente y acá Weil, además, dirige algunos episodios.

Sin embargo, con ese potencial, el conjunto no funciona al nivel esperado. Son siete historias independientes aunque con un vínculo directo. Hay un engranaje general que recién se revela en el último capítulo, en el que comparten escena Stevens y Freeman, quien además hace una breve introducción en off en cada entrega. Eso también quedará explicado.

El título Solos aunque tiene también tiene una explicación cerca del final, puede referir a la separación unipersonal de la serie en los que actores están a su aire y para lucirse. Tiene un tono teatral que, como pasa, tiende a la exageración. Igual, están todos muy bien y a la altura de lo que se espera de ellos. Son el principal atractivo de la propuesta.

Solos está muy cerca (muchos dirán muuuy cerca) de Black Mirror, la serie futurista de Netflix y Weil no hace mucho para evitar la suspicacia. Nunca llega a ese estándar, ni consigue el mismo compromiso.

Es más un drama teatral repleto de historias tristes y salpicado por algunos guiños tecnológicos. Tampoco tiene ni una pizca de humor, ni nada del sarcasmo de Black Mirror y su aspiración de ciencia ficción es más un escenario que una reflexión sobre algo.

Las historias, así, se limitan a los soliloquios de un grupo de personajes aquejados por un dolor físico, familiar o filosófico.

En la primera, Hathaway es una científica que intenta viajar en el tiempo desde un sótano mientras lidia con una madre enferma y termina hablando con sus yo del pasado y del futuro. En la segunda, Mackie es un enfermo terminal que le cuenta detalles de su vida al clon que lo sustituirá y —con el más explícito de los vínculos entre las historias— en el tercero Helen Mirren es su hija ya anciana y arrepentida de algunas decisiones de su vida viajando a las estrellas en un experimento sin retorno.

Wu está en el centro del mejor de los episodios (el quinto, “Jenny”) en el que intepreta a una mujer que cuenta una anécdota triste en una situación ominosa. Wu está muy bien en el papel más exigente.

Más cerca de La dimensión desconocida, “Nera” (interpretada por Nicole Beharie) es una mujer embarazada que da a luz en medio de una tormenta. El nene crece más rápido de lo esperado y se convierte en una amenaza seria. El final es inquietante.

El cierre de la temporada lo hacen Stevens y Freeman en un capítulo que supuestamente debería explicar todo y deja más de una pregunta.

Quizás Solos quiera ser más un experimento de lo que puede ser una serie en tiempos como estos. Pero en ese sentido, es más desafiante e interesante Calls, el trabajo del uruguayo Fede Alvarez para AppleTV.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados