ENTREVISTA

Rafa Cotelo: "Siento que mi fecha de vencimiento se me viene encima"

Hoy, a las 23.00, se estrena "Vida y obra", el nuevo programa de Rafa Cotelo para Canal 10. Antes del estreno, el comunicador habló con El País sobre su lugar en los medios

Rafa Cotelo. Foto: Leonardo Mainé
Rafa Cotelo. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores. 

Rafael Cotelo la llegada de coronavirus le cambió la agenda laboral del año
. Según relata a El País, se le interrumpieron dos programas para Canal 10: la nueva temporada de Las vueltas de la vida y Por la camiseta, Copa América. Sin embargo, el comunicador encontró un nuevo proyecto televisivo. Se llama Vida y obra, y se estrena esta noche, a las 23.00, en el Canal 10 (ver recuadro). Se trata de una serie de entrevistas de perfil a varios personajes uruguayos de la cultura y el deporte, y parte de una idea que define como “hija bastarda de la coyuntura”. Antes del estreno del programa filmado en Magnolio Sala, Cotelo habló con El País.

—Hoy se estrena Vida y obra, que te presenta en el rol de entrevistador biográfico. ¿Qué aspectos tenés en cuenta al momento de aceptar un proyecto laboral?

—Siendo absolutamente sincero y despiadado, yo laburo de esto y vivo de esto. Este año se interrumpieron varios proyectos que ya estaban planificados y la ecuación es sencilla: “Te quedaste sin trabajo”. Por suerte, está la posibilidad de hacer Vida y obra, que se hace en la sala de teatro que manejamos nosotros y además lo hago junto a mis amigos. Pero hubiese hecho casi cualquier otra cosa aunque no me gustara. Incluso si en el canal me decían: “Está todo bien contigo pero acá no hay nada para hacer” y me enteraba de que en el supermercado de enfrente tienen una posibilidad por ahí, voy porque es laburo. Por suerte salió esto, que me fascina.

—Además de la televisión, estás muy presente en la radio y en el proyecto de Magnolio. ¿Te sorprende el nivel de exposición que alcanzaste en estos años?

—Estoy contento porque cuando arranqué a laburar en los medios también empecé a hacer terapia porque una de las cosas que más me perturbaba y me angustiaba es que, si bien hoy tenés laburo y las luces te apuntan, mañana ya no. Es una de las características del medio y sé que me va a pasar, como le pasa todos. Pero es algo en lo que estuve trabajando y por suerte puedo decir que resistí mucho más de lo que hubiese apostado.

—¿Por qué creés que te has mantenido tantos años en los medios?

—La verdad que no sé. El único valor que me atribuyo, o que creo tener, es que voy siempre para adelante en el laburo. Yo no mido mucho el esfuerzo, las horas y el trabajo que hago. Sé que no es un valor artístico, pero en los medios si trabajás mucho se te valora más. Es raro.

—En una entrevista de 2019 con El País decías que ya debías “estar en los descuentos” de tus “15 minutos de fama”. ¿Sentís que el miedo de no seguir vigente es una sombra que te persigue?

—Sí, no te voy a mentir. Llevo 15 años angustiándome con eso. Cuando hablaba con mi psicólogo llegó un momento en que me dijo:“Hace dos años me venís diciendo que te podés quedar sin laburo y todavía no pasó”. Esas sesiones fueron hace 10 años. Lo que pasa es que venía bastante bien y ahora pasó esto (el coronavirus). Vi como se le desmoronó la vida y el laburo a muchísimos colegas más talentosos y capacitados que yo y dije: “Ay, mamá querida”. Ta, capaz estoy loco, pero tengo motivos para preocuparme.

—¿Podés establecer algún momento en que comenzaste a sentirte más cómodo en televisión?

—No sé si hubo un momento, pero sí siento que esto es como los pilotos con las horas de vuelo. La experiencia de haber trabajado en un programa matinal de tres horas todos los días ayudó. A eso se suma que algunos de esos años estuve junto a Omar Gutiérrez, que era una caja de sorpresas. Entonces llega un momento en que decís: “Bueno, vamos a disfrutar de esto”. En la radio fue mucho más fácil porque me ha tocado estar al lado de amigos que andan volando. Así es una papa.

—Al ver tus programas se transmite la idea de que sos un tipo sencillo y simpático. ¿Alguna vez te pusiste a pensar en lo que la gente ve de vos?

—Mirá, no me he cuestionado mucho qué ve de mí la gente. Yo creo que en algún momento la simpatía venía por la murga, que fue mi origen, porque me tocaba cumplir un rol vinculado al humor y tuvimos suerte de que funcionara. La gente lo asociaba y decía: “Este es el que me hizo reír con la murga”. Pero también pasó que las primeras cosas que hice en los medios estaban vinculadas a participaciones un poquito descontracturadas en lugares que eran superestructurados, como el periodismo deportivo. Eso me jugaba a favor porque era el gracioso del asado, pero en el asado más aburrido del mundo. Cualquiera sería el gracioso ahí.

—¿Te molesta que se publiquen notas sobre tu vida personal?

—Me encantaría decirte que no, pero no te estaría siendo sincero. Hay veces que me molesta, pero no tanto por el medio, sino porque se abre la puerta a que un montón de gente que no da su nombre especule y hable de cosas sobre tu vida y la de tu familia. He leído un montón de cosas que son hirientes. Aguanto que hablen de mi profesión y que digan que estoy por acomodo o que vivo en Carrasco en vez del Cerro. Pero que digan que a una de mis hijas, que la tuvimos que operar muchas veces y vivió momentos de gravedad, la pude operar agarrando plata de la Teletón me da tremenda rabia. No se lo merece Ema, ni mi familia ni yo.

—Recién hablamos de tu permanencia en los medios. Creo que lo bueno es que te podés mover entre el humor y programas serios sin problemas. ¿Buscás no quedar encasillado?

—Siento que mi fecha de vencimiento se viene encima y creo que va a ser más próxima si solo toco la cuerda del humor. En eso soy como la leche fresca, que dura poco. Después está la ultrapasteurizada, que aguanta más, y la larga vida. Mi objetivo es poder ser como la leche ultrapasteurizada y durar un tiempo más en la heladera. Pero para eso  es importante mostrar que podés hacer otras cosas. Es una cuestión de tenerse fe y querer explorar.

Hoy, a las 23.00, se estrena Vida y obra, su nuevo programa. Emitido en Canal 10, Rafa Cotelo estará a cargo de un ciclo de entrevistas a una serie de personalidades uruguayas. El primer invitado será el exbasquetbolista y escritor Horacio “Tato” López. Entre los confirmados para el programa semanal, ya se encuentran María Noel Riccetto, César Troncoso, Lucia Soria, Jorge Esmoris, Antonio “Tony” Pacheco, Juan Pedro Damiani, Ricardo Alarcón y Álvaro “Chino” Recoba.

“Estoy explorando el rol de entrevistador”, le dice Cotelo a El País. Si bien aclara que durante siete años realizó entrevistas en los magazines Hola vecinos y La mañana en casa, el enfoque propone Vida y obra es totalmente diferente. “Vamos a presentar una charla biográfica en la cual intentamos presentar de forma ordenada la vida y obra del entrevistado, aunque muchas veces los caminos de la conversación te hacen volver hacia atrás”, dice.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados