ENTREVISTA

María Noel Riccetto: "uno de mis grandes miedos era la opinión de la gente en las redes"

La jurado de "Got Talent" habla de su lugar en el programa, su trabajo en las Escuelas de Formativas del Sodre y la posibilidad de dirigir el Ballet Nacional

Maria Noel Riccetto. Foto: Difusión
Maria Noel Riccetto. Foto: Difusión

Se despidió de los escenarios en diciembre y desde entonces no solo se encarga de la división Ballet en las Escuelas Formativas del Sodre, también integra el jurado en Got Talent Uruguay, el concurso de talentos de Canal 10 que cada lunes lidera el rating local y que esta semana inició la etapa llamada: “el corte del jurado”. “Ahora son todos los ‘sí’ del programa, la vara está más alta, el nivel está marcado y vamos a ver si los participantes subieron los escalones o se quedaron en su zona de confort”, dice María Noel Riccetto.

—¿Cómo te has sentido siendo jurado de Got Talent Uruguay?

—Feliz y muy contenta. Con Got Talent estoy superbien y no extraño para nada bailar. Me pasó que terminé un 28 de diciembre y el 25 de enero me estaba yendo a Punta del Este para grabar, y fue una locura porque el mes anterior estuve con pruebas de vestuario y entre una cosa y lo otro no pude descansar mucho y seguía en esa rosca por haber dejado de bailar y todo lo que significaba. Y empecé con esto que fue un viaje, literal. Empezamos a viajar y fue algo tan diferente que me hizo desenchufarme mucho de lo que venía haciendo.

Riccetto dio una última función formidable, en la que se mostó, una vez más, a pleno. Foto: Prensa Ballet Nacional del Sodre
Riccetto dio una última función formidable, en la que se mostó, una vez más, a pleno. Foto: Prensa Ballet Nacional del Sodre

—Se sabía que, por tu carrera, ibas a ser exigente en el programa, pero también te vimos bailar y cantar cumbia, algo muy distinto a la seriedad de una bailarina de ballet. ¿Mostrarte así ha sido lo más difícil?

—Lo que ha sido más difícil fue lidiar con comentarios de la gente que te escriben cosas como: “estuviste tanto tiempo bailando en el Sodre y ahora te fuiste a hacer un programa”. Eran comentarios como de gente herida. También me preguntaban por qué compartir ese lugar de jurado; y la gente como que estaba sorprendida y ofendida, y también está bueno mostrarle a la gente que sos una persona común y corriente. Es como cuando me preguntan si bailo en los casamientos: sí. Esa distensión, el pasarla bien con mis compañeros y esa María más relajada, también la conocen mis compañeros del ballet y mis amigos. Nunca fui una descocada, pero siempre la pasé bien y traté de divertirme en todo lo que hacía.

Ver esta publicación en Instagram

Estas viendo @gottalentuy [email protected]

Una publicación compartida de Maria Riccetto (@merrynyc) el

—Las cámaras, las horas de grabación, todo fue nuevo para vos.

—Sí, lo tomo con mucha seriedad pero son horas y horas de grabación, lo que también era nuevo para mí. A veces estaba más cansada que cuando bailaba un ballet de tres actos. Es otro tipo de cansancio y esa presión de saber que de repente le estás dando o quitando la oportunidad de seguir en el programa, es una gran responsabilidad también.

María Noel Riccetto y Orlando Petinatti le dieron el botón dorado a Analia Xavier en "Got talent Uruguay". Foto: Difusión
María Noel Riccetto y Orlando Petinatti le dieron el botón dorado a Analia Xavier en "Got talent Uruguay". Foto: Difusión

—¿Cuál era tu miedo a la hora de sumarte como jurado?

—Uno de mis grandes miedos era la opinión de la gente en las redes sociales. Siempre estuve acostumbrada a recibir muchos comentarios positivos y elogios. Y como a todo el mundo, al menos a mí me duele un comentario negativo. Son los menos y tengo que decir que los comentarios de la gente son relindos, pero cuando aparece algún comentario así, me duele. Ahora ya entendí que es la opinión de una persona, que no le podés gustar a todo el mundo. Estar ahí, tener ese foco me da una visibilidad que de repente el ballet me lo daba solo en un nicho, pero la gente se olvida que es un formato y que en el formato se elige gente muy talentosa y otra que no lo es tanto, porque es el entretenimiento también. Por ahí faltó como una explicación, pero es así, la gente se enoja porque “pasó alguien que no cantaba bien y mi nieto que canta precioso, no lo hizo”. Así es el formato.

—¿Cómo fue esta segunda etapa?

—La gente va a ver a los participantes que están a otro nivel, tres escalones más arriba; también la producción es más grande. Esta etapa es más difícil para nosotros como jurados, porque no es dejarlos entrar, ahora es sacarlos del programa.

—Ya se confirmó una segunda temporada, ¿vas a participar?

—Aparentemente; todo dice que sí. Me gustaría, no nos hemos sentado a conversar, pero espero que sí.

—También empezaste a trabajar en la Escuela Nacional de Danza. ¿Te sentiste cómoda?

—Me gusta estar en este rol que si bien es muy distinto a lo que venía haciendo, siento que ahí dentro puedo desenvolverme con un poco de propiedad por tener la experiencia de haber estado tanto tiempo en el escenario, ese compromiso con el arte, con la disciplina que estás mostrando. Ha sido una muy linda experiencia.

—¿Cómo ha sido el año en ese rol?

—Estamos volviendo a la presencialidad y ha sido un año que por momentos parece un marzo eterno, hasta que sentís el cansancio en el cuerpo y la cabeza y te das cuenta que estamos en setiembre. Un montón de cosas que estaban generadas para este año y que no se pudieron hacer por la pandemia quedarán para el año que viene.

—¿Es verdad que vas a dirigir el Ballet Nacional del Sodre?

—No tengo idea. Se ha hablado tanto; yo estoy muy feliz con los proyectos que tengo. Got Talent me tiene muy entusiasmada y si se da una segunda temporada va a ser un sí tremendo, y también estoy muy feliz con las Escuelas Formativas. Hice cambios que están buenos y eran necesarios, tengo muchas ganas de seguir con esos planes que no se pudieron dar por la pandemia. Estoy con eso en la cabeza, porque es lo tangible, lo que tengo ahora. Estoy en una etapa nueva este año y el sentir que no extraño bailar me deja muy tranquila. Todo esto que me está pasando es un crecimiento y una preparación para cosas a futuro. No le digo que no a nada ni dejo de soñar, me siento feliz y contenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados