MAESTRA VENEZOLANA PARA LA COCINA

María Gracia Sosa es la ganadora de la segunda edición de "MasterChef Uruguay"

La venezolana venció a Luciana Dangelo y se impuso en esta segunda temporada.

María Gracia Sosa, ganadora de "MasterChef". VEA LA FOTOGALERÍA
 Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Con un nivel de rating muy similar al de la temporada anterior, lo que ya es todo un mérito y sirvió para confirmar que este reality show es el acontecimiento televisivo del año a nivel nacional, MasterChef cerró el lunes su segunda temporada y coronó a la venezolana María Gracia Sosa como ganadora, y sucesora de Nilson Viazzo, el policía floridense que con su carisma y sus condiciones se quedó con el premio en el primer ciclo.

Como en la temporada anterior, Estudio 9, el lugar donde la magia de MasterChef sucede, abrió sus puertas a invitados y medios de comunicación, que siguieron la transmisión desde la pantalla, a metros de la sala en la que todos los participantes de este ciclo ya terminado y varios del anterior, compartieron la emisión del último capítulo. El bullicio que reinaba en las pausas se cortaba abruptamente cuando el programa volvía al aire, compartiendo la tensión que era fiel reflejo de que aunque todo el capítulo fue grabado, la lectura de la definición quedó guardada para el vivo, lo que aseguró que nadie conociera de antemano a la nueva cocinera amateur.

La definición del lunes empezó con una prueba compleja, inspirada en la cocina del Celler de Can Roca, el prestigioso restaurant español donde la ganadora tomará clases intensivas. A Magdalena de los Santos le tocó cocinar con el concepto aire y el método confitado; a María Gracia Sosa con el mar y lo frito como condiciones, y a Luciana Dangelo con la tierra y el vapor como únicos requisitos. El resto quedó librado a la imaginación, lo que en instancias decisivas puede ser un gran aliado o todo un problema.

Más de una hora después y con dos preparaciones bien diferentes hechas por cada una, el jurado decidió que María Gracia y Luciana se metieran en la final, y que Magdalena dijera adiós en la penúltima instancia.

Fue para ambas la final soñada, porque como demostraron a lo largo de la competencia, la amistad que las unió fuera de pantalla fue casi tan intensa como la competencia que generaron en la cocina. De hecho, después de derramar las primeras lágrimas de la emisión al recibir las casacas blancas con sus nombres bordados en rojo, las dos reconocieron que sin el empuje de la otra, no hubieran llegado hasta esta instancia definitoria.

A eso se le sumó el hecho de que, para el público, eran dos candidatas fuertes no sólo por sus condiciones culinarias, sino también por sus historias de vida.

María Gracia, por su lado, dejó su Venezuela natal a causa de la crisis y buscó refugio en Uruguay, donde ejerce como doctora; mientras que Luciana, tallerista en el INAU, se fue perfilando como gran candidata gracias al impulso de sus propios compañeros que, debido a que quedó a un paso de conseguir un lugar en la temporada anterior y que anteriormente tuvo cáncer, la tomaron como ejemplo de lucha.

Y como en la temporada anterior, el cierre fue con una entrada, un plato principal (que como en aquel mano a mano entre Nilson Viazzo y Leticia Cicero tuvo al cordero como protagonista) y un postre, que a las dos les valió los mejores elogios. Después, entre lágrimas y rodeadas de familiares y excompañeros, y con la presencia estelar de Viazzo y de Joan Roca en representación del restaurante español, ya un rato después de la medianoche, la venezolana María Gracia se convirtió en la ganadora y demostró que en esto de la cocina y del cariño del público, no hay fronteras ni países que valgan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)