ENTREVISTA

Leticia Cohen: "Si una persona es graciosa, te hace reír más allá de su género"

La comediante habla de su llegada a "La culpa es de Colón", su carrera y los prejuicios acerca de las mujeres haciendo humor en Uruguay

Leti Cohen. Foto: Difusión
Leti Cohen. Foto: Difusión

El pasado domingo el elenco femenino del ciclo de humor La culpa es de Colón (La Tele) tuvo un cambio. Tras la salida de Manuela da Silveira, llegó la divertida Leticia Cohen para ocupar la butaca y completar el quinteto de la versión “mujeres” del formato internacional.

Cohen ha tenido una carrera atípica en el medio. Se transformó, por algo de suerte, aliento y méritos propios, en una de las referentes del humor en Uruguay, aunque la comedia no estaba en sus planes. Siempre fue la graciosa del grupo y sus amigas la llamaban cuando estaban tristes para mejorar el ánimo, pero creía que solo se reían por eso, porque eran sus amigas. “Pensaba que si decía lo mismo frente a desconocidos no se iban a reír”, asegura Cohen, quien fue abanderada del Pabellón Nacional en el liceo —“¿A quién conocés abanderado en el liceo?”, dice riendo— y estudió Ciencias Económicas.

Leticia Cohen. Foto: Difusión
Leticia Cohen. Foto: Difusión

Sus primeros pasos en la comedia fueron después de que falleció su madre, cuando estaba mal anímicamente. Hizo un taller de teatro y se dio cuenta que lo mejor que le salía era el monólogo. En la despedida de una compañera de trabajo, se animó a hacer unos chistes y una colega, Marcela, le dijo: “Vi este curso de stand up que empieza en dos días, tenés que hacerlo”.

Cohen se anotó y desde entonces no paró de hacer reír gracias a un muy personal estilo pícaro.

Leticia Cohen. Foto: Difusión
Leticia Cohen. Foto: Difusión

“Ves que la gente se ríe con lo que decís, que están pasándola bien gracias a lo que pensaste un día en tu casa y dijiste: ‘puede ser gracioso’. Eso está muy bueno porque la gente te da esa devolución”, asegura en charla con El País.

Desde su llegada a La culpa es de Colón, Cohen admite estar muy feliz y llorona. “No sé por qué, tal vez porque es mucho y no lo esperás”, dice y recuerda que le pasó algo así cuando se fue de gira a Perú y Chile junto a otras comediantes mujeres. “En mi vida me imaginé que por hacer reír iba a conocer países, dice.

Leticia Cohen, comediante
Leticia Cohen, comediante. Foto: Archivo

Si bien se ha presentado en bares y teatros de nuestro país, hacer televisión es distinto por el alcance de miles de personas que tiene. “Me ha escrito mucha gente de todos lados”, cuenta.

—¿Qué sentiste al estar en La culpa es de Colón?

—Estuvo de más. Estoy contenta aunque es extraño, porque no es que soñé toda mi vida con esto; nunca me lo imaginé. Entonces cuando me llamaron me encantó, porque crecés como comediante y guionista, así que estoy feliz.

—¿Cómo fue la recepción de las compañeras del elenco?

—Me encontré con un grupo de mujeres que son cracks y gente que le da lugar a otros. No sé si eso es tan común. Son divinas y me recibieron como si fuéramos amigas.

—¿Cómo han sido las repercusiones?

—Por suerte divinos los comentarios, que no pasa siempre. Es el precio de hacer algo público. No tenés que gustarle a todo el público; pasa que a quien no le gusta, le gusta decirlo. Le encanta incluso antes de saber qué vas a hacer. Pero esto pasa a las mujeres, antes de que se estrenara el programa había gente que decía que no lo iba a mirar porque las mujeres no hacen reír.

—Porque hay un prejuicio, ¿no?

—Sí, hay un bloqueo en todos. Cuando hacíamos Minas con Lucía Rodríguez las mujeres nos preguntaban si podían llevar a sus maridos. “¿Es joda?”, nos decíamos. “No, los descuartizamos en la puerta antes de entrar”, ¿te imaginás?. Hacemos humor para personas. Además hay una generalización: “las mujeres se dan palo entre ellas”; y yo estoy donde estoy por las mujeres que me abrieron las puertas. Mi compañera de trabajo que me dijo: “Tenés que hacer un curso de stand up”; y cuando me recibí, Lucía Rodríguez, a quien no conocía, me llevó a hacer teatro. Después me invitaron a participar en Consentidas y no paré.

—¿Y cómo se derriba el prejuicio hacia las mujeres que hacen humor?

—Es algo que por más que hemos adelantado mucho, faltan años. Siempre hay alguien que te dice: “Me hiciste reír, y eso que sos mujer”; y no lo dicen mal, sino que es algo naturalizado. En algún momento seremos personas. Porque entiendo que no te guste lo que una hace, pero generalizar que ninguna mujer te hizo reír en tu vida; ¡conocés tres mujeres! Esa comparación es una bobada porque si una persona es graciosa, te hace reír más allá de su género, aunque parece que la gente no lo entiende. Si la persona es graciosa te hace reír igual.

—Participaste de un concurso de talentos que realizó Maroñas, en 2017. ¿Qué dejó esa competencia?

—Sí, no sé cómo me anoté porque odio la competencia. Hasta mi novio estaba anotado, y por suerte ganamos los dos, sino me hubiera sentido mal. Aparte me divertí porque éramos todos amigos y la previa era divertida. Pero siempre pensando: “Esto no es para mí, no voy a llegar”.

—¿Siempre fuiste pesimista contigo misma?

—Sí, no espero que pasen cosas, entonces cuando pasan, está de más. A veces soy un poco pesimista, no sé por qué. También me pasa que cuando me preguntan: “¿Qué metas tenés para el año?”, digo: “ninguna”, porque todo lo que me ha ido pasando es como que se supera. Ya no sé qué más puede pasarme. Viajé, trabajo de lo que me gusta y ahora vino el programa, ya no sé qué pedir en lo laboral.

—¿Sentís que te costó llegar a donde estás hoy?

—No siento que me haya costado porque se fue dando solo. Al tener otro trabajo no estoy tan pendiente de otras cosas. Hago esto porque me divierte, porque lo amo y he tenido suerte, aunque no me gusta decirlo porque me dicen que trabajo para estar donde estoy, y sí, trabajo mucho para esto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados