ENTREVISTA

Kairo Herrera: "Hacer plata a través de las redes implica vender mi privacía"

El comunicador habla de la nueva temporada de "Día cero", los cambios en "La mañana en casa", su banda de rock, la familia y cómo se ve de abuelo

Kairo Herrera. Foto: Leonardo Mainé
Kairo Herrera. Foto: Leonardo Mainé

Kairo Herrera estrena esta noche en Canal 10 la tercera temporada de Día Cero, el ciclo de entrevistas que conduce en el que personas, conocidas y no tanto, hablan de algún momento que cambió sus vidas. Además, continúa en la conducción del magazine La mañana en casa, también en la del programa satélite de Got Talent, Amamos el talento, y hace radio todos los días en Viva la tarde que va por Sarandí.

Herrera suele estar tranquilo pero a las corridas entre el canal, la radio y su casa, y también encuentra el tiempo para ser el vocalista de Cuatro Cuervos, banda de rock a la que llegó en 2019.

Kariro Herrera. Foto: Leonardo Mainé
Kairo Herrera. Foto: Leonardo Mainé

“Cuando era joven me dedicaba full time a la música, pero en ese momento uno se preocupaba más por cómo tenía el pelo que cómo cantaba”, dice. En realidad no iba a seguir tocando, pero “me metieron de prepo en Cuatro Cuervos y hace dos años que estamos. Antes de la pandemia, para ser desconocidos tocamos bastante y durante la pandemia nos colamos en varios lugares”.

—¿Esto significa que vas a incursionar en las redes sociales, finalmente?

—No, no. No me encargo de ese tema. Con la banda tenemos Instagram, Facebook y no me interesa. No me nace y de hecho tengo prohibido tocar las redes de la banda porque una vuelta haciendo no sé qué en Instagram abrí como cuatro cuentas más, entonces de las redes sociales se encargan los demás. Hablando con otras personas entiendo que pierdo plata al no estar, pero no me interesa, porque el hacer plata a través de las redes implica de alguna manera vender mi privacía, y para mí eso vale mucho más que todo.

—Hacés televisión, radio y estás en una banda, ¿estás corriendo todo el día?

—En realidad tengo una vida tranquila. El hecho de tener la obligación, buscada y disfrutada, de andar corriendo de un lado para el otro, forma parte de mi tranquilidad. Estuve dos años sin trabajo y cuando uno tiene la posibilidad de trabajar y que te valoren, para mí es un placer. Además, cuando uno llega a cierta edad -voy a cumplir 51 años-, valora mucho el tiempo. Para mi ir al banco o a una mutualista es como morir un poco, porque odio los tiempos muertos.

Kairo Herrera. Foto: Leonardo Mainé
Kairo Herrera. Foto: Leonardo Mainé

—Tenés familia en Montevideo y una hija en Estados Unidos. ¿Cómo se manejan esos vínculos, a distancia?

—La vida familiar la manejo de manera tal que cuando estoy en casa hay tiempo de calidad con la familia, porque las personas como yo necesitamos tener una familia. Si no tenemos una familia terminamos trasnochando y echándonos a perder. La familia es un cable a tierra porque “te obliga”, porque es una linda obligación, a estar claro, presente y tener la palabra justa. Mi hija es grande, tiene 21 años y ahí sí agradezco la tecnología porque nos comunicamos por Whatsapp y tenemos charlas muy largas. Algunas pueden terminar en una pelea porque estamos en extremos de la vida y la vemos de manera diferente.

—¿Te ves de abuelo?

—Sí, pero no en el concepto estandarizado del abuelo. Me imagino siendo como soy hoy en día. El abuelo cool, el abuelo que asume su condición de abuelo pero que no deja de hacer las cosas que hago ahora. Por lo que me dice el cuerpo, tiene mucho para recorrer, y lo imagino de esa manera. Además, ha cambiado la vejez. Imaginate, cuando tenía 20 años una persona de 50 era un viejo, y hoy en día capaz que las personas de 20 te ven como un viejo, pero cambia el concepto. Hoy sos veterano, que es un poco más abajo de viejo.

—Hoy volvés con Día Cero. ¿Cuándo filmaron esta nueva temporada?

—La grabamos entre fines del año pasado e inicios del 2021 con todos los recaudos y dudas que te trae una pandemia, pero retomamos el primer espíritu del ciclo. Tuvimos una primera temporada que la empezamos con Carlitos Páez que después fue transitando los “días cero” de distintas personas. La siguiente temporada fue centrada en los “días cero” de las mujeres, y esta tercer temporada retoma el espíritu inicial. Tomamos a personas, algunas conocidas y otras no, con las que recorremos su camino de vida y repasamos lo que fue ese día que marca el resto de sus vidas.

—Es un ciclo sobre los momentos bisagra. ¿Cuál fue el tuyo?

—Tuve como 150 “día cero”. La primera vez que tuve uno fue cuando era bastante joven y sufría ataques de pánico. La persona que atendía a mi madre, que fue quien me recomendó un profesional, en una sola sesión me dijo qué me pasaba y las dos vías que había para solucionarlo. O tomaba las riendas de mi vida y empezaba a encaminarla, o me medicaba de por vida. Me pareció que no era una persona que pudiera estar medicada y decidí atravesar esa membrana que cubría mi vida y no tuve más un ataque de pánico.

Adaptarse a los nuevos compañeros de la mañana

Antes de las 10.00 de la mañana, ya está pronto Kairo Herrera, como el resto de sus compañeros, para hacer La mañana en casa, el magazine matutino de Canal 10 que ha tenido varios cambios en las últimas semanas.

Eliana Dide está sustituyendo a Noelia Etcheverry, quien está con licencia maternal, lo que hizo que Herrera pase a ser “el Tata Kairo”. “No sé si es bueno, pero asumo el rol con gusto”, dijo. “Además, uno va entrando a un momento de su vida donde si bien sigue preocupándose por sus hijos, piensa en cómo será la vida de ser abuelo, cuando las condiciones estén dadas. Por ahora esto es lo más cercano que uno puede estar de conocer la experiencia”, dijo.

Sobre Dide, a quien Herrera conoció el año pasado en Masterchef: Celebrity, comentó: “es un placer trabajar con ella. Es una mujer muy sobria e inteligente”.

También resaltó el compartir “con un referente de la televisión como es Humberto de Vargas que es un comunicador y un artista completísimo. En el canal le dicen Señor Televisión, y siempre tengo la posibilidad de aprender de los compañeros. Y estando al lado de Humberto uno aprende mucho”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados