RESEÑA

"Got Talent Uruguay": ¿quiénes son los ocho nuevos talentos que pasaron a semifinales?

Música, danza y magia protagonizaron una nueva etapa del corte del jurado en el programa de talentos que emite Canal 10. Los detalles

Marc García en "Got Talent Uruguay". Foto: Twitter @gottalentuy
Marc García en "Got Talent Uruguay". Foto: Twitter @gottalentuy

Llegó el lunes y con él, una nueva entrega de Got Talent Uruguay. El programa que conduce Natalia Oreiro y que va por la pantalla de Canal 10 está en su segunda etapa, conocida como "el corte del jurado" (María Noel Riccetto, Claudia Fernández, Orlando Petinatti y Agustín Casanova) y en la que lunes a lunes deben elegirse solo ocho propuestas para que avancen hacia las semifinales.

Los encargados de abrir la jornada fueron los integrantes de Rumbo Norte, un grupo de ballet folclórico de Tacuarembó que en la audición había conquistado al jurado. Entre el folclore y el candombe, siempre sobre música de Alfredo Zitarrosa, ofrecieron una combinación de números de baile y no faltó ni el zapateo. Llevaron elegancia, alegría y precisión al escenario y se ganaron los elogios de la directora del Ballet Nacional del Sodre, que les dijo: "Este grupo me hace agrandar la sonrisa".

Les siguió Agustina Giovio, de 21 años, una enamorada de la comedia musical. La joven interpretó un pasaje de "El fantasma de la ópera" que dejó desconcertado a Agustín Casanova, que empezó su devolución diciendo: "Estás locaza. Me dejaste pirando. Cuando empezaste con los agudos no entendía nada (...) Traés a este escenario un nivel poco visto". Petinatti llevó a la cantante a un terreno más personal y la hizo hablar de su ansiedad, para señalarle la evolución que ha tenido en este recorrido.

Luego llegó el turno del bartender venezolano Diego Bolívar, que se convirtió en una suerte de científico loco para esta presentación. Cambió la barra de bar por un laboratorio y le aportó una inesperada cuota de acting a la demostración de destrezas en coctelería. "Pusiste un poquito de show, un poquito de magia. Estuvo muy lindo más allá de un pequeño error" en un truco, fueron las palabras de Claudia Fernández.

Melanie Altieri pasó por la primera edición de Got Talent Uruguay, no tuvo suerte y volvió este año en busca de revancha. En el corte del jurado interpretó una canción propia llamada "Mirarte a vos", acompañada de Diego en la primera guitarra. "Para mí no pasás", le dijo Petinatti, que retomó la frase para aclarar: "No pasás desapercibida por tu voz". Le marcó, eso sí, unos nervios que no le permiten terminar de soltarse en escena. "Tratá de aflojarte. Hoy te salvó la banqueta y la guitarra", comentó.

Tras Melanie llegó otra cantante, Silvia Olmedo (Carmelo), que también eligió acompañarse de un instrumentista, Emiliano Acosta, pero en su caso para poder soltar la guitarra, que sí había ejecutado en las audiciones. Interpretó "Todo terminó" de Alejandro Fernández, y Casanova la celebró, aunque le hizo algunas apreciaciones respecto a su rendimiento vocal.

La música siguió porque después apareció Maia Szlafmyc: tocó el saxo, cantó y ofreció una combinación de oldies. Su actuación fue despareja y eso le subrayó Petinatti, que opinó que cuando tocó el instrumento de viento fue "una sensación sobre el escenario"; no así en otros momentos.

Otro instrumentista, Gonzalo Vidal, tuvo mejor desempeño en la noche del lunes. Como había prometido tras la primera instancia en la que actuó solo, regresó con una banda y con una canción de Van Halen, para cumplir el pedido que le había hecho Petinatti. Se lució tocando la guitarra eléctrica en esta personal versión de "Panama", y el conductor radial lo definió de la siguiente manera: "Tus dedos hablan".

Diego, que en las audiciones había presentado un rap dedicado a su hijo, que tiene Trastorno del Espectro Autista (TEA), regresó con un despliegue de hip hop. Acompañó su rapeo con un DJ, algunos bailarines y un graffitero, y cubrió así todas las patas de la cultura hiphopera para dejar al jurado notoriamente sorprendido.

Para cortar con las canciones apareció el grupo de gimnasia artística CGA, que había debutado con un número inspirado en la película Intensa-Mente y que ahora se basó en Avatar. Las adolescentes contaron que tuvieron algunos problemas para ensayar, ya que no podían ir al gimnasio por la emergencia sanitaria y tuvieron que adaptarse a la virtualidad, así como también a los cambios físicos que algunas experimentaron. En escena sortearon los inconvenientes y entretuvieron a los que votan, que al final es, en estas etapas, lo único que importa.

Geovanni Jara, integrante del Coro Nacional del Sodre, cantó en el corte del jurado el tema "Te olvidaré" de MYA y Pedro Capó, pero no alcanzó para convencer a los cuatro votantes. Al menos eso le dijo Riccetto, que entendió que le había faltado más impacto, explosión, y que había elegido un repertorio demasiado similar al de su audición.

Felipe Rubini tiene 12 años y en el programa se lo presentó como un niño prodigio del piano. Tenía la presión de volver con algo "bien complicado", que fue lo que le pidió Casanova en la audición, casi como un voto de confianza para alentar su pase al corte del jurado. Rubini hizo caso, propuso un arreglo inesperado y además se mostró muy cómodo en el escenario, lo que le valió una buena devolución.

Marc García, que tiene el antecedente de haber conseguido un "Botón Dorado" en la edición española de Got Talent, se acercó al jurado —protocolos mediante— para hacerles, bien de cerca, un largo truco de magia con cartas. "Sos buenísimo. Esto es maravilloso", fueron las palabras del ex Márama que también se defiende en el rubro mágico.

Las Marujitas son un grupo de hermanas que llegaron al concurso para hacer un homenaje a su madre, con ganas de divertirse, y pasaron de fase. Ahora, con ausencia de una de sus integrantes, cantaron "A quién le importa", con una coreografía sencilla y un espíritu más de karaoke que de espectáculo, con el que hicieron bailar al jurado. "Lo han hecho muy bien... Para las cuatro de la mañana todas mamadas", les dijo Petinatti, sin vueltas.

Una de las actuaciones más elogiadas de la velada fue la de "Tina" Amaro, artista transgénero que cautivó cantando la preciosa y exigente "Stay With Me" de Sam Smith. Riccetto le aseguró que había logrado transmitir el peso de cada palabra de la letra y que había tenido un manejo del escenario "muy lindo". "Sos otra persona", resaltó la jurado.

Después vino Esteban García, un jovencísimo minuano que en las audiciones había asombrado con su baile estilo libre y había quedado fascinado por entrar al programa. Esta vez, con un look a lo Daft Punk que se perdía sobre la escenografía también oscura, hizo una coreografía improvisada que dejó gusto a poco. Riccetto le señaló la repetición de los recursos y del espacio usado, aunque le destacó el talento, "algo especial".

De baile también fue la propuesta de Estudio G, una compañía que llenó el Teatro El Galpón de color y que fue muy celebrada por Riccetto, la voz especializada cuando de danza se trata. Su show de clásico y contemporáneo fue un buen final para una jornada de puestas dispares.

Al conocerse la decisión del jurado, quienes pasaron a semifinales fueron el grupo de danza Rumbo Norte, el colectivo de gimnasia artística CGA, las cantantes Melanie Altieri y Agustina Giovio, el mago Marc García, el cantante Tina Amaro, los bailarines de Estudio G y el pianista Felipe Rubini.

El próximo lunes se terminará la etapa del corte del jurado y se conocerán a los últimos ocho semifinalistas de Got Talent Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados