Estreno

El fenómeno televisivo del año pasado se pone más exigente

Hoy se estrena la tercera temporada de MasterChef, y Puglia habla de eso

MasterChef
El jurado de "MasterChef": Sergio Puglia, Lucía Soria y Laurent Lainé. Foto: Darwin Borrelli

Los fuegos se volverán a encender, las ollas y sartenes volverán a los fogones y el nerviosismo se mantendrá con una nueva camada de participantes. Es que hoy se estrena una nueva temporada de MasterChef (en Canal 10 a las 21.00), en la que el público conocerá a los 18 participantes que se pondrán el delantal, con la intención de convertirse en el nuevo maestro de la cocina.

Para eso, más de 2.500 inscriptos tendrán que superar el macrocasting que se realizó en la Pista de Atletismo, donde los jurados hicieron el primer gran filtro de concursantes. Eso será lo primero que se verá en el programa, que luego avanzará hasta tener a 18 concursantes.

MasterChef fue todo un fenómeno el año pasado. Fue la principal apuesta de Canal 10, que consiguió una respuesta del público que superó las expectativas, tanto a través del rating como de las redes sociales.

De paso, el programa sacudió algunos preconceptos relacionados con la televisión nacional. Hasta el año pasado, se pensaba que una producción de este tipo sería imposible de hacer a nivel local, y que ningún programa televisivo (un formato que en tiempos de streaming va quedando de lado) iba a volver a reunir a la familia frente a la pantalla. Este show derribó esas dos ideas y refrescó la oferta.

Nilson Viazzo y María Gracia Sosa fueron los primeros campeones de este programa que tras dos temporadas, se prepara para conocer a un nuevo ganador en cuestión de meses. Viazzo y Sosa ya fueron vitoreados por el público y estuvieron en la cocina del restaurante Celler de Can Roca (lo que también se pudo ver por televisión), uno de los premios más interesantes que se lleva el ganador de cada edición, que además obtiene dinero, un auto, un curso y una estatuilla.

Además del reconocimiento que le dio a los ganadores, el programa funcionó como plataforma para algunos participantes que comenzaron una carrera en los medios o en restaurantes o emprendimientos propios. Es el caso de Leticia Cicero, la vicecampeona de la primera edición que tiene un segmento en el matutino La mañana en casa; y Amparo Pereira fue notera en Por la carretera del mismo canal, tiene una columna en radio y trabajó en una obra de teatro junto a Lourdes Galván, otra participante.

El regreso

Una vez más, MasterChef será conducido por Diego González, quien pondrá su simpatía para amenizar las pruebas de los participantes que se enfrentan a distintos desafíos. También regresan los jurados Sergio Puglia, Lucía Soria y Laurent Lainé, quienes, dijeron, serán más exigentes.

Esa exigencia ya se había anunciado para la segunda temporada, que a grandes rasgos no se notó, pero que sí estuvo en los detalles. Es que los concursantes tuvieron que hacer desde sushi y cocina molecular hasta recetas para celíacos, o una difícil prueba con la consigna cero desperdicio. Para esta nueva temporada, eso se pretende ajustar aún más.

El País charló con Sergio Puglia, quien hizo hincapié en que el nivel de exigencia va a subir mucho más. “Porque si lo que pretendemos es que ese cocinero amateur que cocina de forma empírica, se pueda transformar a través del conocimiento, en un profesional, tenemos, necesariamente que ser más exigentes”, dijo.

Puglia también habló sobre el público que, a su parecer, tiene que entender varias cosas. “Indudablemente MasterChef es un show de televisión, es una competencia, y al uruguayo no le gusta competir. Hay mucha gente que ve la competencia como algo desleal, pero competir significa, cuando se tienen las mismas herramientas, apostar al crecimiento”, dice.

Según el jurado, gracias a esa cultura del no “correr riesgos” o “ir sobre lo seguro” de los uruguayos, hay gente que piensa que “uno tiene que ser bueno, generoso y solo entregar conocimiento y no exigir. Hay un montón de gente que piensa que la exigencia es algo que no corresponde y se olvida que es un show de televisión”, agrega.

Lo que no pone en dudas es el gusto que llevó a miles de uruguayos a presentarse en este certamen; personas que, Puglia entiende, tienen una pasión por la cocina, “entonces nosotros tenemos que ser exigentes desde ese ámbito”, y si bien reconoce que el uruguayo es muy esquemático a la hora de cocinar, dice que este programa “ha abierto la cabeza a los espectadores y a los participantes”.

"Hay un montón de gente que piensa que la exigencia es algo que no corresponde y se olvida que es un show de televisión"

Sergio PugliaJurado de "MasterChef"

Esa apertura mental ha hecho que los uruguayos sepan más de gastronomía, cómo cocinar, qué cocinar y cuándo hacerlo. Mirando para atrás, basta recordar las primeras ediciones para saber que había participantes que no sabían lo que era un queso Camembert o que nunca habían visto un espárrago o un hinojo. Y MasterChef, dice Puglia, abrió las puertas a nuevas técnicas que también nutrieron a los espectadores.

Presión

“La cocina hay que vivirla, hay que dar exámenes todos los días, hay que cocinar bajo presión”, dice Puglia, quien entiende que todos los cocineros (sea panadero, rotisero o chef) trabajan bajo una misma presión: la de la gente. “Entonces esta tercera edición es una temporada exigente. Exigente en el momento del casting, y exigente desde nuestro ámbito también, porque queremos que lo que se haga, sea de calidad. Ese es el panorama de esta temporada”, cuenta Puglia.

Con estas nuevas intenciones, MasterChef vuelve a la pantalla para ver si su magia sigue siendo efectiva.

Expectativa

Sergio Puglia: “Espero el máximo”

“Espero el máximo, de igual manera que espero darles el máximo de conocimientos y la información para que ellos evolucionen. Además, estamos empeñados en lograr que esta gente aprenda de varias formas; a manejar la técnica y aprenda los conocimientos de tal forma como para que esté por debajo de la piel”, dice Puglia de cara a la nueva temporada. “La idea de este año es exigir como corresponde, exigir para que crezcan. Para prender en ellos la pasión que tuvimos, tenemos y nos ayudó a realizar una carrera, eso es lo que pretendemos. Además, este año queremos que estos cocineros amateurs se den cuenta de que la cocina es mucho más que transformar un churrasco en una milanesa o en un entrecot jugoso y a punto. Que entiendan que es la representación misma de un desarrollo cultural”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)