TELEVISIÓN

Después de Pablo Escobar

La tercera temporada de Narcos trata sobre el cártel de Cali.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pascal: el actor regresa como el agente de la DEA, Javier Peña. Foto: Difusión

El Pablo Escobar que interpretó el brasileño Wagner Moura (estuvo nominado al Globo de Oro) era uno de los mayores atractivos de esta serie de Netflix, que ayer estrenó su tercera temporada.

Pero Escobar está muerto, lo que no es ningún spoiler sino algo que se había anunciado antes del estreno de la segunda temporada, que justamente se preguntaba quién había matado al líder del cártel de Medellín.

Así, esta tercera temporada, compuesta por 10 episodios de una hora, es prácticamente una nueva serie, donde se ven apenas los vestigios de lo que sucedió unos unos meses antes, en esa Colombia de la década de 1980 que exportaba su droga a los cuatro vientos.

Lo que nunca ha tenido esta serie es suavidad y esta temporada comienza demostrando la importancia del cártel de Cali, una agrupación que se manejaba de manera distinta que Escobar. Mientras el líder de Medellín tenía el "amor" de su gente (gracias a dinero, muertes y droga), los líderes del Cali son empresarios que bien podrían ser directivos de grandes corporaciones. Se manejan con soltura, siempre en las sombras, comprando a políticos, militares y a las altas esferas del poder. Así se han manejado y así ayudaron a destruir a Escobar, quedándose ellos en su lugar, claro está.

Y, siguiendo la línea de la serie, esta temporada también tiene la narración en off para contar los pormenores de estos nuevos villanos. Un recurso que viene de Buenos Muchachos (Martin Scorsese, 1990) y que había caracterizado a toda la etapa de Escobar. Es que este recurso sirve para contar esta historia que tiene muchos personajes e historias paralelas.

Ahora los protagonistas son los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, quienes junto a Pacho Herrera y Chepe Santacruz Londono lideran la organización criminal dedicada al tráfico de cocaína, con la que han ganado miles de millones. En un momento bromean que son más ricos que el propio Papa.

Aunque quien sí está de regreso es Javier Peña, el agente de la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, que se obsesionó antes con Escobar y ahora le sigue la pista con este otro cártel.

"En la realidad, Javier Peña no estaba en Colombia durante la investigación de Cali, es una licencia artística", dijo el actor chileno Pedro Pascal (también fue Oberyn Martell en Game of Thrones) al diario El País de España.

Se trata además de un personaje que ha evolucionado desde su aparición, en la primera temporada. "Él no estaba cuando capturaron y mataron a Escobar. No estar físicamente para esa satisfacción es un elemento que le da textura y hace que quiera volver a Colombia para cumplir este otro trabajo". Y frente a la multiplicación de enemigos, su personaje cobra importancia en esta temporada, siendo también el narrador de los acontecimientos.

¿Por qué mirarlo?

Siempre son atrapantes las historias de mafiosos, sus ascensos y caídas en desgracia, y la serie Narcos ya ha demostrado estar a la altura gracias a sus buenas actuaciones y una muy excelente reconstrucción de época. Y si bien la narración puede resultar un tanto entreverada como los hechos que narra, y por momentos parece confusa ya que cambia en tiempo y espacio sin dar mayores explicaciones, el resultado es muy disfrutable. Muchas muertes, siempre violentas y gráficas, tiene esta nueva temporada que cuenta los pormenores del Cártel de Cali y del agente de la DEA que intenta destruirla. Un juego de poderes disfrutable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)