Sofía Rodríguez

“Creo en los ciclos de las personas y los programas”

Charla con una de las Vespertinas, programa que comenzó ayer por el canal Monte Carlo

Sofia Rodríguez
Sofia Rodríguez define su rol en el ciclo como una mezcla de periodismo con temas de interés de la gente, “las cosas cotidianas de la ciudad", dice. Foto: Darwin Borrelli

Hace 16 años, Sofía Rodríguez trabajaba en una agencia marítima, “iba a pagar sueldos, tenía que ir a la Dinara a sacar permisos”, y de ese trabajo dice que aprendió muchísimo, tanto como en sus trabajos en los medios de comunicación.

No le gusta definirse, pero si tiene que hacerlo, dice ser “comunicadora”, y ese rol la ha llevado por distintos medios, canales y programas. Estuvo su estadía en Radio Sarandí; “éramos la BBC, se sentía así”, cuenta, y agrega que estar ese tiempo en radio, para ella fue como un máster de cinco años. En televisión pasó lo mismo, primero en La Tele y después en Monte Carlo, donde había hecho su primer pasantía y donde está ahora. “Acá perdí el miedo a tocar determinados temas. Quitar esos pruritos que tenemos los uruguayos, que no están buenos y no nos dejan avanzar y crecer profesionalmente y como seres humanos”, dice, en una cómoda sala de espera del canal.

Por eso, varios años después de haber comenzado a trabajar en tele, siente que no hay nada mejor que trabajar en vivo. “Podés estudiar en la mejor universidad, hacer un máster en el extranjero, y si bien todo suma y es importante, si no tenés la gimnasia del diario, no es lo mismo”, dice la comunicadora que ayer estrenó su nuevo programa: Vespertinas, donde junto a Adriana Da Silva, Valeria Tanco e Inés Pereyra abordan distintos temas de actualidad, espectáculos y moda (va de lunes a viernes a las 16.00). Su rol en el ciclo será el mezclar periodismo con temas de interés de la gente, “las cosas cotidianas de la ciudad. Eso más urbano, además de la moda, que tendrá un espacio importante”, aclara.

Sofía Rodríguez
Sofía Rodríguez define "Vespertinas" como un talk show de actualidad. Foto: Darwin Borrelli

—Decías que Vespertinas no es un magazine, ¿cómo lo definís?
—Es un talk show de actualidad y entretenimiento, porque el concepto “magazine” está asociado a las mañanas. Pero más allá del horario, tiene un formato que no es el que vamos a hacer. El magazine tiene un formato en el que entran y salen colaboradores todo el tiempo, y son ellos los que traen a la mesa temas de distintos rubros. Si bien Vespertinas va a tener un abanico de temas a tratar, no va a ser en ese formato.

—Mientras me lo describías, me imaginaba un programa como The View.
—Tiene algo de ese formato. En televisión no hay nada inventado, hay algunos formatos, y a partir de esos, hay ejemplos que toman algo de uno u otro para inspirarse. Se podría asemejar a The View, porque también son cuatro mujeres que tienen perfiles y profesionalmente son distintas, pero con cosas en común.

—¿Entonces qué temas que se van a abordar?
—La idea es que sea lo más cotidiano posible, que aborde esas temáticas que en un asado de amigos podés tener charlando, o en una reunión familiar. Porque hay charlas y conversaciones que tratan de temas que nos tocan todos los días, pero no siempre se reflejan en la televisión. El desafío nuestro va a estar en captar eso.

—No te gusta definirte, ¿pero cómo las definís y qué aportarán tus compañeras?
—Adriana Da Silva estuvo muchísimos años en televisión, pero si me preguntás, es una excelente actriz y comunica desde las tablas, una serie o el cine. Ella tiene una dinámica que yo no tengo y ninguna de las otras tiene. Valeria (Tanco) tiene otra forma, más que ver con la escritura. Ella es genial porque te habla de lo lejano que es el mundo de Tesla y su CEO, y de repente te cuenta de la serie Edha, y eso es lo genial, no tiene límites en esa cabeza brillante; y si bien no es humorista, tiene un humor genial. Inés (Pereyra) tiene una gran sensibilidad ante lo cotidiano, es más bohemia y se mata de risa de todo. Y tiene una cosa que me encanta: viene del interior. Entonces hay varios aspectos que yo que me crie en Montevideo no percibo, y ella sí. Entonces le pone esa impronta.

—¿Cómo van a hacer para diferenciarse de otros programas del canal como Algo Contigo?
—No vamos a ser un programa de espectáculos. Algo contigo puede tratar, porque la agenda lo pide, otros temas, pero creo que cada programa tiene su perfil. En un canal de aire, cuando tenés programación en vivo, lo que pasa en la agenda es lo que manda. Y ahí está la cintura de cada programa, para decir lo que está pasando en el país, desde su lugar.

—La conducción no es algo nuevo para vos, estuviste al frente de Algo contigo y Maybelline Model. ¿Qué te dejó el programa de Luis Alberto Carballo?
—Como conductora te puedo decir que Algo Contigo me fogueó mucho, y cuando me propusieron hacer las suplencias a Luis, me sirvió, porque me ayudó a entender cómo llevar la posta a un programa.

Sofía Rodríguez
Sofía Rodríguez no le gusta verse en televisión "hasta que me ajusta el zapato" y lo hace obligada, dice. Foto: Darwin Borrelli

—¿Y Maybelline?
—Ahora miro los primeros programas y me digo: ¡por favor! Estaba sola con el mundo, porque en otras temporadas estaban las madrinas que tiran alguna soga, pero en realidad no siempre están, porque el hilo conductor lo llevaba yo, y era como una mochila de 100 kilos.

—¿Vuelve Maybelline este año?
—Este año no sé qué va a pasar, y si se hace va a ser en la segunda mitad del año, porque con el Mundial todo cambia. En una temporada anterior coincidimos con el Mundial y no está bueno, porque todos estamos pendientes de eso. Estamos en otra, porque aunque no nos guste el fútbol a todos, queremos ver a Uruguay campeón. Los años de Mundial son complejos y hacer un esfuerzo de producción como el que implica este programa, es titánico para que después termine coincidiendo con un partido de Uruguay. La gente tiene que elegir, y en general elige el fútbol.

—En una entrevista dijiste que estabas buscando nuevos retos, ¿Vespertinas lo es?
—Sí, creo mucho en los ciclos de las personas y los programas. Siempre está bueno tras un tiempo ponerse a pensar: cumplí con este ciclo, ¿qué me dio? ¿Qué me falta? ¿Qué necesito? ¿Por dónde va mi camino? Y empezar a transmutar esa energía en lograr ese nuevo objetivo.

—¿Sos de verte en televisión?
—No, lo detesto. A veces lo tengo que hacer, pero no me gusta hasta que me ajusta el zapato. No sé si le pasa a todo el mundo, pero no me gusta nada. También pasa que por hacer programas en vivo no puedo hacerlo, pero a veces estoy en casa y me escucho y digo: esa voz, no la tolero y tengo que bajar el volumen. Aunque es necesario verte, porque te corregís, y ahí hago de tripas corazón.

—Das la impresión de ir al frente. ¿Siempre fuiste así?
—Es una forma de crianza. En mi casa siempre fuimos para adelante, en los mejores y peores momentos. Es una actitud que mamé de chiquita y en mi familia somos así, lo que no quita es que uno pare un momento a analizar lo que me pasa y cómo hacer para mejorarlo. Para mí es importante eso, si no sos una topadora y no aprendés de lo que te sucede. Es importante frenar y ver si estás contenta o no y analizar, pero tampoco detenerse y quedarse estática. Porque es difícil que alguien llegue, te toque la puerta y te solucione la vida. En la vida, eso no sucede.

Reacciones del primer programa

En el primer programa se habló de la tecnología en la tercera edad, las celebridades que no usan maquillaje, la MoWeek y Valeria Tanco inauguró sección y abrió una cuenta en Instagram, que al final del programa superaba los 280 seguidores. Tras finalizar el programa, Rodríguez habló con El País y dijo que si bien “los días de estreno son complicados, este primer programa se vivió con una adrenalina infernal” y que todavía no puede creer que luego de “tantos meses de ensayo y de trabajo hayamos finalmente estrenado. Habíamos tenido muchos ensayos, pero hasta que no arrancás no sabes cómo va a venir la mano”. Al igual que sus tres compañeras de programa, Rodríguez sabe que hay cosas para mejorar, “siempre las hay”, dice, pero ella se queda con una energía linda que recibió de la audiencia y de sus compañeros. También las cuatro conductoras quedaron contentas porque colegas de otros medios les enviaron flores y “eso no es muy normal que suceda en Uruguay. Recibir eso fue una energía superlinda”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º