fotogalería

La cocina uruguaya tiene maestro

En una final muy emotiva, Nilson venció a Leticia y es el primer ganador de este reality

Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: Fernando Ponzetto
Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: Fernando Ponzetto
Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: Fernando Ponzetto
Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: Fernando Ponzetto
Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: F. Ponzetto
Nilson, el primer campeón del popular programa. Foto: F. Ponzetto
Leticia, la finalista de Masterchef. Foto: F. Ponzetto
Leticia, la finalista de Masterchef. Foto: F. Ponzetto

La gastronomía es otra cosa. Es arte, es ciencia y es mucho más que eso, dijo Leticia cuando al principio del programa el jurado le preguntó si su participación en MasterChef Uruguay le dio el giro que buscaba a su vida de ingeniera química. Fue una reflexión espontánea y cargada de la emoción y los nervios propios del comienzo de esta final, pero alcanzó para resumir desde el inicio las claves del éxito que ha tenido entre la audiencia la versión local de este reality.

MasterChef se convirtió en un acontecimiento de cada lunes, un suceso que llevó a la familia y a un público de generaciones variadas a volver a reunirse frente al televisor o, en su defecto, la computadora. Y demostró, programa a programa, que cocinar es mucho más que hacer una ensalada, preparar una sopa instantánea o asar carne: es un trabajo de creatividad, precisión, talento y riesgo que pone en alerta todos los sentidos. Eso, presentado en formato de reality show con la música y los personajes necesarios, no puede fallar.

Y ayer, después de meses hablando del tema, se consagró el primer maestro de la cocina uruguaya: Nilson, quien venció en la final a Leticia.

Para preservar la definición, la producción de MasterChef decidió grabar todo el programa salvo la lectura del ganador, que fue en un bloque transmitido en vivo desde el estudio donde el programa tiene lugar, y con la presencia de todos los participantes de la temporada, familiares, varias figuras del canal y medios de prensa. In situ se vivió con nervios y pasión, con gritos de aliento y aplausos, entre sandwiches que poco tenían que ver con las sopas humeantes y los tentadores postres de la pantalla. Y se vivió además con especial atención a Twitter, que en estos tiempos sirve como parámetro para medir el alcance del programa. De hecho, durante buena parte de la final, el hashtag #MasterChefUy fue tendencia mundial.

La última noche.

En dos duelos mano a mano decretados por sorteo, el policía Nilson quedó enfrentado a la rockera Lourdes en un reto creativo en el que tuvieron que preparar dos platillos en función de dos ingredientes protagonistas: al primero le tocaron frambuesas y hongos, y a la segunda remolachas y mascarpone.

Ninguno pudo salvarse de unos nervios infernales (“estoy compitiendo conmigo mismo”, se sinceró el floridense y su compañera dijo después que verlo así la afectó más de la cuenta) y al final todos los resultados fueron fallidos. En una decisión por demás difícil, mínimos detalles hicieron que el jurado se inclinara por Nilson, uno de los grandes favoritos desde el inicio, y echara por tierra la suposición de muchos televidentes (así lo habían reflejado en redes) de que el concurso estaba digitado para Lourdes.

“Me llevo flor de aprendizaje”, dijo la primera eliminada de la noche antes de abandonar su delantal, achicar el espectro de posibles ganadores y hacer derramar las primeras lágrimas.

Después, Nicolás y Leticia se enfrentaron en un duelo bastante más parejo, él basándose en tomates y chocolate y ella en espárragos e hinojo. Una vez más, su destreza con un ingrediente poco común y que nunca había usado (el hinojo), transformado en una ensalada tibia que se ganó los elogios de Sergio Puglia, Lucía Soria y Laurent Lainé, hizo la diferencia a favor de la ingeniera química.

Que Nilson y Leticia hayan llegado a la final seguramente dejó a todos los seguidores del programa conformes. Talentosos y arriesgados, respetuosos, con una clara evolución a lo largo de la temporada y como si fuera poco, queribles y queridos por todos sus compañeros: los dos tenían todos los componentes ideales como para llevarse el premio mayor. Los premios, en realidad: 200.000 pesos en efectivo, un curso en el Crandon, un viaje a Girona por tres días para un intensivo en un restaurant de renombre internacional, y por supuesto, una estatuilla conmemorativa.

Además, en un país centralizado, que ambos sean del interior fue un detalle que resaltó. Leticia como representante de San José (vive en Libertad) y Nilson de Florida (de Pueblo Mendoza) contribuyeron a que el fenómeno de MasterChef tuviera un alcance nacional y con un tono bien cercano, familiar.

Una vez nombrados los dos finalistas definitivos, llegó un último reto ante la mirada de los otros 16 participantes que pasaron por el programa, más familiares directos. ¿La consigna final? Una entrada, un plato principal y un postre sin ningún requisito específico.

Con ingredientes bastante locales (el cordero como punto en común) y ante un jurado que esta vez estuvo sentado a la mesa, los últimos platos de MasterChef Uruguay fueron desfilando. Una tostada de zapallo criollo con guacamole y huevo, un rack de cordero con croute de almendras y un postre de manzanas fueron las opciones de Nilson; mientras que Leticia fue con un gazpacho con productos de granja, ravioles de cordero y una pavlova con crema de mascarpone. Ese plato, con una presentación bellísima, fue el broche de oro de la sucesión de preparaciones y colores de este programa. Los sabores y olores toca imaginarlos.

Para la medianoche, en el único tramo en vivo de la temporada, los sobres con los votos se abrieron para anunciar que el floridense Nilson se convertía en el primer maestro de la cocina, y provocar así las últimas lágrimas de la temporada de un reality que en tiempos de streaming, reavivó a la televisión uruguaya y cautivó al público como en los viejos tiempos, apostando a una pasión eterna: la cocina.

Los otros tres finalistas

LOURDES - Empleada de Piedras Blancas

Perdió el primer duelo de la noche contra Nilson, después de hacer unas remolachas rellenas y una tarteleta de mascarpone. “Me llevo flor de aprendizaje”, dijo una de las grandes figuras de esta primera temporada.

NICOLÁS - Odontólogo de Montevideo

“La gente que me conoce sabe lo que busqué encontrar mi lugar en una cocina”, dijo entre lágrimas tras quedar eliminado ante Leticia. Se fue con grandes elogios por parte de todo el jurado del programa.

LETICIA - Ingeniera química de Libertad

En una final justa y muy reñida, Leticia brilló con un postre que sirvió para cerrar la temporada y que por poco no le alcanzó para consagrarse. Su lugar en la final fue merecido y lo demostró en la prueba definitoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)