Entrevista a Juan Minujin

“La cárcel es nuestro espejo oscuro”

El popular actor argentino se presenta esta tarde a las 16.00 en el Instituto Nacional de Artes Escénicas

Juan Minujin
Juan Minujin, en Montevideo. Foto: Álvaro Portillo

La carrera de Juan Minujin ha ido llegando al espectador uruguayo por diversas vías, y siempre a través de muy buenos productos artísticos. En este momento se lo puede ver con Montecarlo TV en Cien días para enamorarse, mientras que en Netflix sigue cosechado visitantes la primera temporada de El marginal. También en esa gran plataforma de streaming se puede ver un notable trabajo de él como director de cine, en Vaquero, que protagonizada por Leonardo Sbaraglia cuenta la historia de un frustrado actor argentino hace todo lo posible por obtener un papel importante en un wéstern americano que se está rodando en su país.

Además de todo eso, el reconocido actor argentino está hoy en Uruguay, para dar una charla sobre actuación, que tendrá lugar esta tarde a las 16.00 en el Instituto Nacional de Artes Escénicas (en Zabala 1480), con cupos agotados.

“Voy a hablar sobre temas de actuación, el panorama del mundo del audiovisual en el Río de la Plata, de las producciones uruguayas y argentinas. La charla está dirigida a estudiantes, a gente vinculada al teatro, así que hablaré de actuación, en cine, en televisión. En general en ese tipo de charlas me preguntas sobre los trabajos que he hecho, y que en Uruguay se han visto bastante. Pero a mí también me gusta mucho hablar sobre técnicas de actuación y todo ese universo”, adelantó el actor a El País.

El marginal tuvo mucha repercusión internacional. Y Cien días para enamorarse también la gente me la comenta mucho, porque son mis trabajos más recientes, y porque son de los que tuvieron más repercusión. Pero no sabría contestar qué me ha dado mayor proyección como actor”, explica Minujin, un actor dúctil, que pese a tener ya una gran carrera, seguramente tenga todavía muchos grandes papeles por delante.

-¿Cómo te lleva Cien días...?

-Las grabaciones son muy intensas de tiempo. Y también muy intensa de vínculos, porque nos llevamos todos muy bien, y siempre que uno está involucrado en un proyecto así, es como una especie de familia que uno tiene por seis o nueve meses. Tenemos una muy buena dinámica de trabajo entre los actores, los autores, los directores, los productores y el Canal. La telecomedia romántica es un género que acá funciona muy bien: digo acá y me refiero al Río de la Plata. Para nosotros gran parte de nuestro público está en Montevideo: de hecho ahora Cien días para enamorarse está al aire en Montecarlo TV. Y se trata de una comedia pero que no es desopilante, sino más bien emotiva. En ese sentido es muy lindo el género.

-¿Te dio un poco de pena no estar en la segunda temporada de El marginal?

-No, no, la verdad que no. Es una linda historia la que están contando ahora con la precuela. Y me alegra mucho que una serie que hicimos hace un par de años, tenga la oportunidad de hacerse una segunda temporada, que no es lo más común acá en Argentina. Creo que recién estamos iniciándonos en esa cosa de hacer dos o tres temporadas de una serie. La primera temporada de El marginal tuvo una repercusión enorme a nivel internacional, y eso me pone muy contento, aunque ahora estoy involucrado en otros proyectos, sobre todo tomado por Cien días para enamorarse.

-¿Qué carga horaria te demanda?

-Son jornadas laborales muy largas e intensas, hasta fines de noviembre. En general entramos ocho y media, y estamos hasta seis y media. Son unas 10 horas, en las que grabamos con dos unidades. Una en piso, en el canal, con los decorados, y otra que está afuera haciendo los exteriores. Entonces vamos de una a otra: sí, hacemos gran cantidad de escenas por día.

-Undergound está pisando fuerte, y en un momento difícil de la producción audiovisual argentina.

-Sí, creo que los directores de Underground, Sebastián Ortega y Pablo Culell, han dado un giro muy grande en la ficción en Argentina. Este año están haciendo Cien días…, más la segunda temporada de El marginal, y Un gallo para Esculapio, más la película El ángel, que recién se estrenó. Creo que además están dando un paso muy sano, porque se meten con temas que no son los más comunes en las ficciones en Argentina. En un momento además en el que está muy retraído todo lo que tiene que ver con lo audiovisual.

-Y abordando temas que interesan mucho a la gente…

-Sí, en Cien días... hay temas de muchísima actualidad: los temas familiares, lo que pasa en el colegio. Y nosotros tratamos de meternos muy a fondo con eso. Creo que la gente se ve un reflejada. Y aparte, con humor. Y en El marginal, de la primera temporada, creo que el guión del uruguayo Adrián Caetano, fue muy bueno, y la realización de Luis Ortega fue extraordinaria. Y permitió asomarse a un mundo muy desconocidos por todos los que estamos afuera de la cárcel. Es un mundo muy fantasmagórico para todos. Es como un espejo oscuro de la sociedad. La cárcel es nuestro espejo oscuro. Pero a su vez mostrados de una manera muy interesante, y muy poética. Con un grado de realidad muy grande, y a la vez con desarrollo de personajes y de vínculos muy ricos.

-¿Cómo director estás con algún proyecto en las manos, o en la cabeza?

-Sí, estoy escribiendo un segundo largometraje, con mi hermano Facundo Agrelo, con quien escribí mi primera película, Vaquero. Se llama Los comisarios, pero recién estamos desarrollándola. No quiero adelantar, pero es una película que yo también la protagonizo, además de dirigirla. No va tanto por el lado de Vaquero, en el sentido que no se trata de la vida de un actor.

-Vaquero es una película muy provocadora para el espectador.

-A mí es una película que me marcó mucho, y me cambió mucho la carrera. Y para mí como experiencia personal fue muy importante. Vaquero tiene muchos elementos de mi vida, de mi cabeza, y sobre todo de mi imaginación. No tanto de mi autobiografía, porque no es una anécdota personal, pero sí es mi mirada sobre muchas cosas del mundo de la actuación. También me parece que es una película que refleja un poco como nuestro lugar en el mapa: como muchas veces estamos mirando mucho hacia las producciones de Hollywood, de Estados Unidos. Y está reflejado en ese universo del Far West, de las películas de vaqueros, desde la ironía.

-Vos te formaste con grandes maestros.

-Sí, tuve mucha suerte, estudié en Argentina y después en Inglaterra. Mi formación fundamentalmente fue con Cristina Banegas y con Alberto Ure. Pero la verdad es que en algún sentido tuve una formación no muy formal: fui pescando diferentes cosas de distintos maestros. No hice una formación en un instituto o en el conservatorio. Las técnicas que aprendí fueron muy distintas, y después gran parte de mi formación fue trabajando, con colegas. Trabajé mucho tiempo con el grupo El Descueve, de teatro danza, que para mí fue muy formativo, porque empecé con ellos a los 20 y pico, como siete año, y eso me formó mucho, porque es un tipo de teatro físico.

-Y sos sobrino de la reconocida artista plástica Marta Minujin, ¿sentís que tienen algo en común, además del apellido?

-Supongo que sí, pero no sabría decirte qué. Ella es una persona que yo admiro mucho: una persona descomunal, con una cabeza, una imaginación, y unas singularidades enormes. En ese sentido sí, pero no es que yo me sienta reflejado. Pero no vengo de una familia de artistas, para nada. Mi papá es matemático y mi mamá socióloga. Así que en mi familia directa no hay artistas.

Cien días para enamorarse
Cien días para enamorarse, la telenovela de la temporada. Foto: Difusión
foco

La comedia romántica que es éxito de la temporada

Este año Juan Minujin está dedicado de lleno de Cien días para enamorarse, telecomedia romántica argentina producida por Underground por Telefe. La ficción diaria comenzó a grabarse en febrero, se estrenó en mayo, y está siendo uno de los éxitos televisivos del año, que se emite por Montecarlo TV, de lunes a jueves a las 21.00.

Creada por Sebastián Ortega y protagonizada por Carla Peterson, Nancy Dupláa, Luciano Castro y Juan Minujin, cuenta la historia de Laura y Antonia (Petersen y Duplaa) son dos amigas de siempre, aunque son muy distintas, y no están pasando por el mejor momento de sus relaciones amorosas. Laura, abogada como su esposo Gastón (Minujin) son especialistas en divorcios, en ambas parejas hay amor y desgaste por partes iguales, y surge la propuesta de tantear hasta qué punto una persona puede luchar por mantener su pareja.

Juan Minujín se destaca como actor en cine y televisión, también como director.
Vaquero
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º