TELEVISIÓN

Canal 5 estrena serie sobre la espía de la KGB que hizo de Uruguay su base de operaciones

"Nuestra África en América Latina" hará su estreno mundial en la pantalla de TNU este miércoles a las 20.30. Se basa en libro de Raúl Vallarino

Raúl Vallarino en la tumba de África de las Heras. Foto: Archivo
Raúl Vallarino en la tumba de África de las Heras. Foto: Archivo

Canal 5 presentará esta noche un estreno mundial que conecta la historia de la Unión Soviética con la de Uruguay. Se trata de Nuestra África en América Latina, una serie documental realizada por el periodista ruso Sergey Brilev con base en el libro Mi nombre es Patria, del escritor y periodista local Raúl Vallarino.

Vallarino, que fue director de la Biblioteca Nacional entre 2000 y 2005 (*), trabajó en conjunto con Brilev en la producción que cuenta además con la participación de María de las Heras, sobrina nieta de África que llegó a Montevideo para rastrear más de su pasado familiar.

África de las Heras, que aquí fue conocida como María Luisa, nació en Ceuta en 1909 en una familia acomodada y tras el golpe de Estado de Francisco Franco, en plena Guerra Civil, comenzó su fuerte activismo político. Desde ese lugar fue que se acercó al Comité para la Seguridad del Estado soviético, o sea la KGB, que la reclutó.

Desde ese lugar, África se infiltró en el entorno de León Trotsky en México, apoyó la resistencia al nazismo en la Segunda Guerra Mundial en Francia y así operó para la KGB durante dos décadas.

Durante varios de esos años, su centro de operaciones fue Uruguay, desde donde dirigió a los espías soviéticos distribuidos a lo largo de América.

El vínculo de África, cuyo nombre en clave dentro de la KGB era Patria (de ahí el título del libro de Vallarino), con Uruguay tiene como punto de quiebre el año 1946, en el que conoció al escritor Felisberto Hernández en París, donde ya se hacía llamar María Luisa y se presentaba como modista.

Se casaron y fue de su mano que llegó a Montevideo; el matrimonio fue breve y luego África se casó con otro espía, el italiano Valentino Marchetti.

Hasta 1968 controló el servicio de espionaje sudamericano, y volvió a Moscú con rango de coronel de la KGB y varias condecoraciones por su trabajo. Murió en 1988 como una de las pocas mujeres así de destacadas dentro del espionaje soviético, y ahora tiene su propia serie, que aquí se verá los miércoles a las 20.30 en TNU.

Aclaración: Raúl Vallarino fue director de la Biblioteca Nacional entre 2000 y 2005 y no entre 2005 y 2010, como decía originalmente esta nota. A involucrados y lectores, las disculpas del caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados