STREAMING

Caballo que vuelve al ruedo

Netflix estrenó cuarta temporada de BoJack Horseman.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los personajes cuentan con las voces destacados actores de series. Foto: Difusión

BoJack Horseman fue famoso. En 1990 protagonizó la sitcom familiar Hoursin’ around, acerca de un caballo que quedaba a cargo de tres niños huérfanos. El tiempo pasó, el éxito se extinguió y BoJack pasa el día dando fiestas en su mansión de California o en pijamas, emborrachándose y drogándose mientras ve repeticiones de la única serie que protagonizó.

Los amigos que le quedan son su exnovia, la gata Princess Carolyn, una eficiente mánager de artistas que intenta como puede resurgir su carrera, y Todd: un joven que se coló en alguna de sus fiestas y desde entonces vive en su sillón.

Ahogado por la frustración y las deudas, esta vieja gloria acepta la oferta de una editorial de publicar una autobiografía a cargo de Diane Nguyen, una escritora fantasma, novia de otra estrella caída en desgracia, el perro labrador Mr. Peanutbutter.

Este es el panorama en el que se desarrolla una de las mejores series de los últimos años, que puede ser vista como una comedia dramática, la crónica de una depresión o, como definió The Guardian, "un drama a fuego lento sobre la hipocresía y estupidez que rodea a Hollywood".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La serie fue creada por el humorista Raphael Bob-Waksberg en base a los melancólicos dibujos que hizo su amiga Lisa Hanawalt, en los que diseñó un mundo en que humanos y animales conviven como iguales."Quería explorar a un personaje que había tenido todos los éxitos del mundo y aún así seguía sin encontrar la forma de ser feliz", dijo el humorista. El proyecto fue adquirido por Netflix, que quería ofrecer una animación para adultos entre sus contenidos, y aseguró cuatro temporadas con completa libertad creativa, lanzando la primera en 2014.

En las primeras tres temporadas hay historias de enamoramientos, de frustraciones laborales y de relaciones tóxicas. Todas estas mezcladas con un excelente sentido del humor y chistes brillantes con mucho apoyo en gags que juegan con los propios clichés de comportamiento de estos animales antropomórficos.

Tal como sucede en la serie Louie, del comediante Louis CK, el espectador lidia con episodios que alternan comedia y drama intermitentemente, dejando un sabor agridulce articulado con tanta maestría que la convierte en una serie imprescindible.

La temporada inicial ronda en las memorias de BoJack; en la segunda el protagonista tiene la oportunidad de volver al cine interpretando al héroe de su niñez: el caballo de carreras Secretariat. Por supuesto, el camino tiene más espinas que rosas para este personaje contrariado y adicto a autoboicotearse. En la tercera, BoJack vuelve a su viejo mundo de fama y cócteles, recorre festivales y enfrenta la hipocresía del ambiente en la carrera por los Oscar. Habrá que ver qué andanzas le esperan ahora a este enorme personaje que ha dado la nueva televisión.

Más animación para adultos.

BoJack Horseman es uno de los títulos más destacados de una nueva camada de series de animación para adultos que han ido produciendo distintas cadenas como Netflix y HBO Go o el canal Adult Swim. Entre ellas está Archer, con siete temporadas, protagonizada por un agente del servicio secreto estadounidense que investiga junto a su madre, su novia y distintos personajes que varían en cada capítulo. La serie es una especie de parodia de James Bond. Rick y Morty es una de las más populares en este formato. Creada por Justin Roiland y Dan Harmond (los de Community), sigue a un científico alcohólico que, junto a su nieto, viaja en el tiempo, visita planetas y sobrevive a invasiones extraterrestres.

Por otro lado está F is for family, que retrata a una familia tipo de la década de 1970. Y Animals, una serie que en cada episodio sigue las andanzas cotidianas de distintas duplas de animales que viven en Nueva York.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)