ENTREVISTA

Aldo Martínez charló con El País sobre su victoria en Masterchef y su regreso a Zíngaros

El ganador de "Masterchef: Celebrity" habla sobre el concurso de gastronomía, también cuenta su vínculo con Pinocho Sosa y la parodia que están ensayando juntos

Aldo Martínez. Foto: Gentileza Canal 10
Aldo Martínez con el trofeo de "Masterchef". Foto: Gentileza Canal 10

Dice que, con suerte, durmió una hora y que todavía no pudo responder la cantidad de mensajes que le llenaron el celular desde que se conoció que se había convertido en el primer ganador de Masterchef: Celebrity.

Aldo Martínez ha ganado todos los reconocimientos posibles en el Carnaval: fue Figura de Oro en 2015, Figura Máxima en 1997; fue cinco veces Figura de Parodistas; Figura de humoristas en 2010; mejor puesta en escena en cuatro ocasiones Figura popular de parodistas en 2005. Y en la noche del jueves sumó una nueva condecoración: ser el nuevo maestro de la cocina al imponerse a Álvaro Recoba en la gran final del concurso de cocina de Canal 10.

Para Martínez, el primer paso era entrar, y una vez que estuvo en el juego, jugó, y lo hizo muy bien consiguiendo un “Aleluya” de Sergio Puglia ya en su audición. Igualmente la televisión era un mundo nuevo para él. “Había que aprender y después generar vínculos con gente que no conocía, o lo hacía por televisión, como todo el mundo. Se fueron generando vínculos y la competencia quedó de lado”, dice Martínez.

Desde un primer momento tomó en cuenta las devoluciones del jurado y las aprovechó.

“No puedo ser necio o pensar que son comentarios negativos los que nos hacen ellos. Y si alguien hizo algo mejor que yo, tengo que saber porqué le fue mejor. Es una mezcla de amor propio y autocrítica”, dice el carnavalero que ahora sueña con hacer televisión. “Uno sueña con cosas que le puede pasar, sobre todo con mi edad, y si me dan la posibilidad aprovecharía la oportunidad. Yo quería mostrar al Aldo Martínez de verdad”, dice.

Con una hora de sueño pero el entusiasmo intacto, Martínez charló con El País y adelantó alguna primicia carnavalera.

—¿Qué fue Masterchef para vos?

—Fue el hada madrina de Cenicienta, el genio de Aladino, el oasis en el desierto. Si tengo que presentarlo de alguna forma, fue así.

Aldo Martínez junto a los jurados de "Masterchef: Celebrity". Foto: Gentileza Canal 10
Aldo Martínez junto a los jurados de "Masterchef: Celebrity". Foto: Gentileza Canal 10

—Más que una competencia, parecían un grupo de amigos que cocinaban. ¿Se vivió así?

—Sí. La pasamos bárbaro y si uno la pasaba mal, sufríamos todos e intentábamos ayudarlo igual. Y si te quedaste sin algo, porque el tiempo en el súper era corto, nos pasábamos los ingredientes. Después fue avanzando la competencia, fui aprendiendo y tomando las devoluciones que me hacían. Así se fue armando esta locura.

—Entraste con un “Aleluya” y te fuiste como el ganador. ¿Esperabas ganar?

—Fue increíble, porque entrar así y salir con el trofeo fue impensado. No era imposible: era impensado. Yo cocino en casa y sentía que lo hacía bien, pero cuando entrás en la cocina y ves cómo se va dando todo, y entendés que el mundo de la cocina es increíble, te das cuenta que no estás ni cerca de ser bueno. Eso me entusiasmó más, porque siempre me pongo metas y fui ganando en cosas que no sabía hacer. Incorporé al menú de casa cosas distintas y ahí me empecé a entusiasmar. Hoy te puedo decir que la cocina me apasiona.

—¿Cómo te tomabas las devoluciones de los jurados?

—Siempre las escuché, porque hacen que mejores tu plato. No podés ser necio y pensar que son malas devoluciones, ellos son los profesores. Eso lo aprendí en la escuela, el que sabe es el profesor, y nunca me puse en el plan de que me las sé todas.

—¿En algún momento pensaste que te ibas de la competencia?

—Sí, hubo dos momentos complicados. Cuando hicimos los bombones fue tremendo. Faltaban cinco minutos y no me salía ninguno del molde, y sabía que si no presentaba nada, estaba afuera. Sabía que los rellenos estaban ricos, y por cosas del destino en el último golpe bajaron cinco y pude presentar el plato. El otro momento fue cuando quedé con Yessy López. Eso fue tremendo porque no fue mi mejor día. Estuvo difícil y fueron detalles los que me salvaron.

—Empezaste bárbaro el año con un “Guasón” muy elogiado en el Carnaval, y de repente se te cortó todo. ¿El programa fue un salvavidas?

—Masterchef me cayó del cielo, porque los que vivimos del arte la pasamos mal. Por eso tenía que aprovechar el lado económico pero también mostrarme en la televisión. El tren pasa una vez y tenía que mostrar quién soy. Porque no había nada guionado, y sufríamos cuando sabíamos que se iba un compañero, y todos nos queríamos quedar.

Aldo Martínez como el Guasón para la parodia de Nazarenos. Foto: Twitter @Nazaren0s
Aldo Martínez como el Guasón para la parodia de Nazarenos. Foto: Twitter @Nazaren0s

—En el programa se te vio cantar, bailar y bromear, ¿sos así todo el día?

—Soy así. Muchos me preguntaban a mí o a mis hijos si era así, y sí. Tengo miles de problemas pero mi yerno me dijo que soy un tipo resiliente, esa palabra me quedó grabada y así fue Masterchef para mí. Más que nada en estos tiempos complicados.

—¿El tema económico jugó para que te sumaras al proyecto?

—Sí, claro, porque vivo de esto, no tengo otra entrada y el 13 de marzo hasta ahora se me cortó todo el trabajo que tenía programado para el año. Sobreviví con el carnaval y el dinero que había guardado.

—Subiste unas historias a Instagram, después de la victoria festejando con Ariel “Pinocho” Sosa y Zíngaros. ¿Se recompuso el vínculo?

—Sí, vuelvo con Zíngaros y recompuse la amistad con Pinocho porque estábamos distanciados. Cuando me dijeron que estaban los Zíngaros afuera del estudio, no lo esperaba. Quería salir a saludarlos porque estaban desde las 21.30 y después de las fotos y todo los saludé. Ver a Pinocho me transportó a mi niñez.

—¿Cuándo nace ese vínculo?

—Nos conocemos desde niños. Él era el único hincha que teníamos cuando ganamos con Heber Rodríguez el concurso del programa Guitarreada en 1977. Teníamos 15 años y hacíamos un dúo que se llamaba Los del Ceibal y ganamos en el programa de Canal 4. La final era en el estudio y cuando anunciaban a los finalistas decían: “desde Capurro viene el dúo no se cuanto”, y todos aplaudían; y cuando nos nombraron el único que aplaudía era Pinocho. Nos seguía a todos lados, era el hincha número uno. Y lo que pasó con Pinocho lo sabemos nosotros dos y nadie más. Nuestra amistad es de niños, de barrio, no éramos nada.

Gumer Pérez, abogado de Ariel "Pinocho" Sosa, anunció que apelará la sentencia. Foto: Archivo El País
 Ariel "Pinocho" Sosa con "Zíngaros". Foto: Archivo El País

—Fuiste uno de los creadores de Zíngaros, ¿qué significa para vos?

—Cuando Pinocho tuvo la locura de abrir el conjunto al primero que llamó fue a mí. Él me llevó al Carnaval y yo a la música tropical, fue mutua la cosa. Y ahora después de tanto tiempo, recomponer el vínculo es lo más importante. En Zíngaros me siento cómodo, me permite participar desde otro costado y es como volver a mi casa.

—Sacaste todos los reconocimientos posibles en el Carnaval. ¿Qué se espera para este 2021?

—Yo me pongo desafíos personales y quiero encarnar a Ray Charles. Ví la película, me encantó el personaje y quiero hacerlo. Le dije a Pinocho que quiero ser Ray Charles y no sé cómo se logra. Como se hizo con Guasón, hay un equipo impresionante, ya está encargada una prótesis capilar, se están buscando técnicas para oscurecerme la piel de forma natural. Pinocho lo vio como un desafío, la parodia que estamos ensayando es esa. Es un personaje más difícil que Guasón. Además es un personaje que vivió el tema de la segregación racial en Estados Unidos en los años sesenta, hoy por hoy pasa lo mismo y está bueno tocar ese tema.

—Sin dudas te gusta ponerte desafíos.

—Me siento cómodo cuando me impongo cosas. Te exige superar. Siento que el artista del carnaval, el parodista sobre todo, que tiene ir por ese lado, porque tiene una veta amplia, el canto, baile, risa, emocionar, son vetas que me encantan. Y cada año quiero más.

Como fue inventar el menú que lo hizo ganador

Postre Aldo Martínez. Foto: Captura
Postre de Aldo Martínez en "Masterchef: Celebrity". Foto: Captura

“Para la final teníamos que crear un menú libre, y sentí que tenía que ser un menú temático en el sentido de unir mis dos actividades: el carnaval y la música tropical”, dice Martínez quien vio que había palabras similares entre la cocina y la música, para jugar, como timbal, sinfonía y tropical. Pensó en hacer una entrada tropical, y usó palta y el mango. Además lo empanó con coco. para el segundo plato “elegí algo difícil de hacer: la merluza negra. Y consultando es uno de los pescados más ricos del mundo. Ese plato representaba los riesgos que tomo. Para el postre fue una locura lo que hice. Nos habían enseñado un montón de técnicas de cosas básicas, una de ellas fue hacer distintos caramelos, y los hice todos. Además no hice un flan, sino un budín de pan que hago con pan de molde que lo deja más cremoso. Le puse Carnaval y así estaba presente el carnaval en el menú. Estuve feliz cuando lo terminé y las devoluciones fueron increíbles, ”, dice Martínez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados